El Consejo Insular de Aguas de Tenerife (Ciatf) anuncia la construcción de una dasalinizadora en el Valle de Güímar. Para ello, informa de que trabaja en la redacción de un proyecto para instalar dicha infraestructura en el polígono industrial. La desaladora tendrá capacidad para alcanzar los 14.000 metros cúbicos de producción al día, con la posibilidad de llegar a los 21.000 metros cúbicos.

«La redacción de este proyecto ha comenzado el pasado verano y estará finalizado en el primer trimestre del 2023», ha indicado el consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático del Cabildo de Tenerife, Javier Rodríguez Medina, quien añadió que «damos otro paso más para liberar la tensión hídrica de la comarca, donde ya se han puesto en marcha otras medidas como la depuradora de aguas urbanas y la del propio polígono, para solventar una situación caótica en cuanto al tratamiento de las aguas en toda la zona».

La redacción de este proyecto tiene un coste que superará los 200.000 euros. El consejero ha explicado que en él se incluirá la impulsión al depósito de cabecera (situado a una cota de 175 metros sobre el nivel del mar) así como el propio depósito de cabecera, que se ejecuta el correspondiente a la primera fase y que podrá alojar 7.000 metros cúbicos.

La instalación de esta infraestructura permitirá abastecer a la comarca central del Sureste de agua desalada, a buen precio y de buena calidad, como se produce en la actualidad en otros lugares de la Isla, citando el caso de en Granadilla de Abona.

Javier Rodríguez dice que «se da un paso más para liberar la comarca de la tensión hídrica que sufre»

Entre las soluciones citadas por Rodríguez Medina para el grave problema del agua residual y de vertidos al mar en el Valle de Güímar citó la depuradora industrial, puesta en servicio en periodo de pruebas el pasado 17 de marzo. Ese día las aguas residuales industriales del polígono fueron conectadas a la Estación Depuradora de Aguas Residuales Industriales (Edari), «una vez se ha puesto en marcha el proceso de tratamiento biológico, el penúltimo paso antes de que la estación funcione al cien por cien con todas las garantías de depuración». El vertido prolongado de aguas residuales al mar, que se realizó sin autorización durante un periodo, motivó multas millonarias impuestas por la Unión Europea.

Pero la comarca tiene pendiente de completar la puesta en funcionamiento oficial de la depuradora de aguas urbanas. Podrá producir cuando esté finalizada 7.000 metros cúbicos de agua regenerada al día. Recogerá y tratará las aguas residuales de la Costa Sur de Candelaria, El Carretón, los cascos urbanos de Güímar y Arafo, el Malpaís de Güímar, la Costa Norte de Candelaria y el Puertito de Güímar.

Ambos proyectos suponen una inversión de 20 millones de euros, a los que habrá que sumar el coste de la desalinizadora que ahora anuncia el Cabildo.