Pueblos con misterio, abandonados tras la despoblación y el camino de la ciudadanía hacía zonas más cerca de los servicios. De ellos hay numerosos en Canarias, pero son dos sitios concretos los que acumulan más misterio entre sus paredes. Historias de leyendas, mitos y hasta bulos forjados a lo largo de los años han sido suficiente para que estos dos lugares formen parte de la lista de 13 lugares más misteriosos de España, elaborada por Expansión.

La publicación recorre la geografía española tras historias de terror auspiciadas bajo muros ya inhabitados, aunque concentra la mayor parte en Cataluña. No obstante, dos han sido los que han llamado la atención del medio en Tenerife y ambos comparten el inicio de su historia: construidos con la idea de ser centro de cura y con el paso de los años castigados por el abandono.

Zona de la leprosería de Abades.

El primero de ellos se encuentra en el sur de la Isla, en la localidad de Abades. Una zona compuesta por varias edificaciones que se idearon inicialmente como sanatorio para enfermos de lepra.

Se trataba de mantener aislados a los casi 200 pacientes que había entonces en la Isla. Sin embargo, ninguno de ellos llegó a pasar por esta zona que pasó más tarde a ser de titularidad militar.

Hoy es de propiedad privada y ha sido objeto de deseo por diferentes promotoras para instalar un gran proyecto turístico

El viejo sanatorio del Teide desaparece para cumplir la normativa sobre paisaje. E. D.

Sanatorio del Teide

Un sanatorio para enfermedades respiratorias se empezó a construir en los años 30 del siglo XX. De la construcción prevista, se mantuvieron en pie alrededor de nueve edificiaciones. Su ubicación: El Parque Nacional del Teide.

Las casas se distribucían en cuatro zonas relativamente alejadas, con entre 199 y 83 metros cuadrados construidos. La superficie total edificada rondaba los 654, a los que se sumaban r más de 189 metros cúbicos de muros.

El pasado mes de febrero se llevó a cabo su demolición por parte del Cabildo de Tenerife, una tarea que no ha sido suficiente para que Expansión saque a esta zona de la lista de lugares más misteriores del país.