Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Barrios por el empleo’ orienta a 80 personas sin hogar de Tenerife

El programa del Cabildo ofrece un servicio especializado de acompañamiento y apoyo individual para buscar trabajo

Una orientadora atiend e a una usuaria del servicio. E. D.

El Cabildo de Tenerife, a través del programa Barrios por el Empleo: Juntos más fuertes, ofrece un servicio de acompañamiento y apoyo personalizado a las personas en situación de sin hogar o que están en riesgo de perder su vivienda para facilitarles el acceso y mantenimiento a un puesto de trabajo. En lo que va de año se ha atendido a cerca de 80 personas a través de este servicio especializado, que opera en toda la Isla. Ofrece a los participantes acciones personalizadas y adaptadas a sus circunstancias para mejorar tanto la búsqueda proactiva de empleo como sus competencias y capacidades profesionales.

El servicio, gestionado por Cáritas Diocesana de Tenerife bajo la coordinación de la Fundación para la Formación, Empleo y Desarrollo Empresarial (Fifede), dependiente del Cabildo, incluye un diagnóstico y valoración inicial a cargo de una especialista para determinar las prioridades y desarrollar un itinerario de inserción, en función de sus competencias personales y técnicas.

La consejera de Empleo, Desarrollo Socioeconómico y Acción Social, Carmen Luz Baso, explica que «el objetivo es prestar un servicio lo más ajustado posible a las necesidades de las personas en situación de sin hogar y ayudarles a reintegrase en la sociedad».

En este contexto, Baso explica que «Barrios por el Empleo no solo se centra en mejorar su empleabilidad sino que, una vez que obtienen un trabajo, se les hace un seguimiento para asegurarse de que pueden gestionar las situaciones a las que se enfrentan en su nueva situación laboral».

Según explica Chaxiraxi González Hernández, técnica de empleo de este servicio, «el colectivo es muy heterogéneo y por ello el plan de trabajo debe ser individualizado y adaptado a las circunstancias y necesidades de cada persona».

Hay participantes que viven en centros alojativos y tienen las necesidades básicas cubiertas y otro porcentaje más elevado de personas que han tenido una vida social normalizada y que ahora están en peligro de perder su hogar y no han tenido las capacidades para saber gestionar la situación.

«Todas ellas experimentan una situación emocional y psicológica muy vulnerable» apunta González. La técnico añade: «El hecho de no tener una vivienda afecta a su desarrollo personal y de vida y desencadena otras situaciones, como la pérdida de una red de apoyo o la baja autoestima, que tienen que ser atendidas en paralelo para garantizar el bienestar social de la persona».

La participación en este servicio contempla una formación a la carta, adaptada a las necesidades particulares de cada persona. En ocasiones, se busca reforzar o reciclar conocimientos ya adquiridos y en otros casos reorientar a nuevos sectores el perfil profesional o trabajar en la adquisición de competencias para el empleo.

Al mismo tiempo, un número importante de las personas participantes reciben formación en las competencias digitales con el fin de que puedan aprender a usar otros canales en la búsqueda activa de empleo y consigan el puesto de trabajo de manera autónoma.

En primera persona

Reinaldo, uno de los participantes de este servicio, destaca que el hecho de no tener una vivienda le ha dificultado bastante las labores de la búsqueda de empleo, además de ocasionarle otras consecuencias desde el punto de vista social y emocional.

Relata su vivencia en primera persona: «Lo perdí todo, pero ahora, gracias a la ayuda que me han prestado a través de Barrios por el Empleo, he conseguido formarme en el área sociosanitaria y reorientar mi búsqueda hacia un nicho de mercado donde he conseguido un puesto de trabajo».

La atención a personas en situación de sin hogar es uno de los servicios dirigidos a colectivos vulnerables que ofrece Barrios por el Empleo: Juntos más Fuertes. Un programa en el que, bajo la coordinación de Fifede, también participan entidades y colectivos como Don Bosco Salesianos Social, Cruz Roja, la Fundación General de la Universidad de La Laguna, y Sinpromi, con un objetivo prioritario: mejorar la empleabilidad.

En los primeros seis meses de este año, este servicio especializado ha acogido a 76 personas participantes, de las que más de la mitad, en torno a un 53%, ha recibido formación y un 26% han conseguido un empleo. El 40 % de las personas usuarias son mayores de 45 años y un número destacado posee un bajo nivel de estudios o no dispone de estudios homologados por lo que deciden prepararse para mejorar sus posibilidades de inserción laboral formaciones de este tipo.

El último informe de Cáritas, dado a conocer a principios del pasad mes de julio, registra 2.738 personas sin hogar en Tenerife, casi mil más que en 2020. Casi cuatro de cada diez de ellas vive directamente a la intemperie.

Compartir el artículo

stats