Ni cada dos semanas ni cada mes: los expertos se pronuncian sobre la frecuencia exacta con la que debemos cambiar las sábanas

La ropa de la cama está en constante exposición con nuestro cuerpo

R. S.

Después de una dura jornada, meternos en la cama para dormir y reponer las energías es uno de los mejores momentos del día. Además, si acompañamos este hábito con unas sabanas limpias y frescas, el placer es mucho mayor.

Sin embargo, esto tan solo sucede cuando nos disponemos a cambiar la ropa de cama, unos tiempos que generan muchas dudas en la mayoría de hogares.

La ropa de cama está en constante exposición con nuestro cuerpo, todos los días, durante varias horas. Por este motivo, es importante que estas se mantengan limpias y cambiarlas frecuentemente. Estos cambios dependerán de las costumbres de cada persona, si se ducha por la mañana o por la noche, si hace deporte y otras casuísticas.

La frecuencia con la que deberíamos cambiar las sábanas

Los expertos recomiendan cambiar las sábanas una vez por semana, sobre todo en verano, cuando las temperaturas suben y sudamos más de lo habitual. En invierno, debido al frío, el tiempo se puede alargar brevemente durante semana y media. Philipe Tierno, experto en microbiología de la Universidad de Nueva York, así lo explicaba en 'Business Insider'.

Además de estos cambios, es conveniente airear la cama antes de hacerla, cada día. De esta forma, conseguiremos ventilar la humedad acumulada, evitando que se formen microorganismos que pueden provocar infecciones o alergias.