Una ruta muy especial | Paisajes únicos en una Isla única

Los 20 lugares más increíbles de Tenerife

La Isla esconde sitios tan poco conocidos como peculiares por su estructura, funcionalidad, historia u otros factores singulares

Tenerife esconde sitios tan poco conocidos como increíbles por su estructura, funcionalidad, historia u otros factores singulares. Están ubicados tanto en el Área Metropolitana como en el Norte o en el Sur. Es una vuelta a la Isla, con salida en Santa Cruz, a través de lugares tan poco conocidos como peculiares y extraños por su forma, su historia u otros factores. Tenerife guarda estos tesoros –categoría que en ocasiones reúnen, incluso, las ruinas– de Norte a Sur y de este a Oeste. Desde la capital chicharrera a las medianías o las tierras áridas meridionales. 

Caprichos de la naturaleza en forma de cuevas o roques singulares;lugares que acogen rituales de todo tipo y hasta un edificio que sirve de soporte a la carretera en Mesa del Mar (Tacoronte). La razón de la exclusividad es distinta según los casos, pero lo que resulta evidente es que todos tienen la condición de extraños y únicos.

Este recorrido conduce por 13 de los 31 municipios isleños con base en distintas fuentes pero con especial agradecimiento a los blogs de periodistas como José Gregorio González y Leo Santisteban Leo Desinquieto. No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

1. Edificio Los Ficus (Tacoronte). Edificio ubicado literalmente bajo la carretera en el municipio norteño de Tacoronte. Un curioso ejemplo de aprovechamiento de la orografía del terreno para compaginar los inmuebles y su acceso a través de una vía. Pocos ejemplos hay en el mundo como el de este residencial situado en el litoral de una localidad que combina espacios de ocio en la costa con la actividad agrícola en las medianías. 

Las viviendas, construidas en los años 60 del pasado siglo XX, han servido de peculiar soporte a la carretera que conduce hasta la línea de costa donde están ubicadas, en la zona de Mesa del Mar. Los vecinos de los pisos superiores se ven afectados por el paso de vehículos pesados, como las guaguas, que se deja sentir en sus casas con vibraciones y golpes. De todas maneras, el factor que más notan los residentes es el calor en los meses de verano. Otra curiosidad es que el tejado es en diagonal, en lugar de horizontal para poder seguir el trazado de la carretera al que está indisolublemente unido este inmueble tan singular.

Almacen de la Autoridad Portuaria dentro de la Montaña de la Altura.

Almacen de la Autoridad Portuaria dentro de la Montaña de la Altura.

2. Almacén de la Altura (Santa Cruz). La Montaña de La Altura domina la capital tinerfeña desde el barrio de La Alegría y Tahodio, ya en Anaga. Su cima fue clave como base de las milicias tinerfeñas que, con la ayuda decisiva de las aguadoras, rechazaron el ataque de las tropas británicas, de Nelson en 1797. Ayudó un peculiar kit de supervivencia de los mejores marines de la época que contenía ginebra, pero no agua, en un caluroso mes de julio. Sin olvidar el aire de superioridad de las tropas de Su Graciosa Majestad, los casacas rojas. Pero volvamos a La Altura. 

En sus entrañas, esconde desde hace décadas un enorme almacén propiedad de la Autoridad Portuaria. El camino en ascenso desde el colegio Miguel Pintor, antes de la Junta de Obras del Puerto, lleva hasta la entrada de lo que parece un túnel característico de las explotaciones mineras. Dentro, entre pasillos desmesurados, con una extensión de casi 200 metros, y galerías que conectan tres enormes bóvedas de diez metros de altura se acumulan toda clase de objetos. incluidos coches que algún día fueron de lujo. Esta construcción subterránea, un auténtico búnker, con fines de defensa militar durante el primer franquismo, el de la etapa de la autarquía, se vincula, medio envuelta en la leyenda, con una base de submarinos nazis que llegaría hasta la costa chicharrera.

