¿Has notados que tus prendas blancas toman un color amarillento con el paso del tiempo? Este efecto es normal que se produzca en telas de lana, pero, aunque no lo creas, devolverle su apariencia reluciente no es tan difícil como parece.

Existen métodos caseros que pueden ayudarte a recuperar el tono original de la prenda. Solo tienes que seguir estos consejos:

Utiliza vinagre blanco. El vinagre es un producto ideal para lavar prendas de lana y eliminar las manchas amarillas. Solo tienes que mezclar este producto con agua templada y sumergir la pieza de ropa. Ten en cuenta que este quede cubierta por completo y dejarla en remojo durante 20 minutos. Posteriormente, lava la prenda con detergente neutro o uno especial para tejidos delicados y enjuaga la pieza con agua fría. Enrolla la prenda en una toalla para escurrirla.

Usa agua oxigenada. El agua oxigenada es otro de esos productos que puedes utilizar para blanquear tu ropa. Mezcla agua fría con agua oxigenada y deja la prenda en remojo durante una hora. Frota la pieza para que adquiera esta mezcla y lávala con el jabón que normalmente utilices. Para finalizar, enrolla la prenda en un paño.

Si la mancha no se va a la primera, puedes repetir el proceso aumentando la cantidad de agua oxigenada a dos tazas, pero ten cuidado porque este producto tiene efecto decolorante y podría ocasionar manchas accidentales si se producen salpicaduras.

Recuerda que estos trucos puedes utilizarlos no solo para recuperar el color de tu ropa, sino también tus alfombras o mantas.