El área de Participación Ciudadana del Cabildo, que preside el consejero Nauzet Gugliotta, reactiva la reforma del Centro Insular de Voluntariado, ubicado en el barrio del Perú de Santa Cruz, para convertirlo en la referencia de los colectivos solidarios en la Isla. Lo hace a través del concurso para dotarlo de equipamiento por valor de 233.173 euros. El inmueble está cerrado en su mayor parte por obras de rehabilitación desde el 31 de enero de 2017. Se licitó la contratación para la reapertura en diciembre del año pasado pero quedaron desiertos cinco de los seis lotes en los que se dividió la oferta. Ubicado en el número 28 de la calle Juan Rumeu García será clave en el nuevo diseño planificado para encauzar la solidaridad ciudadana junto a otros cuatro espacios, dos de ellos en el Norte y otros tantos en el Sur de Tenerife.

Gugliotta propone estos cinco centros de voluntariado con el umbral para su puesta en funcionamiento en finales del año 2023. Valora: «El único lote adjudicado para la Oficina Insular por 132.000 euros servirá para amueblar los locales de las entidades de voluntariado. Es una satisfacción porque no se frena la actividad». Recuerda el consejero que «el programa Tenerife Isla Solidaria lo formaban 460 colectivos hace tres años y ya suma más de 600. Y en presupuesto se ha pasado de 430.000 euros a 1.257.000».

Gugliotta destaca «la ayuda integral a las personas, siempre con el respeto a sus derechos como premisa». Colectivos vecinales, de mayores, LGTBIQ+, de la discapacidad, las enfermedades raras... Con una idea diferente que se afianzó durante la pandemia e incluye «algo más que organizar fiestas y reivindicaciones puntuales. Buscamos darle todo el sentido al concepto de la participación ciudadana». Resume: «Un intento de encauzar toda esa solidaridad que no podemos parar».

Repite los conceptos de diversidad e inclusión: «En todos sus ámbitos, ético, social, espiritual, filosófico...». Resalta «la unión de personas distintas con un objetivo común». Subraya: «Las entidades que reparten alimentos, por ejemplo, se adhieren y a ellas está destinada una subvención específica de tres millones de euros».

«La pandemia despierta un enorme caudal de solidaridad que debemos encauzar»

Nauzet Gugliotta - Consejero de Participación

Trabajo en red

La oficina de Santa Cruz será «un punto de encuentro donde compartir espacio y favorecer el trabajo en red» explica Gugliotta. Recuerda «un proceso complejo de reforma porque queremos un edificio innovador y sostenible con un mobiliario a medida. Si no teníamos terminada la estructura no podíamos licitarlo». A eso hay que añadir factores como «la Covid, que lo paró todo, y ahora la subida de precios de los materiales ». Pese a todo, en el centro se mantiene abierta la oficina del programa Tenerife Isla Solidaria.

El futuro pasa por la reapertura e incluye, además, cuatro centros más de referencia, dos en el Norte y dos en el Sur. También se va a mantener y potenciar el espacio abierto durante la pandemia en Añaza, al Suroeste de Santa Cruz, como un apéndice de la Oficina Central. Ubicado en la Rambla del barrio y cedido por el Instituto Canario de la Vivienda los datos demuestran su importancia como punto solidario mientras la oficina principal ha estado cerrada. Durante 2021 recibió 104 vivitas, fue ocupado 382 horas y la sala habilitada acogió 88 reuniones. Actualmente, señala el consejero «tenemos dos oficinas en el Puerto de la Cruz y en San Isidro (Granadilla)». En ambas sobresale el servicio dedicado a las personas migrantes. Gugliotta explica: «Vamos a afrontar la puesta en marcha de un espacio en La Orotava para dinamización y otro en Guía de Isora». En el Sur puede unirse a medio plazo un nodo más en Adeje. La intención es «llegar a tener uno en cada comarca que incluya también la Isla Baja».

Al respecto, Gugliotta considera el momento actual como de «eclosión asociativa en la Isla, sobre todo en el Sur, y estamos obligados a responder desde la institución».

Cinco de los seis lotes destinados al equipamiento de la Oficina del Voluntariado ubicada en el barrio del Perú fueron declarados desiertos. Vuelven a licitarse por 233.00 euros

El consejero resume: «Hay muchas cosas pendientes, soy autocrítico, pero también realidades. Hemos dedicado todo nuestro esfuerzo en apoyar a los tinerfeños y a las entidades que ellos forman». Concluye: «Cualquiera puede montar una asociación, es lícito, pero es difícil seguir el ritmo del Cabildo porque en las subvenciones nuestro rigor es absoluto».

La casa del voluntario

Las obras en la estructura de la Oficina Insular del Voluntariado concluyeron el julio del año pasado. Resta el equipamiento. Cuando concluyan todos los trabajos, el centro estará ubicado en la planta baja. El inmueble cuenta con 1.200 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas. Ofrecerá a las entidades un espacio para reuniones, asambleas, talleres, sesiones de formación, etc. Estará asimismo abierto a cualquier ciudadano que se interese por iniciarse en el mundo del voluntariado.

Edificio moderno y funcional con un aforo máximo de 266 personas. El consejero insular de Participación Ciudadana considera «fundamental» su apertura total. Ahora se da otro paso para hacer realidad la casa del voluntariado y del voluntario. Próxima apertura.