Cueva Roja, en la zona alta de Santa Cruz de Tenerife.

Cueva Roja, en la zona alta de Santa Cruz de Tenerife.

3. Cueva Roja (Santa Cruz). Este curioso rincón natural está ubicado en la zona alta del municipio de Santa Cruz de Tenerife, al inicio de la carretera de Los Campitos. Su situación geográfica lo convierte en una magnífica atalaya con maravillosas vistas de la ciudad. La cueva que da nombre al barrio se llama así por el característico color de la arcilla que la forma. 

Es un lugar histórico que hace más de 70 años proporcionó los materiales de los bloques para construir las viviendas, así como las del cercano Barrio Nuevo. Núcleos humildes de población trabajadora levantados por la emigración desde otras islas, sobre todo de La Gomera. Formaba parte del Camino de Las Lecheras, un sendero singular. Por aquí bajaban las campesinas con sus cántaros para nutrir a la capital con la venta en su Recova. También fue escenario de la represión durante la Guerra Civil como demuestra el fusilamiento de 19 militantes de la CNT en noviembre de 1937.

Muñeco de Nieve, en el Suroeste de Santa Cruz de Tenerife.

Muñeco de Nieve, en el Suroeste de Santa Cruz de Tenerife.

4. Muñeco de Nieve (Santa Cruz). El conocido Muñeco de Nieve está situado en la avenida de Los Majuelos, en el límite entre los municipios de Santa Cruz y La Laguna al Suroeste de la capital. Tiene el dudoso honor de haber sido elegido en 2013 como uno de los diez monumentos más feos de España. Símbolo del denominado rotondismo, un movimiento artístico que corona con espantosos monumentos las rotondas o glorietas. Lo curioso es que el autor de la escultura es el renombrado artista checo Jiri Dokoupil que obtuvo un gran éxito durante los años 80 del siglo pasado. A mitad de aquella década, el Ayuntamiento de Santa Cruz le encargó el diseño del cartel del Carnaval. Luego fue escogido también para realizar esta escultura sin demasiado éxito. Otal vez sí pero con un sentido diametralmente opuesto a la intención original.

La cárcel secreta de San Cristóbal de La Laguna.

La cárcel secreta de San Cristóbal de La Laguna.

5. La cárcel secreta (La Laguna). La Laguna busca los secretos de la antigua cárcel del Cabildo. El área de Patrimonio Histórico de Aguere ha iniciado un estudio arqueológico para drque el interior ocultaba los horrores de todos los elementos de tortura imaginables para causar el mayor daño posible al ser humano. Estarían incluidescubrir la historia de la prisión que se encontraba en el patio interior de la Casa del Corregidor, en la calle Obispo Rey Redondo. Ahí se cree que existía poos, aunque no existe por ahora sostén documental, los guanches alzados contra la Conquista castellana. 

Uno de los puntos más extraordinarios es el edificio de Mesa del Mar que sostiene una carretera

La investigación la encabeza el licenciado en Historia y especialista en Arqueología Sergio Pou Hernández, quien trabaja para la empresa Serventía. Ya ha comenzado la labor con la fase de consulta de archivos y documentos antiguos, entre los que se encuentran los acuerdos del Cabildo de Tenerife del siglo XVI que aluden a este posible calabozo. En la actualidad se está vaciando la construcción para comenzar con el análisis. El especialista en Arqueología explica que contempla cuatro acciones «no dañinas para este inmueble de planta rectangular con bóveda de cañón, que ha quedado ahí y que apenas ha sufrido alteraciones». Esto supone «una oportunidad única, en un mismo espacio, de conocer el trayecto histórico desde el momento cero de La Laguna hasta ayer por la tarde».

La Casa Fuset o Franco en La Laguna.

La Casa Fuset o Franco en La Laguna.

6. Casa Fuset o Casa Franco (La Laguna). La Casa Fuset, apellido del militar andaluz que fue su propietario, también llamada Casa Franco o Casa del Pánico es un edificio abandonado y parcialmente en ruinas, situado en la zona montañosa de El Moquinal en el municipio de La Laguna. El inmueble está rodeado de historia y de leyendas, casi todas inexactas. Por ejemplo, que allí se alojó el dictador Francisco Franco o que fue usada como refugio por el asesino Dámaso Rodríguez, el Brujo. Este, gran conocedor de terreno, sembró el terror en 1991 en el Macizo de Anaga, donde buscó refugio tras su huida de la prisión Tenerife II. 

La Casa Fuset es vinculada también, en mucha ocasiones, con fenómenos paranormales. Incluso con los rituales satánicos o las psicofonías, supuestos sonidos del más allá. Muchas leyendas que han dado que hablar a propios y extraños, pero con más bien pocas certezas científicas. Los terrenos donde se ubica la casa, situados en una zona boscosa y difícilmente accesible situada en el macizo de Anaga, pertenecieron a Benito Pérez Armas, conocido político, periodista y literato canario. 

Se casó en 1914 con Elena González de Mesa, cuya familia era propietaria de las tierras de los alrededores de la casa desde el siglo XVIII. Tras la muerte de Pérez Armas, el lugar pasó como propiedad a Lorenzo Martínez Fuset –de quién tomaría el nombre el inmueble–, de origen andaluz, el cual vivió en Santa Cruz desde 1921. En 1927, Fuset se casó con la hija de Benito Pérez Armas. La casa sería construida en los años 40. El edificio estuvo habitado hasta los 80. Luego fue abandonado y permanece desde entonces en estado ruinoso. En 1991, Dámaso El Brujo se escondió en la zona durante su fuga de la cárcel. Este criminal murió durante la persecución policial, si bien no en la Casa Fuset como se piensa.

Roque de los Dos Hermanos, en La Punta del Hidalgo (La Laguna)  .

Roque de los Dos Hermanos, en La Punta del Hidalgo (La Laguna) .

7. Roque de los dos Hermanos (La Laguna). En la costa de La Punta del Hidalgo, en las estribaciones del Macizo de Anaga, se encuentra un rocoso pico basáltico de origen volcánico con dos cimas diferenciadas. Es el llamado Roque de los Dos Hermanos y debe su nombre a una apasionada y trágica leyenda. Dos jóvenes amantes se lanzaron al vacío al saber que eran hermanos. Prefirieron acabar con sus vidas antes que renunciar a su amor. La formación rocosa, un imponente peñasco, no deja indiferente a nadie. A pesar de su origen volcánico son rocas de basalto en un paraje mágico bajo los bosques de Anaga y donde el agua abraza a la tierra. A partir del triste suceso, con más o menos base histórica pero con inconfundible aroma a leyenda a este lugar de La Punta del Hidalgo se le conoce por el nombre de Risco de los Dos Hermanos. Una hermosa historia de amor perpetuada el tiempo y que nunca morirá en memoria de aquellos jóvenes que prefirieron acabar con su vida antes que renunciar a su amor.

Las Crucitas o El Bailadero, municipio de El Sauzal.

Las Crucitas o El Bailadero, municipio de El Sauzal.

8. Las Crucitas o El Bailadero (El Sauzal). Las Crucitas o El Bailadero de las brujas –uno de los muchos que jalonan la Isla– es un claro en el bosque de El Ravelo con un ancestral aceviño en el centro. Aparece lleno de cruces, imágenes y ofrendas de todo tipo, rodeado de antiguos pinos. En su entorno hay dos cruces colocadas de manera desordenada que suelen estar boca a bajo, mientras en el suelo aparecen otras dos fijadas a unos soportes. Como las del árbol, se encuentran descuidadas durante todo el año hasta que llega el mes de mayo. Entonces alguien limpia, pinta de blanco las peanas y el círculo de piedras que rodean al árbol, coloca debidamente los exvotos y los adorna con flores. 

