El Cabildo de Tenerife crea 259 plazas nuevas de atención a la salud mental en la isla

El objetivo final es mejorar la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades mentales y promover su autonomía

La consejera de Acción Social del Cabildo de Teneirfe, Marian Franquet, en una visita a una unidad de salud mental

La consejera de Acción Social del Cabildo de Teneirfe, Marian Franquet, en una visita a una unidad de salud mental / CABILDO DE TENERIFE

El Cabildo de Tenerife, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), ha creado en el actual mandato un total de 259 plazas nuevas para atender la salud mental y garantizar así el bienestar de las personas, alcanzando más de 930 plazas en este ámbito en la isla.

Esta iniciativa se suma al apoyo que desde la corporación insular se presta a las entidades del tercer sector a través del Anillo Insular de Políticas Sociales, que atienden a cerca de 1.000 personas en aspectos vinculados a la prevención, sensibilización y descentralización de los servicios en el territorio insular.

La vicepresidenta tercera y consejera de Acción Social del Cabildo de Tenerife, Marián Franquet, explica en una nota que el objetivo final es mejorar la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades mentales y promover su autonomía.

"La salud mental ha sido un objetivo prioritario desde que llegamos al Cabildo, ya que, desgraciadamente, lleva aparejado un estigma que, entre todas y todos, tenemos la responsabilidad de vencer", explica.

En esta línea, insiste en que se les debe permitir y ayudar "a que lleven una vida normal".

Asimismo, la también presidenta del IASS destaca los recursos residenciales para patología dual que se han puesto en marcha recientemente, destinados a tratar a personas que padecen enfermedades mentales y, al mismo tiempo, un trastorno por adicciones.

"Debemos tener en cuenta numerosas realidades, no podemos convertir la atención a la enfermedad mental en un cajón de sastre en el que prestemos servicios similares a todos los usuarios y las usuarias, sino que hay que tener en cuenta las especificidades de cada persona y sus circunstancias personales", asegura.

Marián Franquet afirma también que, en el caso de la patología dual, es fundamental generar entornos seguros para estas personas que se enfrentan a un reto más complicado y que, a menudo, son objeto de situaciones de exclusión social aún más pronunciadas.

Por ello, detalla que la atención debe ser más personalizada, por lo que debe de haber suficiente personal para dar un servicio de calidad.

"Tenemos a 20 personas usuarias y a 28 profesionales, lo que es un claro indicador de las necesidades especiales que tiene este recurso", asegura.

El Cabildo de Tenerife destina un total de 3.132.048 euros a la atención de la salud mental, que incluye desde la atención a la dependencia hasta acciones de sensibilización o servicios de acompañamiento.

Además, cuenta con un servicio de promoción de la autonomía personal, del que se benefician actualmente cien personas.