Seguridad

Tenerife afronta el verano con más riesgo de incendios forestales a causa de la sequía

La meteoróloga Vicky Palma avisa de que el peligro es superior a 2023, cuando se produjo uno de los mayores fuegos de la historia | Arranca el plan de prevención en las medianías

Rosa Dávila y otras autoridades ayer en el pueblo garachiquense de La Montañeta.

Rosa Dávila y otras autoridades ayer en el pueblo garachiquense de La Montañeta. / ED

Daniel Millet

Daniel Millet

«El riesgo de incendios forestales es este año más alto que el anterior». La meteoróloga Vicky Palma avisa del peligro que corren los montes tinerfeños en especial este verano que acaba de comenzar, superior al de un 2023 en el que la Isla sufrió uno de los peores incendios de su historia, que devastó más de 12.000 hectáreas de la Corona Forestal. «Comenzamos la campaña contraincendios con peores condiciones que el año pasado debido a los siete episodios de altas temperaturas y el déficit de precipitaciones», manifestó ayer Vicky Palma, que asesora al Cabildo de Tenerife en temas relacionados con el tiempo y la seguridad.

La Corporación insular puso en marcha el pasado martes el operativo Brifor de prevención y extinción de incendios forestales, que se prolongará hasta el 3 de noviembre y supondrá un gran despliegue de medios, y ayer presentó el Plan de Medianías de Tenerife para reforzar la prevención ante la amenaza de las llamas y mejorar la biodiversidad natural y agraria. Esta última es una iniciativa dirigida a mejorar la seguridad de las personas que habitan en las zonas de mayor riesgo de la Isla.

Es ahí, en la frontera entre las poblaciones y los montes, donde el Cabildo de Tenerife y los ayuntamientos están poniendo gran parte de sus esfuerzos para evitar que nuevos incendios dañen el medioambiente de la Isla. Un 25% de la población isleña (239.500 habitantes de un total de 950.000) vive en estas áreas. El Plan de Medianías de Tenerife cuenta con un prepuesto de tres millones de euros y un plazo de ejecución de tres años. Tiene como principal objetivo asesorar a los propietarios que residen en las medianías para que implementen medidas de autoprotección en sus viviendas y fincas frente a incendios forestales, fundamentalmente mediante la reducción de la carga de combustible vegetal, y mejorar la biodiversidad natural y agrícola a través de los llamados refugios de biodiversidad en las propiedades.

La Isla afronta el verano con más riesgo de incendios forestales a causa de la sequía

La Isla afronta el verano con más riesgo de incendios forestales a causa de la sequía / D. M.

El programa ha sido desarrollado por la empresa pública Gesplan e incluye un conjunto de acciones para involucrar a los ayuntamientos y a los residentes de estas zonas de máximo riesgo. Las acciones abarcan la formación y asesoramiento sobre medidas de autoprotección y tratamientos preventivos, la gestión de los residuos vegetales generados mediante un servicio gratuito de triturado, la dinamización con proyectos de ciencia ciudadana para la recuperación de la biodiversidad y la recuperación de tierras de cultivo abandonadas mediante acuerdos de custodia del territorio.

Entre de las medidas que deben adoptar los propietarios para la protección de sus viviendas destacan el mantenimiento de una franja de seguridad de 15 metros, en las que debe reducirse lo máximo posible la cobertura vegetal, especialmente cuando se trata de plantas altamente inflamables, como pinos, brezos o zarzas. En el caso del arbolado, se recomienda mantener sus copas separadas del suelo y con una distancia entre sí de al menos tres metros. Otras medidas importantes para la autoprotección son el uso de contraventanas adecuadas, mantener limpios de hojarasca los tejados y azoteas o evitar la acumulación de materiales inflamables, como toldos o mobiliario de jardín, en el exterior de las casas.

La implementación del presente proyecto de las medianías tiene un eje principal que es la participación ciudadana, ya que son los propios ciudadanos los que deben convertirse en sujetos activos en la gestión, informa el Cabildo en un comunicado. Así, se pretende que sea el ciudadano el que trate estas masas vegetales que ocupan grandes extensiones en zonas de cultivo abandonadas o fincas privadas colindantes que se solapan con el monte con un índice de alto riesgo de incendio. Estas estructuras requieren un tratamiento para asegurar la protección de vidas humanas y bienes, así como velar por las vías de evacuación. Todo ello, sin perjuicio, que el Cabildo disponga de un servicio de apoyo con tres cuadrillas y personal técnico que dé cobertura a estos trabajos.

Otra de las finalidades del proyecto es la restauración ecológica de la biodiversidad natural y la conservación del paisaje agrícola, en concordancia con los objetivos de la Estrategia Insular de Biodiversidad que estará vigente hasta 2030. Este tipo de actuaciones han sido valoradas ya que, la vegetación potencial autóctona de las medianías, tanto de monteverde húmedo y monte termo esclerófilo, es resiliente a los incendios forestales y el principal aliado para apagar preventivamente los incendios.

Rosa Dávila, presidenta del Cabildo de Tenerife, destacó en la presentación del plan, celebrada en el campamento de la Cruz Roja de La Montañeta (Garachico), que se trata de «una iniciativa pionera que pretende afrontar un tema importante como es la prevención de los incendios en las zonas de medianías». El alcalde de Garachico, José Heriberto González, agradeció a la Corporación insular el compromiso con los ayuntamientos «porque hablamos de un tema importante que nos afecta a todos».