La tradición dice que la noche de la festividad de la Cruz (3 de mayo) no se puede acceder al lugar porque «vienen los curanderos a hacer sus cosas y la gente no puede estar allí». Con el permiso de los gallegos y sus meigas, también en Tenerife haberlas, haylas.

Búnker de La Quinta en Santa Úrsula.

Búnker de La Quinta en Santa Úrsula.

9. Búnker de La Quinta (Santa Úrsula). El búnker es un vestigio bélico con un claro sentido defensivo propio de otras épocas como los años posteriores a la Guerra Civil y en coincidencia con la segunda contienda mundial (1939-1945). Este tipo de construcciones se conserva en distintos puntos de la costa de Tenerife como en San Andrés (Santa Cruz). Existen varios bien conservados a lo largo del litoral. Es el caso del de La Quinta, en Santa Úrsula, construido en 1942 por la dictadura franquista para la hipotética defensa de la zona del Puerto de la Cruz si acaso se hubiera producido un desembarco de los aliados. Varios nidos de ametralladoras destacan entre la vegetación. 

Desde sus pequeños pasadizos interiores se puede disfrutar de impresionantes vistas. Es tan grande su interés como el estado de suciedad y abandono en el que se encuentra tanto el interior como el entorno. De ahí que el Plan Especial del Paisaje Protegido Costa de Acentejo, en el momento administrativo de aprobación del avance y ya concluido el periodo de alegaciones, propone convertirlo en un gran mirador, dado que ofrece una de las vistas más espectaculares de la Costa de Acentejo, espacio único por la diversidad del paisaje entre desembocaduras de barrancos y acantilados. 

El Esqueleto, en la costa de La Matanza de Acentejo .

El Esqueleto, en la costa de La Matanza de Acentejo .

10. El Esqueleto (La Matanza). Entre las numerosas construcciones que se han quedado a medio levantar en la costa de la Isla (hotel de Añaza, en Santa Cruz, urbanizaciones turísticas en el sur...) destaca el proyecto conocido como El Esqueleto, en La Matanza de Acentejo. Su imagen ya forma parte de la vida cotidiana de los vecinos de la zona. Construcción sin paredes, cuya estructura es lo más parecido a un esqueleto. Situado en la zona conocida como Puntillo del Sol, es uno de los lugares del municipios con mejores vistas desde donde se puede divisar hasta la Isla de La Palma. 

Desde estructuras defensivas entre la belleza del abandono a las ruinas más bonitas del mundo

El Esqueleto está oculto en un barranco a espaldas de varios edificios de gran altura. Fue un proyecto de hotel que no se llegó a terminar situado en el paraje protegido de la Costa de Acentejo. Dos edificaciones de 15 plantas en estado de ruina. Levantados con fines turísticos en los años 70 de siglo pasado estéticamente tienen a día de hoy tan curiosa como poco edificante. Nunca mejor dicho.

Fuente de Pedro (Los Realejos).

Fuente de Pedro (Los Realejos).

11. Fuente de Pedro (Los Realejos). En medio del monte de La Corona, en el municipio de Los Realejos, aparece la Fuente de Pedro. Realmente se trata de una antigua galería de agua abandonada. Llena de cruces, imágenes religiosas y ofrendas florales que recuerdan la supuesta aparición mariana de la noche del 6 al 7 de junio de 1992 que congregó a miles de personas –unas fuentes dicen que 2.000 y otros elevan la cifra a 40.000- en plena madrugada. Un fenómeno sociológico digno de estudio y único entre los sucesos de este tipo ocurrido en Canarias en tiempos recientes. Tuvo una gran repercusión en los medios de comunicación. En el fenómeno ocurrido en el Monte de La Corona diversas personas aseguraron presenciar la aparición de la Virgen María bajo la forma de diversas advocaciones marianas, tales como la Virgen de los Dolores, la del Carmen y la de Candelaria. Tanto los periódicos nacionales como regionales se hicieron eco del suceso. En la actualidad existe un pequeño altar en el lugar de la presunta aparición que aún congrega a un inusitado número de fieles. En 2011 se publicó un libro en el cual los testigos contaban sus experiencias de aquellos días.

