17 de junio de 2019
17.06.2019

Cinco destinos para viajar solo

Te contamos las experiencias de cinco viajeros que se han lanzado a recorrer mundo en soledad

17.06.2019 | 15:40
Las Cataratas del Niágara, en la frontera con Ontario.

Dicen quienes viajan solos que es una experiencia sin igual, ideal tanto para los que quieren conocer a gente increíble por el camino, como para los que optan por un viaje íntimo e introspectivo. Una oportunidad única de moverse en libertad, con total independencia y disfrutando a cada paso.

Cinco viajeros que ya han probado las bondades de recorrer mundo en soledad eligen sus destinos favoritos y nos cuenta su experiencia. Quizá sea el empujón que necesita para lanzarse este verano a la aventura.

Naturaleza y tranquilidad en Canadá


Canadá es, para Miguel Ángel Montilla Garrido, sevillano afincado en Bilbao, un destino ideal para quien elige viajar solo, gracias a su la naturaleza y la tranquilidad que ofrece a los visitantes. En el segundo país más grande del mundo (en extensión) sobran los atractivos viajeros, desde contemplar imponentes cataratas como las del Niágara o las de Montmorency, pasando por caminar junto a lagos glaciares como el de Louise o Peyto, hasta descubrir el encanto de ciudades como Toronto o Montreal. "Allí es donde la madre naturaleza se alza en todo su esplendor", explica Miguel Ángel, de 25 años, quien resalta que su experiencia como viajero solitario le ayudó a cultivar el sentido de la responsabilidad. "Tan solo dependes de ti mismo, y todo lo que ocurre es consecuencia directa de tus decisiones", afirma.

La joya escondida de Myannmar


Myannmar, la antigua Birmania, resurge en Asia tras una de las dictaduras más largas de la historia moderna. Ahora, esta joya comienza a mostrar su belleza de la mano de personas honestas, curiosas y encantadas de acoger al turista solitario en su aventura nómada. Algunos de sus tesoros son el lago Inle, la Mandalay imperial, las pagodas de Bagan o las tribus de Kyaing.

"Los precios son más que asumibles", dice Cándido de Castro Aguado (54 años), quien resalta de su experiencia: "Sin duda, este viaje me puso a prueba. Si eres una persona sociable, te ves obligado a pasar tiempo contigo mismo y, si eres tímido, nadie hablará por ti. En los viajes en solitario se desarrollan las facetas más dormidas".

Una pagoda de Bagan (Myanmar).

Grecia, viaje a la cuna de la civilización occidental


También en Europa, Grecia es un destino extraordinario, un lugar acogedor y rebosante de cultura que, además, ofrece unos precios que ningún otro país del continente puede igualar. "De Atenas a Creta, Santorini, Miconos o Rodhos", explica la periodista de 24 años Lola López Muñoz, "nunca acabas de descubrir aspectos sorprendentes de un país que te enseña a pensar en ti mismo a la vez que compartes con quienes encuentras". Ya sea visitando la Acrópolis de Atenas, los Monasterios de Meteora, al norte del país, o el Teatro de Epidauro, en el Peloponeso, el viajero que elige Grecia se transporta no solo en el espacio sino también en el tiempo.

Mikonos, una isla tan solitaria de día como llena de experiencias nocturnas.

Desconectar, descansar y compartir en Tailandia


Uno de los destinos por excelencia de los viajes en soledad se encuentra en Tailandia, y esta es la opción que recomienda la estudiante Belén Garzón Prieto. Como explica, se introdujo de lleno en una cultura totalmente diferente a la suya para "experimentar la libertad en el sentido más puro". Tailandia ofrece algunas visitas impactantes como Ayutthaya, Koh Phi Phi, la isla de Koh Tao o el Parque Nacional Khao Yai.

"Tailandia se descubre a través de las personas, de los sabores de su comida callejera y de esa gama de colores que el país te ofrece a través de sus calles. En medio de todo, de repente vuelves a encontrarte en tu estado más primitivo y sientes que nunca antes habías estado tan vivo", cuenta la joven de 25 años.

Bucear en Koh Tao en una de las experiencias vitales más interesantes en Tailandia.

Viaje cultural a Roma, la 'ciudad eterna'


Aterrizando en Europa, Manuel Castilla Molina (60 años) recomienda Italia como uno de los destinos ineludibles para todo viajero que quiera disfrutar de una escapada sin irse demasiado lejos de España. "Lo mejor es pasear y empaparte de sus calles", explica en alusión a Roma.

"La ciudad eterna" lo tiene todo: historia, rincones de postal y buena comida. Su gran belleza y su antiquísimo patrimonio cultural atrapan a todo el que pasea por sus empedradas calles y lugares repletos de sorpresas. "La Fontana de Trevi, junto a sus plazas, al Coliseo o al Foro Romano" son visitas imprescindibles, subraya Manuel.

En la película Come, Reza, Ama (Ryan Murphy, 2010), Julia Roberts visita Italia en solitario.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook