Innovación | El laboratorio de la Isla

Un día en las entrañas del gran centro científico de Tenerife

El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables acoge el mayor complejo de Investigación y Desarrollo de la Macaronesia

El consejero insular Juan José Martínez frente a la maqueta de las instalaciones del ITER.

El consejero insular Juan José Martínez frente a la maqueta de las instalaciones del ITER. / Tony Cuadrado

Instituto Tecnológico de Energías renovables de Tenerife o, simplemente, ITER, por sus siglas. Medio millón de metros cuadrados en medio del paisaje hostil del sur de la Isla, en el municipio de Granadilla de Abona, para conformar el mayor laboratorio científico de carácter público de toda la Macaronesia. Un punto de encuentro para la innovación, el desarrollo y la investigación, la famosa ecuación de I+D+i que se relaciona con la capacidad tecnológica y, por lo tanto, con el avance de una sociedad. Con más luces que sombras –fuga de cerebros, necesidad de mejora del mantenimiento o heridas sin cerrar a consecuencia de las herencias políticas– como resultado de una visita a sus entrañas en la sede granadillera.

El consejero de Innovación, Investigación y Desarrollo, Juan José Martínez, y la consejera delegada del ITER, Begoña Ortiz, ejercen de cicerones. Pero lo primero es contextualizar el reportaje.

Empresa pública

El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables, SA (ITER) es una empresa pública, con participación mayoritaria del Cabildo, que desde 1990 desempeña su labor en los campos de investigación y desarrollo para el uso de fuentes de energías renovables, implementación de nuevas tecnologías y medio ambiente. Hace apenas unos días recibió un premio de CEOE-Tenerife por su trayectoria social. El Instituto se divide en grandes áreas: Renovables, Ingeniería y Medio Ambiente, además de varias instalaciones dedicadas a la difusión de sus actividades y a la información de lo que se investiga.

Del departamento de Genómica y la fibra óptica de Canalink al Túnel del viento y los superdordenadores o de la Robótica a las casas bioclimáticas. Sin olvidar Involcan, ente encargado de la vigilancia sísmico volcánica con el objetivo de reducir riesgos. Un universo que incluye, por ejemplo, el primer espectrómetro de masas multicolector para el análisis isotópico de gases nobles de España. La instrumentación que fortalecerá los trabajos de monitorización de la actividad volcánica y la exploración de recursos geotérmicos e hídricos subterráneos.

Martínez recibe a EL DÍA en el centro de visitantes, punto neurálgico de este enorme complejo. Valora de entrada la labor divulgativa. «Es uno de los trabajos más importantes que hacemos. Sobre todo con los jóvenes a través de las visitas guiadas a las instalaciones de colegios e institutos». Incide en que «durante el recorrido tienen la oportunidad de conocer, por ejemplo, diferentes formas de aprovechamiento del agua o de generación de energías renovables». Martínez define el ITER como «una de las principales herramientas de transformación que tiene Tenerife en múltiples aspectos: investigación, desarrollo e innovación con una serie de particularidades, entre otras, por ejemplo, que es capaz de autofinanciarse. En sus orígenes estuvo vinculado con la introducción de las energías renovables, tanto eólica como fotovoltaica, pero ha evolucionado hacia otros nichos como «la robótica, la fabricación de drones, tener uno de los mayores supercomputadores del país, un gran centro de datos que lo acompaña y toda una serie de actividades y proyectos de investigación».

Un día en las entrañas del gran centro científico de Tenerife

Un día en las entrañas del gran centro científico de Tenerife / José Domingo Méndez

Superordenador

El ITER mostró recientemente todo su potencial tecnológico e innovador a las empresas participantes en las XVII Jornadas Odoo 2024. En este marco se dieron a conocer las capacidades CPD D-ALiX y el supercomputador, además del papel que desempeña el Parque Científico y Tecnológico (PCTT) como hub. La consejera delegada del ITER, Begoña Ortiz, y el director de Ingeniería, Jesús Rodríguez, mostraron el Teide HPC (High Performance Computing).

