10 de mayo de 2019
10.05.2019
ÚLTIMA HORA
La exhumación de Franco del Valle de los Caídos será este jueves
Accidente cerebrovascular

¿Cómo actuar ante un ictus?

Reconocer los síntomas y llamar a emergencias con rapidez es vital para disminuir las posibles secuelas

10.05.2019 | 09:16
La rapidez es esencial para evitar los ictus.

Se trata de un accidente cerebrovascular (ACV) que, por norma general, no avisa de su llegada. De forma más coloquial se puede explicar como un infarto, que en lugar de tener lugar en el corazón lo hace en el cerebro.

¿Por qué ocurre un ictus?

Entre los motivos por los que una persona puede sufrir un ictus se encuentran dos, principalmente. Por un lado, puede deberse a la rotura de un vaso sanguíneo del cerebro, que recibe el nombre de hemorrágico. Por otro lado, puede estar provocado por la obstrucción de esos mismos vasos. En este caso se trataría de un trombo, originado en el corazón y que recibe el nombre de isquémico.

¿Cómo detectarlo?

No se trata de una enfermedad que avise, pero sí se producen ciertos síntomas que precedan al accidente. Con la información y los conocimientos necesarios pueden ser reconocidos para, de este modo, actuar en consecuencia y disminuir sus secuelas.

Hablamos de síntomas que se exteriorizan y que se manifiestan a través de una pérdida brusca de la fuerza o de la sensibilidad, sobre todo, en la mitad del cuerpo. A veces, no tiene por qué notarse en el conjunto del cuerpo, y se percibe únicamente como debilidad en un lado de la cara, o en alguna de las extremidades. En ocasiones, estos síntomas van acompañados de la dificultad repentina para hablar, la pérdida de la visión total o parcial de alguno de los dos ojos, o un dolor de cabeza intenso.

¿Qué hacer?

Ante la posibilidad de estar sufriendo un ictus, lo más importante es actuar con rapidez. El tiempo es vital, ya que cuanto más tiempo se estén sufriendo estos síntomas, peores serán las consecuencias. Según la Federación Española de Ictus (FEI), los casos tratados desde el primer momento se recuperan casi por completo.

Para ello, es fundamental contactar con el servicio de emergencias, a través de una llamada al 112. Mientras el equipo de urgencias llega, resulta necesario seguir una serie de pasos básicos que son determinantes. Aflojar la ropa de la persona que lo está sufriendo es importante para que no haya nada que impida una correcta respiración.

Además, el SAMUR-Protección Civil recomienda tumbar a la persona de manera que su cabeza y sus hombros queden ligeramente levantados y apoyados en un cojín o almohada, por ejemplo, aunque también puede servir una chaqueta doblada sobre sí misma. Es conveniente que, en la medida de lo posible, el ambiente sea relajado y que no haya ruidos durante la espera de los servicios de emergencias.

En contra de lo que se pudiera pensar, no es recomendable darle a la persona ni comida ni bebida, ni siquiera un simple vaso de agua. Tampoco se la debe forzar a hablar ni a moverse, y deberá ser la persona acompañante la que explique al detalle a los servicios de emergencias cuándo han comenzado los síntomas y cómo se han ido sucediendo.

Tampoco es aconsejable optar por el traslado propio a un centro de salud, es preferible dejar que los servicios médicos de urgencia se encarguen, ya que contarán con los conocimientos necesarios para hacerlo debidamente, sin ocasionar daños a la persona que sufre el ictus.

Hay que recordar que el tiempo es vital y que el 90% de los casos se pueden prevenir si se actúa con rapidez y buen hacer. Cada 29 de octubre se celebra el Día Mundial del Ictus, para recordarnos de qué se trata y cómo actuar ante su aparición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook