La secretaria general de Innovación del Gobierno central, Teresa Riesgo Alcaide, asegura que «en España tenemos entre un 25% y un 30% de mujeres matriculadas en ingenierías, arquitecturas, informática, etc. Esto quiere decir que lo que estamos haciendo es recoger muy poco talento para aquellos ámbitos que más talento necesitamos». Con tal premisa, concluye que «es uno de los aspectos que tenemos que solucionar, al mismo tiempo que avanzamos socialmente en referencia a la igualdad».

Desde el departamento que gestiona en el Ministerio de Ciencia e Innovación «se aplican medidas para que las mujeres puedan tener acceso a los recursos que por la vía ordinaria no podrían». En esta línea, apunta a la importancia que tienen los referentes, de ahí la relevancia de la presencia de las mujeres en la ciencia y la tecnología.

Así lo expuso ayer, vía telemática, en la II Jornada de Mujer, Innovación y Ciencia, organizadas por el Ayuntamiento de Adeje, la Red Innpulso y el Ministerio de Ciencia e Innovación y celebradas en el Centro de Desarrollo Turístico Costa Adeje (Cdtca.

Un encuentro para poner en valor el papel y las aportaciones de las mujeres científicas en la sociedad. A este evento nacional acudieron los municipios adheridos a la Red Innpulso, el Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres de la Universidad de La Laguna, el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias y el Parque Científico y Tecnológico de Tenerife (PCTT) y representantes de la sociedad.

El alcalde, José Miguel Rodríguez Fraga, resalta que «estas jornadas también nos han servido para pensar lo que nos hemos perdido por haber dejado de lado el trabajo y esfuerzo que históricamente han hecho las mujeres. Por eso, estos encuentros son tan importantes. Rodríguiez Fraga subraya que «hay que seguir en esta dirección, asumir este compromiso de trabajar por la igualdad, porque no hay otro camino».

Carlos Andrés Navarro, copresidente de la Red Innpulso, sostiene que «nos queda mucho que avanzar en materia de igualdad y su aplicación en el mundo de la ciencia». Plantea que «la tecnología, las matemáticas, la física y su impacto en la sostenibilidad son las grandes aliadas en esta nueva etapa, por lo que es imprescindible que la comunidad científica siga creciendo y, para ello, es fundamental que las mujeres científicas sigan sumándose».

Los ponentes defendieron que fomentar la educación en carreras tecnológicas entre las mujeres debe ser prioritario, en la ciencia, las matemáticas, la innovación, la tecnología está recogido el futuro y no se puede abordar sin la perspectiva femenina. Las soluciones a las dificultades deben venir de la mano de mujeres y hombres. Sostienen que las mujeres deben animarse a estudiar carreras científico-tecnológicas, para lo que se llevan a cabo programas de investigación en los que se involucra a la mujer como parte del desarrollo desde la concepción, así como la formación especializada y la creación de programas tecnológicos que puedan ser aplicados al tejido social que también contribuye a disminuir la desigualdad existente.