Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana de la Moda en Barcelona

La ropa de segunda mano debuta en la 080

Solo en Cataluña, cada persona genera en un año unos 22 kilos de residuos textiles

Una montaña de ropa usada.

La sostenibilidad se ha convertido en el punto de partida para solucionar un problema tan grave como el de la contaminación ambiental y la sobreproducción, y la industria de la moda no quiere ser menos.

Con términos como ‘upcycling’ cada vez más integrados en nuestro vocabulario estilístico, la pasarela 080  presenta por primera vez un desfile de ropa de segunda mano en el marco de la apuesta del Gobierno por la economía circular. El desfile, que contará con el apoyo de la Agència de Residus de Catalunya, ha sido bautizado como 080 Reborn e irá a cargo de los estilistas y directores de arte Fermin + Gilles Stylist (Fermin Serret y Gilles Saint Martin) con ropa procedente de tiendas de segunda mano como Humana, Le Swing, Pink Flamingo y Las Pepitas, entre otras. Según declaraciones del director de la Agència de Residus de Catalunya, Isaac Peraire Soler a El Periódico de Catalunya, del grupo Prensa Ibérica, “la colaboración ha sido clave”. “Por primera vez, la agencia, el Consorci de Moda de Catalunya y el Grupo Girbau impulsamos conjuntamente un desfile de moda de segunda mano en la 080 con estilismos creados por Fermin+Gilles. Para ello, nos hemos nutrido de numerosos colaboradores, tanto tiendas de segunda mano como gestores de residuo textil, que nos han abierto sus establecimientos y almacenes y cedido las prendas”, añade.

“Dentro del control de residuos, la reutilización constituye una práctica importante ya que, por un lado, evita que estos objetos se conviertan en residuos y, por otro, ralentiza la fabricación de nuevos productos”, argumenta.

La Agència de Residus de Catalunya lleva años trabajando para potenciar la reutilización y el uso de productos de segunda mano a través de campañas de comunicación, guías y ayudas económicas, pero este desfile de moda supone un paso más. “El objetivo de esta iniciativa es dar valor a la reutilización para minimizar los residuos. En ese caso, además, queremos dar visibilidad al Pacto para la Moda Circular. Firmado en mayo de 2022, es un compromiso voluntario entre instituciones y empresas del sector textil de Catalunya. Su objetivo es facilitar la incorporación de medidas de circularidad”, subraya. El pacto ya tiene 75 firmantes, pero se espera que la lista siga aumentando.

Por su parte, los estilistas Fermin Serret y Gilles Saint Martin, responsables del desfile, destacan que su trabajo “ha sido apasionante, pues no solo ha consistido en buscar ropa”. “Hemos trabajado con oenegés y asociaciones que reciclan ropa y ayudan a personas en riesgo de exclusión social”, prosiguen. En este marco, destacan sobre todo su visita a plantas de recuperación para ver “todo el proceso de clasificación de las prendas y la utilidad que se da a cada tipo de producto que se recicla”.

Los estilistas, que admiten ser consumidores de segunda mano desde hace años –“desde ropa hasta muebles”, afirman-, reconocen que “ha sido también una labor muy gratificante” y que han aprendido “una barbaridad”.

 Peraire también califica la experiencia de “muy positiva”. “Está teniendo muy buena acogida, tanto por parte de los gestores de textil de segunda mano y las tiendas especializadas como por todo tipo de agentes implicados en el sector de la moda, así como los propios medios de comunicación”. 

“La 080 Reborn, que es una colección creada con ropa 100% recuperada de plantas de clasificación de residuos textiles y de tiendas de segunda mano, quiere dar visibilidad y poner en valor este tipo de prendas para potenciar la reutilización del textil a nivel global y social”, añade. Y pronostica: “Estamos convencidos de que el desfile será todo un éxito y que dará prestigio a la recuperación, la venta y el uso de ropa de segunda mano”.

 A su vez, Fermín y Gilles consideran que es un proyecto que contribuirá a educar a la sociedad. “Los desfiles de este tipo pueden ayudar a cambiar los hábitos de consumo. Está muy bien consumir moda, pero al mismo tiempo hay que concienciarse y hacer un esfuerzo para cambiar los cánones y adaptarnos a las nuevas necesidades del planeta”, sostienen.

 Sobre el crecimiento exponencial que ha experimentado la moda de segunda mano en los últimos años, el director de la Agència de Residus de Catalunya destaca que, en realidad, “el problema del exceso de textil no es un tema emergente, ya que este sector es uno de los mayores consumidores de recursos del mundo, con un enorme impacto ambiental”. De hecho, “en números, en todo el mundo se venden 100.000 millones de prendas cada año”, una cifra que marea. “En Catalunya, cada persona genera en un año unos 22 kilos de productos de residuos textiles. De estos, solo 2,3 kg, el 11%, se recogen selectivamente. En la mayoría de los hogares de España, los textiles aún se tiran dentro de la fracción de resto, lo que se traslada en una cifra global de 147.000 toneladas de residuos textiles arrojados sin retorno. Esto representa un gasto por los entes locales de unos 30 millones de euros anuales, que pagamos entre todos, aparte de todos los impactos ambientales asociados”, recalca.

Los estilistas también lamentan que en España todavía existan muchos prejuicios a la hora de comprar ropa de segunda mano. “Nos encontramos en un punto emergente y, aunque estamos bien posicionados, aún falta cultura para consumir ropa reutilizada”, sostienen. Y ponen de ejemplo que Barcelona se está convirtiendo en un referente mundial en lo que se refiere a tiendas de segunda mano, “pero es público mayoritariamente internacional el que compra”. Sin embargo, aseguran que la mentalidad del consumidor está cambiando a pasos agigantados y que incluso Zara tiene previsto lanzar una colección de ropa de segunda mano el próximo noviembre. 

Sobre lo que se verá en la pasarela, Fermin y Gilles quieren “transmitir diversidad y accesibilidad”. “Recreamos diversos perfiles de moda para que el público vea que con ropa de segunda mano se pueden hacer cosas atrevidas y muy visuales, pero también queremos demostrar que todo el mundo puede tener estas prendas en su armario”, explican.

Aproximadamente desfilarán 30 ‘looks’, con un ‘casting’ que también clama a la diversidad. “Como la ropa va dirigida a todos los ‘targets’, sobre la pasarela habrá desde modelos ‘curvy’ hasta otras ‘silver’, una amplia representación de etnias...”. Y añaden: “Tenemos gente de 60 años con un cuerpo real de mujer de 60 años, chicas que utilizan la talla 54 y otras que lucen la 38, chicos con una 40-42…”, enumeran.

Compartir el artículo

stats