Ruinas de La Gordejuela, en la costa de Los Realejos .

Ruinas de La Gordejuela, en la costa de Los Realejos .

12. La Gordejuela (Los Realejos). En la costa de Los Realejos se levantan la ruinas del Elevador de Aguas de La Gordejuela, industria construida en 1903 por la casa Hamilton, una empresa británica con gran peso tradicional en el comercio entre el Reino Unido y Canarias que adquirió las acciones de la sociedad de aguas de Gordejuela. Así, las obras junto a las cascadas que llevan su nombre tenían el objetivo de elevar el agua hasta la cima del acantilado, situada a 200 metros sobre el nivel del mar, según refleja Lista Roja del Patrimonio. 

La instalación, que fue diseñada por el ingeniero militar José Galván Balaguer, está dentro de esta relación, que recoge los elementos del Patrimonio Cultural Español que se encuentran en riesgo de desaparición, con el objetivo de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración. Una obra que marcó un hito en su tiempo por lo complicado de la orografía del terreno y por haberse instalado en su interior la primera máquina de vapor de la Isla. La pretensión era utilizar las aguas que nacen en La Gordejuela para dar fuerza motriz a un molino harinero y elevarlas hasta la zona de cultivo del plátano, que comprendía terrenos de ambos Realejos. En aquellos años, el Realejo Bajo y el Alto eran municipios diferentes. Considerado por una empresa de visitas guiadas el edificio en ruinas más bello del planeta. Dudoso título.

Hoya de la matanza, en el municipio de San Juan de la Rambla.

Hoya de la matanza, en el municipio de San Juan de la Rambla.

13. Hoya de la Matanza (San Juan de la Rambla). En pleno monte de San Juan de la Rambla se encuentra el parque recreativo La Tahona. En su entorno se sitúa uno de esos lugares misteriosos, tan habituales en Tenerife, relacionados con las brujas que abundan en la geografía rural isleña. Con las brujas y hasta con fantasmas en forma de soldados a caballo, un regreso a las batallas dirimidas allí entre guanches y castellanos durante la Conquista. De ahí lo de Hoya de la matanza. Un trozo de denso bosque lleno de historia y sobre todo, de leyenda. 

Incluso, existía en los alrededores una zona conocida por los campesinos como lugar pesado. Cuentan que quienes paseaban solos por allí, experimentaban cierta desorientación, sensaciones extrañas y quedaban atrapados entre dos dimensiones. Esas brujas de antes son señaladas como responsables del encantamiento. Otra vez el viejo axioma: haberlas, haylas. Un atrezo ideal para las apariciones de distinto signo. El círculo se cierra en lo sobrenatural con un escenario donde hubo batalla y, por lo tanto, muertos. Cantera de espectros para terror de visitantes. Los alrededores del parque y de la hoya sufrieron de forma importante los embates del fuego durante los incendios que asolaron el norte de la Isla el pasado verano.  

Cueva de Achbinico o de San Blas, en Candelaria.

Cueva de Achbinico o de San Blas, en Candelaria.

14. Cueva de Achbinico (Candelaria). La Cueva de Achbinico o castellanizada, como tantos topónimos aborígenes, de San Blas, está ubicada en el término municipal de Candelaria. Muy cerca de la Basílica de la Patrona de Canarias, cada año miles de residentes y foráneos se sacan selfies en este entorno sin saber nada de su enorme importancia histórica, etnográfica y cultural. La tradición dice que los guanches veneraron allí a la imagen de la virgen de Candelaria antes de la conquista europea. Pasa por ser el primer templo cristiano del Valle de Güímar tras la incorporación definitiva de la Isla a la Corona de Castilla a finales del siglo XV. La cueva-ermita se encuentra incluida desde 2005 en el entorno de protección del Bien de Interés Cultural (BIC) del Santuario de la Villa Mariana. 

