Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Sebastián vuelve al mar acompañado de los animales

El municipio adejero se vuelca con el santo en una de las fiestas religiosas más antiguas de Tenerife

| e.d.

En las imágenes, diversos momentos de las celebraciones por San Sebastián celebradas ayer por la mañana en la Caleta de Adeje. Sobre estas líneas, el alcalde, José Miguel Rodríguez Fraga, carga con la imagen del santo.

San Sebastián vuelve al mar acompañado de los animales

Miles de personas se congregaron ayer en la Caleta de Adeje para disfrutar del día grande de una de las celebraciones más antiguas de la Isla. Y es que San Sebastián es una festividad en honor del copatrono del municipio adejero que data del siglo XVIII en un lugar de culto previo a la Conquista. Los asistentes acudieron a la misa, la procesión por la playa de La Enramada y la bendición de animales.

San Sebastián vuelve al mar acompañado de los animales

Participaron 80 caballos, además de decenas de cabras, ovejas, perros, burros, camellos, ponis y aves, todos ellos acompañados por las personas propietarias y atendidos debidamente. Desde la organización se vallaron diferentes zonas para que los animales de mayor tamaño se mantuvieran en condiciones óptimas, bajo la sombra y con agua. La organización desplegó además personal veterinario durante toda la celebración para garantizar el bienestar animal en todo momento.

La procesión discurrió por la plaza y se dispuso hasta llegar a la playa de La Enramada, zona en la que los jinetes hicieron su tradicional entrada al mar y en la que había presencia de socorristas, Policía Local, Nacional y personal sanitario. Tras hacer su reverencia al mar, como es tradición, la comitiva se dirigió a la zona de El Humilladero. Finalmente, San Sebastián se posicionó en la entrada de la plaza, que también lleva su nombre, para presenciar la bendición de los animales.

El alcalde de Adeje, José Miguel Roodríguez Fraga, aseguró sobre «la fiesta del pueblo» que es «la de la gente y los animales, que cada año, a excepción de los de la pandemia, acuden con devoción». «San Sebastián nos vincula con la tradición y con el origen del pueblo, el cual se remonta al encuentro entre castellanos, portugueses y nativos. A partir de ese momento se construye este lugar», subrayó Rodríguez Fraga.

La historia de la fiesta de San Sebastián en Adeje se inició en los primeros años del siglo XVIII en un lugar de culto previo a la Conquista de los castellanos. Con el devenir de los años, ha ido evolucionando conjuntamente con los cambios sociales. Desde el principio ha sido una fiesta relacionada con el mundo del campo. Muchos campesinos, no sólo de Adeje sino de todo el Sur e incluso de la Isla, fueron sumándose a esta fiesta y haciéndola suya.

La venerada talla adejera de San Sebastián, que fue traída al municipio por solicitud del párroco Eulogio Gutiérrez Estévez (1851-1917, natural de Icod de los Vinos y que estuvo 17 años en Adeje), cumple este año un siglo de historia. A esta imagen se le atribuyen numerosos milagros. Todavía hoy, muchas son las personas que recurren a San Sebastián de Adeje con la esperanza de una rápida curación de sus dolencias o para solicitar algún favor o cumplir con la promesa.

La convivencia y la tranquilidad fueron la tónica de la celebración. Todas las zonas ajardinadas fueron habilitadas para que las personas pudieran disfrutar de la fiesta en la que se dieron cita muchas personas de todas las edades, procedencias y culturas.

Sobre la historia, el alcalde apuntó que «es posible que sea la fiesta más antigua del sur de Tenerife». «Ya los guanches tenían celebraciones en esta zona y, tras la cristianización, se siguió celebrando y esa continuidad, que ha sido totalmente espontánea, es una raíz profunda que nos dice que nosotros no nos agotamos en nuestra individualidad sino que pertenecemos a una comunidad», concluyó.

Compartir el artículo

stats