Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno | Una sesión centrada en los asuntos sociales

Franquet calma a las familias y niega trato vejatorio en los centros sociosanitarios

La consejera de Acción Social defiende a los 1.900 trabajadores del IASS y su labor para atender a más de 15.000 usuarios | Critica al Comité de Empresa y la denuncia de CC

Marián Franquet, durante el pleno de ayer. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

«Errores y carencias, sí, pero ni trato vejatorio ni niños que se bañan con agua fría o falta de comida. Si tenemos alguna sospecha en este sentido acudiríamos directamente a la Fiscalía». La reflexión es de la consejera insular de Acción Social, Marián Franquet, y va dirigida a los familiares de los pacientes de los centros sociosanitarios del Cabildo «para su tranquilidad». Ella protagonizó el pleno extraordinario y urgente, a petición propia para responder a las acusaciones del Comité de Empresa del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria de Tenerife (IASS). Su presidente, José Luis Gutiérrez, y Coalición Canaria por la rueda de prensa «irresponsable» que ofreció «de inmediato» tras las quejas públicas fueron el centro de sus críticas. Gutiérrez ya denunció al presidente insular, Pedro Martín, y a la propia Franquet por el traslado de los usuarios del Hospital Febles Campos, una causa que archivó la jueza. Este caso reapareció en varias ocasiones en el transcurso del debate.

Franquet defendió la gestión de los 1.900 trabajadores y la atención que prestan a más de 15.000 personas en la Isla. Recalcó que, si bien hay cuestiones a mejorar que se afrontan «sudando la camiseta cada día», los usuarios de los centros sociosanitarios dependientes del Cabildo «reciben un trato digno y adecuado a sus necesidades»

La consejera incidió en que «cualquier empleado o empleada del IASS denunciaría de manera inmediata ante la fiscalía una supuesta situación de maltrato». Se mostró molesta con el hecho de que el Comité de Empresa –en un documento firmado por todas las fuerzas sindicales– amenazara con una querella criminal «si no se resuelve en el plazo de un mes la Relación de puestos de Trabajo (RPT) del personal laboral».

Franquet lo califica de «un proceso complejo», pero en marcha. Al respecto anunció que el próximo 8 de noviembre la estabilización de 169 trabajadores del personal laboral se llevará al Consejo de Gobierno para ser aprobada en el pleno del mes que viene.

Franquet definió como «actitud totalmente irresponsable» la mostrada por Coalición Canaria «al dar por buenas las afirmaciones sin haber contrastado la información recogida en el escrito y generar una injustificada alarma social».

«El IASS no es perfecto, pero no se tortura sino que se da una atención digna y adecuada»

Marián Franquet - Consejera de Acción Social

decoration

La consejera de Acción Social reconoció que hay cuestiones en la gestión del IASS que son «mejorables, como las de cualquier administración pública», si bien añadió que la mayoría de las anomalías que se mencionan responden a «problemas puntuales, a los que se va dando solución a medida que se van planteando».

«El IASS no es perfecto pero los usuarios no solo no están siendo maltratados sino que se les atiende y se da un trato digno y adecuado a sus necesidades y requerimientos. No hay torturadores», añadió Franquet. La consejera recordó los nueve centros de gestión directa y todas las entidades con las que colabora el Instituto a través del Anillo de Políticas Sociales. Más de 16.000 personas.

Sobre las carencias denunciadas, Franquet aseguró que «muchos de los problemas para cubrir las bajas y los permisos del personal tienen su origen en los cambios de contratación que establece la reforma laboral y a la falta generalizada de profesionales del ámbito sociosanitario».

Asimismo, la consejera explicó que los profesionales que están en las listas de reserva del IASS pueden decidir a qué centro van, lo que ralentiza el proceso para cubrir las vacantes en algunos menos atractivos que otros. Pese a ello, añadió que «cada mes se realizan numerosos contratos laborales para dar respuesta a las necesidades organizativas». Destacó que «desde 2019 se ha incrementado en 10 millones de euros el presupuesto para gastos de personal».

«Desde 2019 se han incrementado los gastos de personal en diez millones de euros»

decoration

Marián Franquet recordó también la reciente aprobación de 28 nuevas plazas de funcionarios con las que, por primera vez en 20 años se refuerza la estructura administrativa del IASS, cuya plantilla aumenta de 70 a 98 personas. Un cambio «clave» para pasar de una unidad administrativa a cinco, ya que en dos décadas ha contado con el mismo equipo a pesar de triplicar su presupuesto y aumentar de manera significativa el número de personas atendidas.

Coalición Canaria, con la participación destacada de Juana María Reyes, exresponsable del IASS, planteó «la baja ejecución presupuestaria en el área». Además solicitó «una actuación inmediata y urgente en los centros para dotarlos de recursos humanos y materiales, así como ofrecer un trato digno a los usuarios». Los nacionalistas consideran «grave» la situación. El portavoz, Carlos Alonso, ausente ayer al estar de viaje, señala que «tuvimos conocimiento a raíz de la denuncia sindical». «La consejera ha reconocido una mala gestión en el IASS y que falta material y recursos humanos. Lo que tiene que hacer es solucionarlo y no escurrir el bulto y echar la culpa a los demás», concluyó.

Gritos, tensión y desalojo en el salón de plenos

Los trabajadores del IASS, miembros, además, del Comité de empresa, supieron esperar pacientemente su oportunidad durante todo el día. Desde por la mañana ocuparon sus asientos en el Salón de Plenos y aguantaron bastantes horas, tantas como su traducción en 35 puntos y dos recesos. Esta vez su estrategia no fue como en ocasiones anteriores hacer ruido a las puertas sino la intervención directa. Antes de que hablara Marián Franquet empezaron los gritos, las consignas y de nuevo mucho ruido. Ya no eran cuatro por la tarde como al principio sino una decena. El presidente Pedro Martín lidió el toro como pudo y les garantizó que hablarían después del pleno. Ya habían sentado un precedente las activistas contra la obra de Cuna del Alma. Martín intentó con tranquilidad que esta vez fuera igual pero no fue posible. La tensión volvió al rato cuando Franquet terminó su primera intervención. Alguno acusó a Martín de ser el culpable y este lo encajó bien. Intervinieron los guardias de seguridad y los trabajadores desalojaron voluntariamente el salón plenos. Hubo luego unanimidad en «lamentar» lo ocurrido y en reflejar que, aunque tuvieran razón, con las formas la perdieron., María José Belda aprovechó para reclamar cambios en el Reglamento para permitir la participación ciudadana porque «esta es la única institución de la Isla donde no es posible». El presidente, con su tono moderado, pero firme, mantuvo el rumbo de una sesión muy complicada. La tensión fue de más a menos hasta derivar en la necesidad del diálogo con los trabajadores sin crispación».

Compartir el artículo

stats