Carla Barber la ha liado muy parda en las últimas horas tras publicar unas capturas de pantalla sobre una (como ella misma ha escrito) "subrrealista" situación que le ha ocurrido y que, como no podía ser de otra forma, ha elegido sus redes sociales para desahogarse.

En más de una ocasión, la sanitaria grancanaria se ha encargado de contar a través de sus 'stories' de Instagram que tenía a una persona interna en su casa desde que vivía en Madrid y que, tras el nacimiento de su hijo Bastian, también se ha encargado de ser su cuidadora debido a la apretada agenda que tiene a diario la 'reina del pinchi- pinchi'.

Sin embargo, no se sabe si en un acto de enfado supremo o consciente de lo que iba a hacer, Carla Barber ha contado a su millón de seguidores lo que le ha ocurrido con Mayet, la niñera que trabajaba para ella. Y lo ha hecho de forma pública y desvelando los mensajes que se enviaba con ella.

"Después de un mes y pico, mañana se incorporaba a trabajar Mayet. A las 8 de la mañana tenía que estar en casa y me ha escrito un mensaje a las 7 y media de la tarde que está en Filipinas y no vuelve. Me da algo", confesaba a sus fans de Instagram mientras se bajaba del avión.

Pero Barber no solo ha sido despedazada en redes por publicar sus mensajes con Mayet sino por el nombre con el que la tenía guardada en sus teléfono.

"Filipina Mayet"

"Hola, señora. ¿Qué tal están todos? Especialmente Bastian [su hijo], lo echo mucho de menos, pero sintiéndolo mucho quiero quedarme aquí, en Filipinas. De nuevo, lo siento", le notificaba la mujer en un mensaje en inglés mientras ella le respondía en español y criticaba en redes su forma de avisarle. "Hola, Mayet. Me hubiera gustado que me avisases con tiempo, se suponía que mañana empezabas a trabajar de nuevo. Pero bueno, te deseamos lo mejor, que seas muy feliz. Un abrazo".

Carla Barber, acusada de racismo por el horrendo gesto que ha tenido con la cuidadora de su hijo Instagram

Como era de esperar, las críticas en redes sociales no se hicieron esperar por la forma en la que la grancanaria se refería a la cuidadora de su hijo, considerando racista que mantuviese la nacionalidad para referirse a Mayet.

"Me alegra que Mayet se haya quedado en casa y no haya vuelto a trabajar con una persona que la tiene guardada en el móvil como filipina, alucinante el valor que le da a otro ser humano que encima cuidaba a su hijo" escribía un usuario. "Todo lo que no haya terminado con un “Que Dios te perdone, filipina ingrata”, me parece un final flojo para esta historia" opinaba otro.