El cura denunciado por destrozar los frescos de una iglesia de Tenerife recibió amenazas en Venezuela por plantar cara al chavismo

Antes de llegar al municipio tinerfeño de El Tanque, Héctor Lunar sufrió en su país natal, Venezuela, amenazas e insultos por criticar los abusos del presidente Nicolás Maduro y sus seguidores chavistas

Toma de posesión de Héctor Lunar, a la derecha, como coordinador de las parroquias de El Tanque, en septiembre de 2022.

Toma de posesión de Héctor Lunar, a la derecha, como coordinador de las parroquias de El Tanque, en septiembre de 2022. / Radio Tanque FM

Daniel Millet

Daniel Millet

El cura de la parroquia de San Antonio de Padua ya acaparó titulares de los medios de comunicación antes de que fuera denunciado la semana pasada por causar daños a unos frescos de más de tres siglos de antigüedad en esta iglesia del municipio tinerfeño de El Tanque.

Todo ocurrió en el país donde nació, Venezuela. Fue a finales de la década pasada en su anterior etapa como sacerdote. "Asedio al sacerdote resalta el papel de la iglesia en Venezuela", "El vicario de Petare, Héctor Lunar, fue transferido de parroquia tras agresiones". Son dos de los titulares de las informaciones publicadas en 2019 por medios venezolanos sobre esta párroco que ahora, en su nueva etapa en Tenerife, ha vuelto a saltar a los medios por ordenar a unos obreros desproteger unos frescos y pintar sobre ellos en San Antonio de Padua, en el casco histórico de El Tanque, protegidos al ser la parroquia Bien de Interés Cultural desde 2011.

Héctor Lunar recibió presiones y amenazas en Venezuela por plantarle cara al chavismo. La situación llegó a tal extremo, con pintadas contra él por fuera de la iglesia, que fue trasladado de la parroquia Dulce Nombre de Jesús a El Campito, ambas comunidades en la ciudad de Petare, capital del municipio de Sucre, en el estado de Miranda.

Héctor Lunar, durante su etapa como párroco en Venezuela.

Héctor Lunar, durante su etapa como párroco en Venezuela. / El Día

El religioso confirmó a los medios en marzo de 2019 que fue víctima de insultos y amenazas por parte de seguidores del presidente venezolano Nicolás Maduro, líder del chavismo en Venezuela. Algunos de estos hechos ocurrieron en los alrededores de la iglesia de la que era responsable, la parroquia Dulce Nombre de Jesús, en cuyas paredes llegaron a aparecer ataques contra él en forma de pintadas. Hasta la Cámara Municipal del municipio de Sucre, formada por los representantes del ayuntamiento, lo declararon persona non grata el 29 de enero de ese año.

Una parte de los residentes de Petare, ciudad de más de 450.000 habitantes, apoyaron a Héctor Lunar en todo momento. Más allá de las críticas de Héctor Lunar al chavismo, incluso algunas publicaciones resaltaron la labor del religoso con los más necesitados.

El religioso confirmó a los medios en marzo de 2019 que fue víctima de insultos y amenazas por parte de seguidores del presidente venezolano Nicolás Maduro, líder del chavismo en Venezuela

Un total de 36 organizaciones no gubernamentales enviaron una carta a la Arquidiócesis de Caracas, a tenor de las especulaciones que apuntaban a que el cura podía verse obligado a abandonar el país. Un extracto de esta carta dice lo siguiente: “Durante todo ese tiempo él ha sabido predicar la palabra de Dios en los lugares donde más se necesita, ha llevado consuelo a los enfermos, comida a los hambrientos y el evangelio de Jesús a los rincones más apartados de Petare".

"Más recientemente", continúa la misiva de las ONG, "admiramos su lucha incansable a favor del pueblo petareño y su posición firme y decidida, sin asumir posturas partidistas ni colores políticos, ejerciendo el difícil rol de articulador de los diferentes factores que hacen vida en el municipio, y de alzar su voz en contra del régimen opresor que hoy gobierna a Venezuela, lo que le ha originado una serie de amenazas, descalificaciones y agresiones que han venido arreciando en los últimos meses. A pesar de esto, nunca ha abandonado su labor pastoral de tantos años”.

Dirigentes políticos de oposición también manifestaron su rechazo al asedio al Padre Lunar, según el portal de noticias de Sucre 'El Pitazo'. El coordinador municipal de Voluntad Popular en Sucre, Edmundo Rada, lamentó que las acciones del Concejo Municipal. “Las creencias y la política son distintas, jamás se puede juzgar a un religioso por pensar distinto políticamente hablando… Vemos como concejales afectos al oficialismo se dedican a pasar la línea entre religión y política, jamás vejamos de tal manera a ningún religioso por su ideología política por más distinta que fuese”, señaló Rada hace cinco años.

Ya en Tenerife, a donde llegó hace cuatro años, Héctor Lunar Guevara tomó posesión en septiembre de 2022 como administrador parroquial de las iglesias del municipio de El Tanque de San Antonio de Padua, La Sagrada Familia (Erjos), San José de Los Llanos, San Isidro Labrador Ruizgomezy El Santísimo Cristo del Calvario, todas pertenecientes al Arciprestazgo de Icod de los Vinos, en el norte de la Isla. Lo atestigua un vídeo subido a las redes sociales de la toma de posesión por Radio Tanque FM.

Nació en Caracas, Venezuela, el 31 de agosto de 1977, el Obispado de Tenerife apunta en su página web que realizó sus estudios en el seminario Santa Rosa de Lima de la capital venezolana. Fue ordenado presbítero el 31 de julio de 2004.

El cura se enfrenta ahora a un problema similar pero que nada tiene que ver con la política: parte de los fieles de El Tanque no lo quieren, incluidas la mayor parte de las hermandades y las asociaciones de vecinos. La gota que colmó el vaso fue la decisión de Héctor Lunar de mandar a una empresa no especializada a retirar una protección de pintura plástica de los frescos protegidos de San Antonio de Padua de más de 300 años de antigüedad, colocada precisamente para proteger las pinturas.

Uno de los frescos había sido rehabilitado en el marco de unas obras para mejorar la iglesia y su entorno, con financiación pública, pero no otros del presbítero de la iglesia. Son los que han resultado daños por la acción de los operarios contratados por el párroco, unos daños que ahora evalúan expertos en patrimonio del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y el Obispado de Tenerife. No se sabe todavía el resultado de las catas, que determinarán si los desperfectos son irreversibles o no, confirmó la alcaldesa de El Tanque, Esther Morales.

La indignación de los vecinos de El Tanque con este cura viene de atrásantes de que ordenara estas obras chapuceras sin informarse de los daños que podía causar. Lo apunta la Hermandad. "Llevamos casi dos años sufriendo faltas de respeto por parte de este señor, no sólo hacia los miembros de esta Hermandad, sino también a otros y otras fieles, hacia nuestras costumbres, nuestra cultura... Nosotros que, como Hermandad y como miembros del grupo de la parroquia, llevamos toda la vida cuidando y preservando la iglesia, preparándola para cada acto litúrgico, cuidando que esté limpia, porque al fin y al cabo es nuestra casa, nos hemos dado cuenta de que este señor nos quiere apartar de la parroquia. No merecemos este trato".