Geotermia

El gran proyecto actual, de la mano de Involcan, pasa por el impulso de explorar y en su caso explotar el recurso geotérmico en la Isla. La idea se configura en torno a una colaboración público-privada. ITER, Involcan y DISA ganaron el 90% de las concesiones mineras. Martínez subraya: «Estamos en la fase previa a las primeras intervenciones sobre el territorio para determinar cuál es el sitio idóneo para empezar con las perforaciones de exploración. En la medida en que encontremos un recurso viable tendremos la energía necesaria en la Isla». Una energía, además, continua, no solo cuando hay sol o viento que puede estar las 24 horas, 7 días a la semana y 365 días al año.

Un día en las entrañas del gran centro científico de Tenerife

Un día en las entrañas del gran centro científico de Tenerife / José Domingo Méndez

Ventajas

Martínez insiste en la idea de que el ITER «le da una ventaja competitiva a Tenerife por nuestras ventajas fiscales a la hora de invertir en actividades de investigación y desarrollo». Otro valor es «su aportación en las infraestructuras críticas para el desarrollo de múltiples actividades vinculadas con las nuevas tecnologías». Por ejemplo, destaca, «Canalink nos ha convertido en uno de los territorios mejor conectados del mundo por fibra óptica. O el supercomputador que nos da las posibilidades de intervenir en el mundo digital». Resume: «El objetivo es obtener recursos públicos de acceso también para el sector privado que permite desarrollar actividades que, probablemente, en otros territorios no sea posible. El propio ITER es un socio tecnológico de primer orden que aportar su conocimiento y su experiencia. Es un elemento estratégico muy importante en las estrategias de la diversificación del modelo económico». Martínez valora proyectos como el Túnel del Viento «que nos da muchas posibilidades en el ámbito deportivo, la industria naval o de diseño aerodinámico en general a la hora de experimentar o realizar trabajos». También recalca el valor del laboratorio de Genómica que tuvo un papel fundamental durante la crisis del covid-19. Concluye: «Vamos sembrando las bases para el desarrollo de una industria vinculada con la biotecnología o la biomedicina más avanzada».

Durante la visita alguien lanza una frase ideal para acabar y definir: «Cuando los políticos recorten en ciencia, que la gente sepa lo que va a pasar». Suscribo.

Actividad incesante

El ITER genera una gran actividad desde la divulgación científica. Por ejemplo, al acercarla a las Agencias de Desarrollo Local de Tenerife como parte del Plan de Internacionalización de los municipios de la Isla.

El instituto aporta recursos humanos y materiales. Ha ido creciendo y ampliando sus líneas de acción tecnológica e innovación, investigando y desarrollando nuevos materiales, procesos y tecnologías desde que nació hace 34 años. 

En el otro lado de la balanza están las visitas desde el ITERpara nutrirse de las últimas tendencias. Es el sentido de la visita de una embajada al Centro Europeo de Vodafone Business ubicado en Málaga. Pudo comprobar el desarrollo de proyectos conjuntos en el sector aeroespacial y de innovación y desarrollo de drones de última generación. Juan José Martínez Begoña Ortiz, visitaron las instalaciones de este referente nacional e internacional para proyectos empresariales y la creación de productos y servicios basados en innovación y nuevas tecnologías.

Involcan, una ‘pata’ fundamental

El Cabildo lleva el programa Canarias: una ventana volcánica en el Atlántico por toda la Isla, además de recorrer ya parte del Archipiélago. El último municipio visitado ha sido el Puerto de la Cruz, pero antes pasó por La Guacha, La Orotava o Santa Cruz, la capital, solo en la ruta más reciente. La iniciativa educativa del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) pretende contribuir a la reducción del riesgo volcánico en Canarias. Baste el ejemplo de La Guancha.

La actividad, gratuita, tuvo lugar en el Centro de Formación del municipio norteño. Su objeto era informar y educar a la ciudadanía sobre los diferentes peligros asociados al fenómeno volcánico y las acciones para la reducción del riesgo.

Se recomendó la asistencia las dos jornadas de los residentes ligados a seguridad y emergencias, profesionales o voluntarios. El objetivo: contribuir a que Canarias sea una comunidad mejor informada y organizada ante el riesgo, capaz de responder a las amenazas en un archipiélago volcánicamente activo.