Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acentejo

Santa Úrsula prevé invertir un millón para poder reabrir la piscina municipal

El alcalde, Juan Acosta (AISU), reconoce que antes de sacarla de nuevo a concesión «será necesario ejecutar varias obras de mejora y de adaptación a la normativa vigente»

La piscina municipal de Santa Úrsula permanece cerrada desde el verano de 2019. Andrés Gutiérrez

El Ayuntamiento de Santa Úrsula prevé invertir un millón de euros en las obras que considera indispensables para poder reabrir la piscina municipal de La Quinta, que acaba de cumplir tres años cerrada tras la ruptura unilateral de contrato de la empresa concesionaria Eulen. El alcalde, Juan Acosta (AISU), subraya que estas actuaciones son indispensables para que la infraestructura deportiva se adapte a la normativa vigente y sea más eficiente y más atractiva para los posibles gestores.

El Consistorio santaursulero ya trabaja en los proyectos técnicos necesarios y en la búsqueda de financiación externa. Su objetivo es que todas estas actuaciones puedan concluir en un plazo aproximado de «unos 18 meses», según reconoce Acosta. En el mejor de los casos, Santa Úrsula podría recuperar su piscina durante el año 2024.

Tras un procedimiento judicial que ganó el Consistorio, varios estudios y una consulta al Consejo Consultivo de Canarias, la situación legal se ha desbloqueado definitivamente. «En diciembre de 2021 conseguimos todas las autorizaciones administrativas para recuperar el uso de las instalaciones, que debemos actualizar y poner a punto para que en el futuro podamos sacarlas a concesión con todas las garantías», detalla el alcalde nacionalista.

La instalación se cerró en el verano de 2019 y ya ha cumplido tres años de clausura

decoration

Entre los trabajos pendientes, la sustitución del suelo de los vestuarios; la ampliación de las salas polivalentes; la reducción de la profundidad de parte del vaso principal para poder desarrollar más actividades lúdicas y terapéuticas (como cursos de iniciación o aquagym), sin perjudicar a su uso deportivo; nuevas deshumectadoras; la sustitución de la caldera por una bomba de calor; placas fotovoltaicas, y mantas térmicas para mantener el calor del agua.

«Hemos visto en los últimos tiempos que la licitación de varias piscinas de la isla de Gran Canaria ha quedado desierta, así que realizamos un estudio técnico y otro de mercado que nos han aconsejado ejecutar esos trabajos antes de sacarla de nuevo a licitación», explica el alcalde. Uno de los grandes objetivos del Gobierno local (AISU) es evitar un encarecimiento de las cuotas para poder recuperar a los más de mil usuarios perdidos en 2019.

Apoyo del Gobierno canario

Mientras se trabaja para licitar lo antes posible estas obras, el Consistorio norteño también prepara los pliegos de la futura licitación. Un proceso que, en su conjunto, se demorará al menos un año y medio. Según el alcalde, «el coste de las obras lo asumirá el ayuntamiento, ya que incorporarlo a la licitación de la piscina sería inviable. Inicialmente calculamos que podrían costarnos unos 400.000 euros, pero tras incorporar las actuaciones de mejora de la eficiencia energética, ese gasto se eleva hasta el millón de euros. Confiamos en que el Gobierno de Canarias pueda colaborar con nosotros en esa financiación».

El Gobierno municipal señala que la reapertura no podrá llegar antes del año 2024

decoration

Los problemas de esta instalación deportiva, que tenía más de 1.100 usuarios y 17 trabajadores, comenzaron en el mes de abril de 2019, cuando Eulen advirtió de que pensaba abandonar la concesión en junio de ese año, pese a que el contrato firmado con el Ayuntamiento norteño en 2011 tenía vigencia hasta 2026. La salida unilateral de la concesionaria ha generado un complejo conflicto administrativo y judicial al que el Consistorio acaba de poner fin.

El mantenimiento mínimo de la piscina se sigue realizando para evitar el deterioro de los vasos y de la maquinaria. Esta instalación fue una inversión pública que en su día costó más de 3,5 millones de euros y ahora será necesario aportar un millón más. El canon de la piscina, que con Eulen era de apenas 1.500 euros al mes, tampoco podrá incrementarse demasiado para que este negocio deportivo pueda resultar rentable para alguna empresa externa.

Compartir el artículo

stats