Está situada en la costa del antiguo bando de Güímar, aunque hoy pertenece a Candelaria. La página oficial del Ayuntamiento de la Villa Mariana especifica que , según algunos autores, el topónimo Achbinico se traduce como he aquí el derrame, ya que la cueva se encuentra orientada al naciente. Era usada para el ordeño de las cabras y, conforme sugieren las investigaciones arqueológicas, para la realización de algún tipo de culto. A ella fue trasladada por los guanches la primitiva imagen de la Candelaria. Tras la conquista de Tenerife, sellada el 2 de febrero de 1497 tras una larga contienda con los aborígenes tinerfeños, se celebró en ella la primera Fiesta de las Candelas y luego ejerció como parroquia comarcal. En 1526, después del traslado de la imagen a un nuevo templo, pasó a denominarse Cueva de San Blas. Tras el incendio de la antigua Basílica y del Convento de los Padres Dominicos, en 1789, la virgen retornó a la cueva y se construyó la capilla anexa actual. 

Algunos de estos lugares son muy visitados, como el sanatorio en ruinas de Abades

Se trata de uno de los lugares más emblemáticos y representativos en toda la historia de la Villa de Candelaria. Ubicada a escasos minutos de la plaza de la Patrona de Canarias, se puede visitar la Ermita de San Blas. Al acceder al interior, sorprende una pequeña cueva donde todavía hoy se recuerda a la imagen de la Candelaria con una reproducción. La Cueva de Achbinico fue el lugar elegido por los guanches para su culto. Quizás esta elección pudo haber estado relacionada con su mundo mágico-religioso pues, tras su traslado a la cueva, la imagen de la virgen de Candelaria adquiere un valor simbólico como representación de un ser superior femenino que formaba parte de su particular cosmogonía.

Casa de Frías, ubicada en El Escobonal, núcleo de Güímar.

Casa de Frías, ubicada en El Escobonal, núcleo de Güímar.

15. Casa Frías (Güímar). Todo comenzó en 1941, en el municipio de Güímar. Allí se concentraron asombrosas manifestaciones paranormales, aún recordadas, en la llamada Casa de Frías. Los testigos relatan lluvias de piedras brillantes, aparición y movimiento inexplicable de objetos y mobiliario, e incluso puntuales ataques a los testigos perpetrados por manos invisibles. Siempre tuvo fama de albergar fenómenos paranormales, pero a mediados del siglo XX, este inmueble de complicado acceso y situado en el monte de Anocheza, en los altos de El Escobonal, en el municipio sureño de Güimar, conoció su momento álgido en esta materia. Una época en la que, según los testimonios recogidos por los cabreros que la habitaban entonces, los objetos volaban o levitaban; se apreciaban sombras inexplicables que veces empujaban o tiraban al suelo a la gente, se oían disparos de no se sabía donde o caía una lluvia de extrañas piedras formando hileras. Hoy solo quedan unos muros en ruinas, pero toda clase de leyendas sobre lo que ocultaba, y tal vez todavía oculta, la Casa de Frías. 

Así lo relató en la época, en décimas, Pepe Urbano, el poeta de Fasnia, según recoge la página web del Tagoror Cultural de Agache: Allá a la casa de Frías / fue Padre Ramón muy diestro / como dos mil Padrenuestros / creo que rezó aquel día. / Él rezó de Avemarías / otra tanta cantidad / porque dicen que allí está/el enemigo rondando / pero yo vivo pensando / que no puede ser verdad.

Vista del Sanatorio de Abades, la leprosería abandonada en Arico.

