Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eva Gaspar Experta en desarrollo y distribución de videojuego e invitada en el foro ‘Gamelab’

«Tengo interés en comprobar la opción de Tenerife como nicho empresarial»

«Nunca he estado en la Isla y me hace ilusión porque mis padres fueron de viaje de novios»

| e.d.

Eva Gaspar (Barcelona,1977) es una de las mujeres más influyentes en el desarrollo y distribución de videojuegos en España y Europa. Lleva dos décadas en la industria, ha liderado múltiples proyectos y ejerce como CEO –directora ejecutiva– de Abylight Barcelona, de los estudios indies (independientes) más grandes. Llega a Tenerife de la mano del encuentro especializado Gamelab, mañana en el Auditorio.


La presentan como una de las mujeres más influyentes en el desarrollo y distribución de videojuegos en España y en Europa. ¿Es para tanto?

Creo que tiene que ver con el tiempo que llevo en este mundo, desde 1999, y no con la condición femenina. Entré en Abylight como consultora en 2008, en 2010 me convertí en socia y al año siguiente en CEO y accionista mayoritaria. En este sector hay mucha mortandad y la gente se quema por la presión y el esfuerzo. La media de duración de este tipo de negocios es de dos años, nosotros somos una excepción. Hay éxitos, claro, pero por cada uno de ellos muchos fracasos. En mi caso he demostrado resiliencia. Lancé la idea de la asociación de desarrolladores independientes Profesional Associated Developers (PAD) para dar visibilidad a los pequeños en este mundo donde todo se reducía a cuatro o cinco jugadores. Además de participar en eventos europeos.

¿Cómo y por qué entró en este mundo?

Me crié entre videojuegos como parte habitual del ocio cuando era una niña, pero nunca pensé en dedicarme a su producción y distribución. Mi padre viajaba bastante por trabajo y nos traía juegos de todas partes. En 1986 estuvo en Japón y volvió con mucho entretenimiento, consolas, ordenadores, arcade –máquinas recreativas–… Jamás se me pasó por la cabeza que pudiera dedicarme a los videojuegos ni menos a hacerlos. Entendía que se creaban lejos, en Estados Unidos o en Japón. Pero empecé y aquí estamos aún.

¿Qué es Abylight Barcelona?

Es una empresa que desarrolla videojuegos desde 2003 y los publica a partir de 2008. Desde 2020 los distribuimos a través de una tienda online. Somos en total unas veinte personas, un equipo pequeño para el sector. Ahora desarrollamos un juego estrella de estrategia y simulación, One Military Camp, el proyecto más importante que hemos afrontado y próximo a salir. Una parte muy importante del trabajo que hacemos.

Además, prestan servicios a otras empresas de la industria.

Desde el año 2016 nos centramos en la creación y difusión de videojuegos, nuestros o de otros creadores, y no tanto como al principio en la de tecnología, aunque la usamos pero siempre de manera complementaria.

¿Cuál es el momento actual de esta industria en España?

Pues desde hace una década hay un avance tras una larga travesía en el desierto en la que todo iba a cámara lenta. La senda es hacia la consolidación de una estructura industrial. Respecto al talento, que supuestamente siempre ha habido en este país, tengo alguna duda porque se contrataba mucha gente de fuera, pero la evolución de estos diez años también ha sido positiva en eso. Desde lo público, con una oferta formativa muy superior de estudios universitarios especializados, y también desde lo privado con otros profesionales. Se ha creado un ecosistema de recursos que ha permitido a equipos pequeños culminar su trabajo y situarse en el sector. Un semáforo de la transformación de es la consideración social. Antes, cuando decías que trabajabas en esto casi te daban el pésame o te tomaban por loco, mientras que ahora prácticamente te ponen la alfombra roja. Incluso te ven con admiración y hasta te relacionan con tener dinero que no es el caso (ríe). Admiración, respeto y visibilidad, en resumen. Se nota también esa evolución en las colaboraciones con este mundo de artistas consagrados, algo que hasta no hace mucho tiempo era impensable. Lo cierto es que hay ya empresas con más cinco años de vida y antes eran una excepción.

¿También tiene una traducción social y económica ese cambio de paradigma?

Pues sí. Hasta los bancos ven el sector ideal para invertir. Como anécdota, digo que si hace unos años, en 2010, nos negaban una línea de crédito muy modesta, de apenas 10.000 euros, ahora se pelean por ofrecernos una cantidad bastante superior, multiplicada por unos cuantos ceros. Ejemplo de un cambio social y cultural hacia lo que hoy en día se ha consolidado como una industria. También ha cambiado para mejor el papel de la mujer en el sector.

¿De qué hablará en Tenerife?

Del desarrolo del sistema indie y de la posibilidad de crecer a partir de ese modelo sin pertenecer a una gran empresa o fondo. Cómo llegar desde la perspectiva de los creadores a una masa de la población en el desarrollo de videojuegos y luego en el proceso de venderlos, la manera de colocarlos en las tiendas. Aunque queda todavía alguna física, la inmensa mayoría son hoy en día digitales.

¿La Isla es un buen lugar como posible nicho de empresas de este tipo?

He visto en redes lo de las ventajas fiscales. No he estado nunca en la Isla y la verdad es que me hace mucha ilusión porque mis padres fueron allí de viaje de novios. Quiero comprobar directamente esas posibilidades, aunque soy un poco reticente a tener que residir pese a saber que es un paraíso. Incluso, hay un miembro de nuestro equipo que vive en Tenerife. A nivel empresarial, tengo interés en ver primero y analizar luego.

Compartir el artículo

stats