Con la subida de los precios de la luz y de la energía, muchas de las personas se las ingenian para abaratar sus facturas. Unos optan por aprovechar las horas valle y otros por ideas que parecen una auténtica locura.

Parece una barbaridad pero uno de los ingenios para intentar ahorrar es cocinar en el lavavajillas, no, no es una broma. Se puede cocinar en este electrodoméstico aprovechando el calor que desprende para realizar el lavado. Eso sí, si decides hacer esto, asegúrate de tener los alimentos cerrados herméticamente para que no entre el agua.

Una nueva técnica de cocina

El objetivo principal para cometer esta acción es el de ahorrar en la factura de la luz. La idea es aprovechar la limpieza de los platos para cocinar, por lo que se introduce en el electrodoméstico tanto los platos sucios como los tarros en los que se han introducido los alimentos para que se cocinen.

Esta locura parece una gran novedad, pero más lejos de esta realidad, nació en 2016 de la mano de Lisa Casali, autora del libro «Cocinar en el lavavajillas» en el que se asegura que, por increíble que parezca, se pueden conseguir platos muy ricos. Una de las recetas que aparece en el libro es el salmonete sobre pisto de verduras, que se cocinará en un ciclo del lavavajillas de una hora y una temperatura de 55ºC.

Esta técnica también tiene sus inconvenientes, ya que hay alimentos que se han de cocinar a temperaturas mucho más superiores que las que utilizan los ciclos de lavado del electrodoméstico, por lo que no se eliminarían correctamente las bacterias que pueden tener los productos y que se eliminan mientras se cocinan.