Vista del Sanatorio de Abades, la leprosería abandonada en Arico.

16. Sanatorio de Abades (Arico). La leprosería abandonada en Abades, en la costa del municipio de Arico, es en realidad un conjunto de 41 edificaciones. Entre ellas destaca la denominada como la iglesia. Está localizada en el punto más alto y resulta visible desde todo el complejo. El Sanatorio de Abades fue diseñado para albergar enfermos de lepra, aunque finalmente nunca llegó a ser usado como tal. En 1943, el Cabildo de Tenerife, gracias al apoyo económico del Mando Militar tras la Guerra Civil, inició la construcción. 

En aquellos años la enfermedad ya era curable y las deformidades no tan atroces como antaño. El arquitecto del Régimen, José Enrique Regalado Marrero –a él se deben el edificio del Cabildo, el Mercado Nuestra Señora de África, la Casa Cuna o el Cine Víctor, todos en Santa Cruz– proyectó hospital, crematorio, escuelas, edificios administrativos e iglesia de hormigón con una gran cruz. De estilo neocanario en posguerra. Nunca albergó un leproso y con el tiempo quedó en la absoluta decadencia.  

Casetas estilo ‘tipis’ indios en El Porís (Arico).

Casetas estilo ‘tipis’ indios en El Porís (Arico).

17. Casetas ‘indias’ en El Porís (Arico). En un punto del núcleo de El Porís, ubicado en el litoral ariquero, se divisan unas curiosas casetas estilo tipis indios. Se accede a ellas a través de una pista de tierra. Son tres construcciones que recuerdan por su característica forma a las tiendas de los indios norteamericanos de las películas del Oeste. Junto a otras construcciones abandonadas en el entorno formaba el piso piloto de un proyecto de urbanización que nunca se desarrolló. Las casetas están decoradas por el artista Lauro Samblás, especialista en murales. 

Esta reseña es del ciudadano polaco Połącz Kropki y está en su facebook con fecha de 20 de agosto de 2020:«Casetas de urbanización en El Poris, Arico. En las inmediaciones del pueblo abandonado de Abona (sic), hay otro lugar bastante peculiar. Parece más un marco de una película sobre indios y vaqueros con elementos de arte callejero. La casa no estaba completamente construida antes de ser abandonada. Enfrente hay una piscina sin usar, pero las más extrañas son las tiendas de campaña. Posteriormente fueron pintados por un artista canario. ¿Quizás sabes algo más sobre este lugar?». Por su parte, así describe este entorno el periodista Leo Santisteban en su blog Leo Desinquieto: «Municipio de Arico, núcleo costero de El Porís. 

Cruzándolo en dirección hacia el Faro de la Punta de Abona se divisan en el lado derecho de la carretera unas curiosísimas casetas. Tras avanzar por una pista de tierra se llega a tres construcciones propias de una película del Oeste, aunque tuneadas con el formato del street art. Al lado, una casa a medio construir; delante una piscina igualmente en desuso; y detrás, unas vertiginosas escaleras que conducen a la nada… ¿Qué era esto? El piso piloto de una urbanización que no llegó a construirse nunca. Las casetas –que nadie pudo aclararme para qué habían sido previstas– fueron pintadas por el artista canario Lauro Samblás autor de varios murales en Santa Cruz de Tenerife».

Antena de central abandonada en El Médano (Granadilla).

Antena de central abandonada en El Médano (Granadilla).

18. La antena (Granadilla de Abona). Ubicada en las proximidades de El Médano, localidad de Granadilla de Abona, en el camino hacia Montaña Pelada, aparece esta enorme antena de central termoeléctrica. Es el vestigio que quedó del intento de construir hace más diez años una instalación para producir y almacenar combustible con energía solar. La falta de permisos y el hecho de ocupar suelo protegido fueron los factores fundamentales que impidieron avanzar en una iniciativa abocada al desastre. Varias paginas web lo califican como uno de los lugares abandonados de Tenerife más increíbles e interesantes desde el punto de vista estético. Ideal como marco para inmortalizar el momento con el teléfono móvil. 

