Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ADEJE| Proyecto turístico en el Puertito

Un informe externo ciñe la presencia de la ‘viborina triste’ al 2% de Cuna del Alma

El documento refleja la presencia de 165 ejemplares adultos (uno con flores) y 1.177 plántulas | La empresa planteará que le autoricen a seguir trabajando en el 96% del suelo

Infografía del proyecto Cuna del Alma, con una piscina integrada en la roca. E. D.

El informe botánico encargado por el Cabildo de Tenerife limita la presencia de la planta viborina triste (Echium triste) a 8.605 metros cuadrados, el 2% de los 437.000 que abarca el proyecto turístico Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje. La promotora solicitará que se le autorice a reanudar las obras en el 96% del suelo sin afección alguna (hay otro 2% suspendido por la existencia de restos arqueológicos).

El Informe botánico sobre el ámbito del proyecto Cuna del Alma. Sector SO-6 Puertito de Adeje (Tenerife) consta de 39 páginas y fue elaborado por los biólogos de la empresa de servicios ambientales Bejeque Medio Ambiente, por encargo del Cabildo de Tenerife. Esta planta está incluida en el anexo IV del Catálogo Canario de Especies Protegidas, dentro de la categoría de protección especial. Se encuentra en las vertientes meridional y suroccidental de Tenerife y La Gomera y se desarrolla hasta los 350 metros sobre el nivel del mar en laderas o en bordes de cultivos abandonados, carreteras y pistas de tierra.

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias dio a conocer, el viernes pasado, la paralización cautelar de las obras correspondientes al proyecto turístico Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje. El área que gestiona el consejero regional José Antonio Valbuena justifica la medida señalando la presencia de ejemplares de la planta viborina triste (Echium triste), por lo que los trabajos suponen una «amenaza inminente de daño ambiental sobre flora silvestre protegida». Además, Valbuena sostiene que «el proyecto de Cuna del Alma carecía del estudio de impacto ambiental conforme a la ley».

«Lo dejaremos en manos de los técnicos, que son los que tienen que opinar al respecto»

Pedro Martín - Presidente del Cabildo

decoration

La viborina triste es un endemismo canario, «una especial anual o bianual, herbácea, con hojas lineares e híspidas en roseta basal y flores en inflorescencia con algunas cimas laterales, de corola de color blanco o rosado pálido, con tubo estrecho y estambres ligeramente más largos que esta», según la definición contenida en el informe botánico con el que cuenta el Cabildo.

«No hay datos o indicios de que se haya producido o se esté produciendo una regresión en el área de ocupación», especifican los biólogos, quienes estimaron la población de la viborina triste «en 165 ejemplares adultos (solo uno con flores) y 1.177 plántulas distribuidas en 17 núcleos».

Medidas correctoras

La empresa promotora trabaja en las alegaciones que presentará, para lo que tiene un plazo de 15 días desde que el viernes pasado le fue notificada la suspensión cautelar de la construcción del complejo turístico por parte de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias. En las mismas planteará la adopción de medidas correctoras a fin de continuar con el desarrollo de la obra, teniendo en cuenta que, además, trata de no afectar a esta especie protegida desde el momento en que se constató su presencia, según manifiestan fuentes autorizadas.

«Encadenamos una oposición radical y sin fundamento a los proyectos estratégicos»

Roberto Ucelay - Presidente del CEST

decoration

En todo caso, el Gobierno de Canarias cuenta con un plazo de hasta nueve meses de plazo por ley para resolver el expediente abierto el viernes, día 11. «Estamos a la espera de lo que se plantea para saber cuál es el sentido de esa resolución definitiva», declaró el consejero José Antonio Valbuena. Cabe recordar que el Ayuntamiento de Adeje, además, sostiene que los trabajos que se realizaban están amparado por el Plan General de Ordenación y se corresponden con la urbanización del ámbito en el que se desarrollará el proyecto turístico, trabajos que «no requieren licencia de obra o informe ambiental». Sin embargo, Valbuena discrepa: «Era necesario para la concesión de la licencia que el proyecto tuviese declaración de impacto ambiental».

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, anunció ayer que «estamos estudiando la decisión de la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias porque tenemos que informar sobre ella. Lo dejaremos en manos de los técnicos, de los especialistas, que son los que tienen que opinar al respecto. Haremos una evaluación y emitiremos en las próximas semanas nuestro informe preceptivo. Quedo a la espera de lo que nos indiquen los funcionarios del Cabildo».

La promotora anunció la semana pasada que estudia reclamar los derechos adquiridos por contar con las licencias preceptivas y el Ayuntamiento advirtió que cada administración debe ser consecuente con sus decisiones. Las patronales señalaron que se genera inseguridad jurídica. Ayer Salvar la Tejita dijo que «resulta un espectáculo grotesco en un estado de derecho tener que oír que el cumplimiento de la ley pone en riesgo y resulta incompatible con ciertos modelos de negocio de los sectores de la construcción y del turístico que operan en el archipiélago».

El CEST alerta del bloqueo continuado al desarrollo estratégico

El Círculo de Empresarios y Profesionales del Sur de Tenerife (CEST) «lamenta la situación de incertidumbre generada en torno a cualquier proyecto estratégico que decida emprenderse en la Isla» y alerta de que «se está produciendo un bloqueo continuado a nuestro desarrollo socioeconómico». Su presidente, Roberto Ucelay, quien cita como ejemplo la paralización cautelar de las obras de Cuna del Alma, asegura que «es desconcertante que a un proyecto de esta entidad, tras años de tramitación, de pasar por prácticamente todas las administraciones y exposiciones al público, ahora se le imputen ilegalidades y le cubra una sombra de sospecha». El caso del proyecto de Cuna del Alma «es uno de los múltiples que en los últimos años hemos sufrido y que generan pérdida de credibilidad hacia nuestro sistema y el desarrollo de nuevos proyectos en nuestra Isla». A su juicio, «es increíble que tras años de tramitación administrativa y de innumerables filtros y procesos burocráticos, siempre parece existir el riesgo de que, en cualquier momento, se paralicen las iniciativas argumentando simples cuestiones formales». Roberto Ucelay llama a las administraciones a hacer autocrítica, ya que, como en la sociedad, «genera de forma permanente la sombra de la sospecha sobre todas las actuaciones que se emprenden desde lo público». Algo que «no es sano para la sociedad y produce un daño irreparable a nuestra economía». Recuerda que «encadenamos una oposición radical y sin fundamentos de peso a todos los proyectos estratégicos que se plantean para Tenerife, usando la bandera del ecologismo cuando en realidad se trata de simples confrontaciones políticas». Como ejemplos cita los puertos de Fonsalía y Granadilla y el hotel en La Tejita. «Nos preguntamos por qué no se escuchan las voces de los ecologistas ni del movimiento político que abandera el no por el no cuando llevamos décadas de destrucción de las medianías, la ocupación ilegal del litoral o las parcelaciones clandestinas sin control, entre otras», concluye el presidente del CEST.

Compartir el artículo

stats