El gallego José Bértolo Fernández, de Casa Solla (Poio, Pontevedra), se alzó con el premio al mejor mojo en el III concurso nacional celebrado en el marco de Madrid Fusión por su propuesta de mojo verde con algas y colágeno de pil pil de pescado. Otro chef de fuera de Canarias, el mallorquín Josep Arenas Llompart, del restaurante Andreu Genestra, obtuvo el premio al mejor plato con la salsa típica de las islas armonizada con vinos de Tenerife por su culant (bizcocho) de mojo ahumado, berenjena asada, tendones y anguila ahumada. La Isla organizó una veintena de actividades en una intensa segunda jornada del congreso gastronómico que concluye hoy en el Ifema.

En el certamen de mojos participaron chefs de toda España con varias estrellas Michelin. Los seis finalistas mostraron las infinitas posibilidades y sutilezas que tienen los mojos de Tenerife en la cocina contemporánea. La participación de la Isla en Madrid Fusión continuó ayer con diversos talleres de productos locales y catas en los que municipios del norte y del sur mostraron lo mejor de su gastronomía.

Espacio novedoso.

El presidente del Cabildo, Pedro Martín recordó que, por primera vez este año, el expositor de Tenerife cuenta con un espacio específico para que los municipios presenten su oferta local diferenciada como parte esencial de su atractivo turístico. Resaltó «la presencia de estudiantes de hostelería, artesanos y otros profesionales porque ellos consiguen la excelencia en la gastronomía de Tenerife». El consejero del sector primario, Javier Parrilla, alabó la calidad de los productos de Tenerife con los que comienza a hacerse un hueco entre los destinos gastronómicos. La directora insular de Turismo, Laura Castro, puso en valor la gastronomía como complemento de un turismo sostenible. El consejero de Turismo de Tenerife, David Pérez, hizo hincapié en el esfuerzo por trasladar sabores, experiencias y productos de todos los rincones.

De toda la Isla.

El patudo de los Acantilados de los Gigantes, la cerveza artesanal La Ranilla de Puerto de la Cruz o el cochino negro de Adeje fueron protagonistas de la mano de los restauradores Samuel Morales (Pejeverde), Fran Rodríguez (Pancho) y Diego Ferro (Budha Sano). Candelaria, por su parte, ofrece hoy un taller sobre el cherne salado encebollado, a cargo de José Ignacio (La Casona del Vino); e Hilda Zapata y David Gibello lo impartieron el lunes sobre el condumio de conejo, plato tradicional de Icod de los Vinos.

Fiesta culinaria.

El puesto de Tenerife volvió a agotar las plazas en todas sus comidas y actividades en un día dedicado al sur. Comenzó con un desayuno entre plataneras, elaborado por los restaurantes Lucas Maes y Finca las Delicias. El almuerzo se centró en la armonía de sabores locales en la cocina de los hoteles, con los restaurantes Bocconcino (Royal Hideaway), Hotel Guía de Isora; Bogey (Las Madrigueras) y Donaire (Victoria). La merienda fue protagonizada por quesos del sur, maridados con vinos de las DO Abona, Valle de Güímar e Islas Canarias.

Atractivo mediático.

Durante la jornada pasaron por el este trozo de Tenerife en Madrid chefs y periodistas de prestigio como Joan Roca, Juanjo López, Joaquín Felipe, Ricard Camarena, Juanma Bellver o Carlos Maribona.

Un viaje de Tenerife al mundo


Un viaje de Tenerife al mundo. Adrián Bosch y Eduardo Domínguez, del restaurante San Hô, ubicado en La Caleta de Adeje y recientemente galardonado con una estrella Michelín, llenaron el Auditorio principal del congreso con una ponencia de título tan atractivo. Eso mismo, un recorrido desde la Isla al planeta universal de la gastronomía, fue lo que hiceiron. A lo largo del encuentro, los chefs explicaron que su trabajo se fundamenta en los recuerdos de infancia, en los sabores de Tenerife y en su gran equipo de productores locales. Aunque siempre repensados a partir de avanzadas técnicas de fermentación y la reinvención tinerfeña de los caldos dashi, claçsicos de la cocina japonesa. En sus elaboraciones utilizaron productos como morena y yema de huevo curada, calamar canario, esencia de cebolla, jengibre y mantequilla de miso joven, atún patudo, medregal de la restinga, caldo de puchero, miso envejecido o gofio. Un éxito. | J. D. M.