El Pino Esrengado de Arico es un peculiar árbol perdido en las medianías y torcido por el viento

Su construcción comenzó en 2008 y provocó unas cuantas denuncias vecinales. Este factor, unido a la carencia de los permisos necesarios, fue clave para que solo quedara la estructura de esta peculiar antena en medio del abandono y de la nada. Destaca su gran tamaño y la belleza de un entorno descuidado pero con magia, propio de series apocalípticas. Los visitantes, atraídos por las numerosas referencias en las redes sociales, reclaman mayor limpieza de la zona porque basuras y escombros. han convertido el lugar en un vertedero incontrolado y las autoridades deben intervenir con cierta urgencia.

El Embarcadero de Playa San Juan (Guía de Isora).

El Embarcadero de Playa San Juan (Guía de Isora).

19. El Embarcadero de Playa San Juan (Guía de Isora). Estas ruinas se encuentran en Playa San Juan, núcleo costero del municipio de Guía de Isora. En dirección al hotel Abama y en ruta sobre el litoral acantilado se encuentra la peculiar construcción. Un embarcadero para dar a salida a los productos agrícolas de la cercana Finca Agua Dulce explica su existencia igual que la de un motor para extraer el agua de los pozos. Un pasado de gran actividad en otros tiempos, cuando el sector primario era importante por su peso económico, y un presente de abandono. 

La estructura recuerda a otras ruinas muy famosas que también forman parte de estos veinte entornos únicos de Tenerife: las de La Gordejuela, en el municipio de Los Realejos. Algunas pintadas son auténticas huellas de amor en este rincón alejado de las miradas indiscretas. Resaltan las escaleras de piedra que permiten acceder a la mar. Hay que avanzar con cuidado porque la estructura está muy deteriorada y, además, hay peligro de desprendimientos. Después de todo se trata de ruinas. Hay paredes y muchos arcos, pero techos más bien pocos, por no decir ninguno. Al costado de las ruinas una playa de callaos, tan pequeña como bonita, y por el otro lado un gran acantilado virgen. Desde el punto más alto pueden apreciarse unas vistas extraordinarias.

Pino Esrengado de Arico,  con su característica y caprichosa forma horizontal.

Pino Esrengado de Arico, con su característica y caprichosa forma horizontal.

20. Pino Esrengado (Arico). Pinus canariensis, 10 metros de altura, 5 de diámetro de tronco y unos 300 años de edad. Es el perfil de un coloso, el pino esrengado o derrengado, que de las dos maneras se conoce. Dentro de la corona forestal de Tenerife, en el municipio de Arico, sobrevive este ejemplar aislado cuya copa crece horizontalmente hacia el oeste lo cual le da forma de arco y la sensación de que está acostado (esrengado). Una complicada y caprichosa forma geométrica que le da un porte muy especial. Fenómeno de resistencia natural, ya ha ganado su particular batalla al viento, siempre presente en esta zona. Aspirante a Árbol del año 2022, representa una especie autóctona, el pino canario, resistente al fuego y exportada a otras partes del planeta para reforestar áreas degradadas. 

La importancia del pino esrengado radica en su porte singular y en su situación aislada en el límite de su distribución natural, la zona más alta de la Corona Forestal, y en su adaptación al entorno ventoso y árido. Un pino con alma de sabina, por su similitud a la especie retorcida por el viento de El Hierro. Ha sobrevivido a todo tipo de vicisitudes: inundaciones, sequías, incendios, la acción del ser humano, y, por encima de todo, el alisio que sopla de manera constante y moldea su forma. Los promotores de su presentación al concurso nacional buscaban también darle relevancia para arreglar su entorno, dañado por el gran incendio de Arico en el verano de 2021.

Suscríbete para seguir leyendo