Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asuntos sociales | Situación de las instalaciones para dependientes

Los centros públicos para mayores presentan «graves» deficiencias

El presidente del Comité de Empresa del IASS denuncia la pésima atención y amenaza con acudir a los tribunales

Los centros públicos para mayores presentan «graves» deficiencias ED

Uso de ropa de cama sucia «e incluso con restos de heces», utilización de fundas de almohadas como toallas, la falta de aire acondicionado, esperas para el cambio de pañal, camas demasiado pequeñas, días enteros en los que los mayores solo reciben bocadillos para comer... Esta es la situación que sufren los dependientes, sobre todo mayores, atendidos en los centros públicos del Cabildo de Tenerife. Lo denuncia el presidente del Comité de Empresa Único del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), José Luis Gutiérrez. En un escrito dirigido al presidente de la Corporación insular, Pedro Martín, amenaza con la presentación de una querella criminal contra los responsables de la institución insular y el IASS «por los presuntos delitos de vejaciones, trato degradante y malos tratos contra los colectivos de mayores, mujer, menores y personas con capacidad».

Gutiérrez expone en el documento que el pasado día 13 todos los sindicatos con representación en el IASS (ATC, CCOO, Satse y MIO) abordaron el problema y coincidieron en la «grave situación» que atraviesan las unidades técnicas, así como los hospitales para mayores, centros de menores, de mujeres víctimas de violencia machista y de personas con capacidad diferenciada. Ese intercambio de pareceres se produjo durante una reunión en la que los representantes de los distintos centros pusieron de manifiesto las «graves carencias de personal, tanto sanitario como educativo, así como en los servicios de cocina, limpieza y otras áreas». «Además, existe una grave deficiencia de medios en nuestros centros, pues falta ropa plana, enseres, equipamientos, mobiliario, provisiones y demás materiales para la atención a los usuarios», exponen los representantes de los trabajadores.

El Comité de Empresa presidido por José Luis Gutiérrez mantiene una línea muy crítica con los responsables del Cabildo, gobernado por PSOE y Ciudadanos, y el IASS desde que en junio de 2020 eliminaron el programa Ansina, que habían creado los gobiernos anteriores de Coalición Canaria cuando los nacionalistas llevaron los asuntos sociales. El propio Gutiérrez presentó una denuncia por presuntas irregularidades en el plan –pendiente de ejecución– para trasladar a los pacientes del hospital Febles Campos de Santa Cruz a unas nuevas instalaciones, más adecuadas y modernas, en el Seminario Diocesano de La Laguna.

El Juzgado de Instrucción nº 4 de Santa Cruz acordó en mayo el archivo de la causa al acreditar la jueza que «no hay ningún indicio delictivo que sostenga la querella del Comité de Empresa del organismo y del Sindicato Asamblea de Trabajadores de Canarias». El presidente insular, Pedro Martín, aseguró entonces que el fallo judicial «demostró que esta querella, presentada y liderada por José Luis Gutiérrez, forma parte de una estrategia malintencionada».

Preguntado ayer por esta nueva denuncia, el Cabildo rehusó manifestarse. Sí se pronunció en declaraciones al digital Atlántico Hoy Pedro Martín. «Los 16 escritos han sido una estrategia para sentar las bases de esta querella; ya lo veíamos venir». «Es un argumentario», dijo al digital. Pedro Martín añadió que en el caso Febles Campos «la jueza procedió al archivo señalando que Gutiérrez había actuado con un interés político». En concreto, el auto de archivo recoge que «parece trasmitirse que la parte querellante únicamente pone en tela de juicio la gestión, procedimientos, proyectos, obras y soluciones a este grave problema social promovidos por el equipo de gobierno contrario al que representa en esta causa la acusación particular».

En cualquier caso, el mandatario insular expresó a Atlántico Hoy que Gutiérrez «está en su derecho de presentar las denuncias que crea oportunas». «Nosotros nos defenderemos. Nos asiste la razón y que los tribunales pondrán todo en su sitio», matizó. El consejero insular Javier Rodríguez, también del grupo socialista, apuntó ayer en Radio Club Tenerife que se estaban revisando los nuevos hechos denunciados por el Comité de Empresa. Admitió que se dieron solo bocadillos a los internos de un centro de Icod durante cinco días por «un problema puntual» con el cocinero.

En su escrito, el Comité de Empresa Único del IASS indica que la situación que denuncian «está provocando daños muy graves a la integridad de los usuarios». Y considera: «La situación es escandalosa, la más grave y peor de las sufridas en los centros y hospitales del IASS durante los últimos años». En adelante, el relato entra en detalles sobre lo que, siempre según su versión, se produce en estos espacios. Como ejemplo se señala que «cuando un paciente mayor sufre por las altas temperaturas del verano por falta de aire acondicionado en los hospitales, se atenta contra sus derechos». «Cuando los pacientes mayores deben esperar por un cambio de pañal o que después del baño, por falta de toallas, se les seca con un pañal/empapador o una funda de almohada, se atenta contra su dignidad».

«Maltrato a la dignidad»

El documento prosigue: «lgualmente denuncian que por falta de ropa de cama a veces deben acostar a los usuarios con sabanas o fundas de almohadas sucias e incluso con restos de heces que se cubren como pueden. La situación supone un maltrato a la dignidad de los usuarios mayores». A continuación se refiere a otros recintos fuera del ámbito de los mayores. «Los representantes no pueden admitir que por falta de personal educativo, en un hogar de menores, o de personas con capacidad diferente, no se les pueda atender de forma satisfactoria y se vulneren sus derechos». También recoge: «Denuncian que, cuando por falta de personal en el centro de la mujer se pone en riesgo a los menores, pretendiendo que un solo trabajador atienda a todos los menores cuando sus madres no están en el centro, se comete una imprudencia temeraria; o que, cuando por falta de agua en un centro no se puede bañar a un bebé, se atenta contra su dignidad y derechos más básicos».

Gutiérrez enumera hasta 16 escritos dirigidos a la presidenta del IASS, Marián Franquet, de los que, asegura, «no ha contestado ni a uno solo». En este escenario, requiere al presidente insular para que en un máximo de 30 días se apruebe por el Consejo de Gobierno lnsular la modificación de la relación de puestos de trabajo del personal laboral del IASS que había sido acordada, así como que se garantice la provisión de enseres y materiales básicos y suministro estable de agua en todos los centros. Y advierten de que, en caso contrario, emprenderá acciones judiciales.

Compartir el artículo

stats