La presencia de insectos es lo último que queremos en nuestra casa y mucho menos ahora, cuando está a punto de comenzar el invierno y de la ansiada bajada de temperaturas en Canarias. En las horas más fresquitas del día, sobre todo por la noche, a muchos les apetece quedarse en casa haciendo algún plan casero para protegerse del frío. Encontrarnos con tan indeseados visitantes y que encima nos provoquen picaduras es una faena que nadie quiere.

Los insectos no solo llegan con el calor en verano, en invierno también penetran en el hogar. Son incómodos y desagradables.

Existen productos químicos para acabar con los insectos y evitar que continúen molestándonos. Sin embargo, contaminan y pueden dañar a las personas, los animales y las plantas.

Entonces, ¿qué producto se recomienda usar para acabar con los insectos? Que no cunda el pánico. Por suerte hay remedios caseros y completamente naturales, como las plantas, para ahuyentarlos de nuestro hogar.

Ni te imaginas de qué vegetal se trata. Lo puedes encontrar fácilmente en supermercados y en viveros y su coste está al alcance de todos los bolsillos.

Una planta de albahaca en la puerta de entrada, en el balcón, en la ventana de la cocina o en cualquier otro punto del exterior estratégico de la vivienda es un buen remedio para evitar la entrada de moscas y mosquitos.

Otros remedios caseros

La albahaca no es la única solución natural contra los insectos. Otro remedio efectivo, por ejemplo, contra las cucarachas es el romero. Se pueden distribuir varias ramas frescas de esta hierba aromática por distintos lugares de la casa para hacer frente a esos insectos.

Un perfumador natural muy agradable es la lavanda. Sin embargo, no lo son tanto para las cucarachas, que salen espantadas nada más olerlo y ni se acercan a donde no queremos que estén.

Otra alternativa de la botánica para mantener a raya esos insectos es el laurel. Distribuyendo hojas por distintas estancias y también en el exterior, hace que que las cucarachas ni siquiera se atreven a entrar.