Candelaria es más de la tradición local de los finados que de Halloween. Después de 2 años regresó el lunes por la noche esta celebración a la Plaza de Santa Ana. Una actividad que pretende poner en valor las tradiciones canarias el 31 de octubre, noche de finados, en la que las familias y los amigos se reunían para recordar a sus seres queridos fallecidos.

Desde el domingo comenzó la organización con la preparación por parte de un grupo de vecinos y vecinas que prepararon los 150 kilos de castañas que son el principal ingrediente de esta celebración junto a la música de las parrandas del municipio, el gofio y los rosquetes. El evento que se ha ido consolidando con el paso de los años y que cuenta con la implicación de los grupos de Facebook Candelaria Forever y Candelaria Hoy, y la colaboración del Ayuntamiento. La Noche de los Finados consiste en poner ofrendas en las lápidas de los seres queridos, como quintales de cereal, garrafones de vino, carneros vivos, cestas de pan, castañas o rosquetesque servían para sufragar los gastos de entierros y misas de Ánimas.