Ventanas rotas y puertas tapiadas, la réplica de la Torre del Conde situada en La Punta se encuentra en total abandono

Los vecinos denuncian que nunca se realizó la reforma prevista para convertirla en una sala de exposiciones

En 2022 el Ayuntamiento de La Laguna asumió su propiedad como "un espacio de enorme interés para el desarrollo de actividades y eventos"

La casa-torre de la Punta del Hidalgo

La casa-torre de la Punta del Hidalgo / El Día

Ventanas con cristales rotos, puertas tapiadas, desconchones y el vallado oxidado. Así observa cada día desde su casa Isabel Herrera, vecina de Punta del Hidalgo, el estado actual de la réplica de la Torre del Conde. “Antes la gente venía para hacerse fotografías para bodas y comuniones, ahora solo hay gatos”, detalla. El edificio se cerró después de la pandemia y, aunque afirma que aún van muchos turistas a verlo desde fuera, está totalmente abandonado. “Incluso antes de vallarlo había una persona quedándose en la parte trasera”, revela. 

Una réplica casi idéntica a la popular Torre del Conde de San Sebastián de La Gomera descansa en la zona costera de San Cristóbal de La Laguna. Se sitúa en uno de los márgenes la carretera general TF-13, en la localidad de Punta del Hidalgo. La casa-torre pasó a ser oficialmente una propiedad pública en 2022. Tanto el Ayuntamiento como los vecinos celebraron la toma de posesión como un gran logro, pues a palabras del alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, el municipio ganaba “un espacio de enorme interés y posibilidades para el desarrollo de actividades y eventos que enriquecerán la oferta de ocio”. Los años pasaron y al inmueble, en estado de aparente desatención, no se le ha dotado de ninguna función. 

Cirilo Melián, vecino de La Punta y socio de la Asociación de Vecinos Aguacada, asegura que el Ayuntamiento tenía previsto restaurar la infraestructura y montar una sala de exposiciones, pero hasta ahora, la casa-torre permanece cerrada, por lo que solo se puede apreciar su fachada exterior. Denuncia “el estado de abandono total” en el que se encuentra el enclave, en el que no se ha realizado ninguna mejora desde que la familia lo entregó a la institución pública. 

Adolfo Cordobés, concejal de Patrimonio Cultural, asegura que el Ayuntamiento, a través de esta área, mantiene el compromiso con la rehabilitación del inmueble y su puesta en uso como infraestructura cultural. Resalta que "siempre contando con el consenso de las vecinas y vecinos de Punta del Hidalgo". Antes de decidir cualquier actuación, los técnicos municipales realizan un estudio sobre el estado interior de la edificación. "Así, durante el presente año, se podrá analizar qué intervenciones son necesarias para su puesta en funcionamiento", explica. Una vez se concluya, añade, se acometerán las reformas necesarias previa consulta al Consejo Municipal de Patrimonio Cultural, y "se establecerá su uso adaptado a las condiciones de una edificación tan representativa de este enclave lagunero".

Estado actual de la casa-torre de Punta del Hidalgo

Estado actual de la casa-torre de Punta del Hidalgo / Isabel Herrera

La historia de la réplica está ligada a la de la primera Señora de Canarias, Inés Peraza de Ayala, hija de Hernán Peraza el Viejo. Su padre, Conde de La Gomera, mandó a construir la torre original entre 1447 y 1450, para que se hospedaran y refugiaran ilustres nombres como Cristóbal Colón, Américo Vespucio y Hernán Cortés. La mujer quiso copiar el inmueble de su progenitor en La Laguna y, en 1961, le encargó una copia a Julián Méndez Herrera, con la única referencia de una fotografía vieja de la ubicada en la isla colombina.

La voluntad de Inés Peraza era que la casa-torre de Punta del Hidalgo pasara a ser de titularidad municipal, así lo expresó en su testamento. La petición fue aceptada en pleno del Ayuntamiento en septiembre de 2004, pero no se materializó hasta 2022 porque era necesario proceder a una segregación de la parcela en la que se encuentra. El legado de Peraza ocupa 425 metros cuadrados, pero solo 59,55 corresponden al inmueble, el resto son accesos y jardines. 

Donación de Inés Peraza

El entonces concejal de Hacienda y Servicios Económicos, Alejandro Marrero, que “el proceso para hacer efectiva la donación de doña Inés Peraza se ha visto complicado por la situación urbanística de la parcela, pero hemos logrado encontrar una solución para que la voluntad de la testamentaria no se dilate por más tiempo”. Pese a que en diciembre de 2020 el Ayuntamiento recibió de manos del albacea las llaves de la edificación para darle un uso sin coste de arrendamiento, y asumiendo los gastos de conservación, explicó que el Consistorio no podía asumir la titularidad por encontrarse los terrenos en una unidad de actuación en situación de reparcelación. Por ese entonces, una de las opciones que se barajaba era la creación de un museo con una sala de exposiciones.

La característica fachada de encalado blanco con cantería roja, por el momento, no es más que eso. Un exterior llamativo y un atractivo turístico que entre sus gruesos muros esconde la historia de una de las últimas gran propietaria de toda Canarias.