Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erradicar el muflón o limitar el deporte, entre las alegaciones al Plan del Teide

Ecologistas, partidos o federaciones deportivas presentan múltiples ideas a las nuevas normas de uso del Parque, que estarán en exposición pública hasta el 15 de septiembre

Ciclistas profesionales se entrenan en el Parque Nacional del Teide. ANDRÉS GUTIÉRREZ

Erradicar el muflón o restringir las actividades deportivas. La variedad de alegaciones y su complicado encaje en la dicotomía entre conservación y disfrute hacen difícil el ansiado consenso en la confección del nuevo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional del Teide. La participación, una vez presentado un primer borrador, ha ido a más desde que el pasado 23 de mayo la Consejería de Transición Ecológica y Lucha contra el Cambio Climático del Gobierno de Canarias sacara este primer documento a exposición pública. Estará hasta el próximo 15 de septiembre tras cuatro ampliaciones de plazo (los establecidos anteriormente fueron el 5, 22 y 26 de julio). Han presentado sus demandas y correcciones al mismo asociaciones, partidos políticos, el propio Cabildo –con un texto de más de 200 páginas sobre las 63 del original, cuyo contenido no se ha hecho público– clubes, federaciones deportivas y toda clase de colectivos que tienen que ver con este espacio natural protegido, símbolo de Tenerife y de Canarias.

Esta misma semana, en un comunicado del que se hizo eco la agencia Efe, las asociaciones para la Conservación de la Biodiversidad Canaria y Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza pedían el desmantelamiento del Teleférico del Teide, erradicar el muflón antes de tres años y que se prohíban pruebas deportivas con más de 50 participantes en el Parque Nacional.

Ambas asociaciones presentaron de manera conjunta alegaciones al PRUG, que consideran con carácter general «una mejora importante» en el objetivo de conservar el patrimonio natural de este espacio protegido. Rechazan «la campaña de los que quieren convertirlo «en un parque temático» y ambas entidades opinan que las normas contempladas en el proyecto que limitan los usos recreativos y turísticos del Parque «están bien encaminadas».

No obstante, tanto la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Canaria (ACBC) como la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) las consideran insuficientes y por ello han presentado las alegaciones. Inciden entre los usos tradicionales en el aprovechamiento apícola. En la zona del Portillo Alto se promoverá la progresiva recuperación y naturalización de este espacio y, en ningún caso, se utilizará para instalar infraestructuras relacionadas con el sistema de movilidad. El plan de esta área que debe desarrollar en paralelo al PRUG el Cabildo contempla inicialmente tres puntos como base de las guaguas lanzadera para visitar el Parque: el mencionado Portillo, Vilaflor de Chasna y Chío.

Desde la política.

El grupo de Sí Podemos Canarias en el Cabildo «opta para ampliar y mejorar la participación en el PRUG del Teide». La portavoz insular, María José Belda, señala la importancia de «consensuar el documento con la ciudadanía tinerfeña, para que se ponga en marcha y se protejan los valores naturales que convierten al Teide en un Parque Nacional». Belda está a favor de la ampliación del periodo de información pública del documento «el tiempo necesario para garantizar un debate más amplio y un mayor consenso.

El acuerdo adoptado con la enmienda presentada a pleno por Sí Podemos Canarias incluye «una amplia labor de difusión y pedagogía dirigida a la ciudadanía para minimizar los efectos de la desinformación». La portavoz insular de Sí Podemos Canarias critica que «los intereses económicos que ha defendido Coalición Canaria durante años en el Parque Nacional del Teide, tienen que comenzar a restringirse».

Reunir Tenerife.

El nuevo colectivo Reunir Tenerife, que arrancó el pasado 10 de junio, presenta alegaciones al Plan del Teide para «desmantelar el teleférico, aumentar los agentes o recuperar el albergue del Refugio de Altavista». La organización crítica que el nuevo PRUG del Parque se salte todo lo planteado en el vigente para «salvar el teleférico» y pase de eliminarlo a integrarlo con una nueva plataforma y más aparcamiento. También plantea la necesidad de realizar una evaluación ambiental estratégica ordinaria frente a la simplificada; ampliar la plantilla de agentes de medioambiente o prohibir sin excepciones las nuevas infraestructuras.

Respecto a la caza, Reunir critica la «gestión fallida» que ha supuesto el uso de armas de fuego y se opone al refuerzo que contempla el nuevo PRUG, así como su incentivación económica. Plantea alternativas que no produzcan dolor y muerte o incluso la captura y traslado a su hábitat original a los muflones, que introdujo hace 50 años el primer director del desaparecido Icona (Instituto para la Conservación de la Naturaleza), Francisco Ortuño. Reunir también insta a incluir la colaboración con la Ley de Memoria Histórica en la búsqueda de los posibles restos de personas asesinadas en la dictadura, entre ellas el último alcalde republicano del municipio capitalino, José Carlos Schwartz.

Municipio mediador.

El municipio de Tacoronte se ofrece como «lugar de reflexión y diálogo para avanzar en la conservación del Parque Nacional del Teide». La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Tacoronte, que preside Carmen Díaz, organizó recientemente unas jornadas a las que acudieron destacados expertos y en las que se pudo abordar un aspecto que forma parte de la inquietud de la sociedad canaria, el futuro del Plan de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide (PRUG). La Mesa redonda bajo el título ¿Cómo proteger un patrimonio natural del pueblo canario? contó con expertos del nivel de Manuel Nogales, delegado en Canarias del CSIC; la profesora e investigadora de la ULL, Juana María González, y Jaime Coello Bravo, director de la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello. La concejala Díaz manifestó que «nos ofrecemos como lugar de conocimiento, de información o de intercambio de datos, pues Tacoronte está absolutamente abierta al conocimiento para la conservación de la biodiversidad del Parque Nacional del Teide». Resumió: «Son muchos los temas que están sobre la mesa, el propio teleférico y su futuro a partir del 2031 cuando acabe la concesión administrativa, la movilidad sostenible, la restauración o todo lo contrario de la zona de El Portillo, los usos deportivos o las zonas de reserva»

Tacoronte se ofrece como «lugar de reflexión y diálogo apara avanzar en la conservación»

Un ejemplo de uso deportivo.

Lo han hecho ya otros colectivos como el de los montañeros pero la Federación Canaria de Atletismo es la más reciente en anunciar sus alegaciones al PRUG del Parque Nacional del Teide. La FCA propone que en el entrenamiento de carreras a pie en alta montaña, la práctica sea libre en los trazados identificados como senderos deportivos. Además apunta como necesaria la prohibición del uso de los bastones en zonas de máxima protección medioambiental y, por último, propone que pruebas como la Tenerife Bluetrail mantengan un estatus destacado dentro de la legislación.

Ejemplos de participación, conseguida y ampliada, que hacen, dudar, precisamente, del ansiado consenso. Un largo camino por recorrer. De momento, la próxima etapa es el 15 de septiembre.

Ashotel reclama «una ficha financiera»

«Gestionar es intervenir, no prohibir». Lo valora la patronal hotelera en sus alegaciones al PRUG del Teide, en las que apuesta por establecer límites basados en «un diagnóstico serio y razonado». Ashotel insta al Gobierno de Canarias a «reelaborar el Plan con mayor participación y basado en estudios técnicos, no en opiniones». Añaden: «Un documento de la importancia del PRUG del Teide no puede redactarse de espaldas a la sociedad». Consideran que «es necesario, sin duda, establecer límites y requisitos» pero eso equivale a «un diagnóstico serio y razonado». Asimismo, la patronal hotelera apunta que el PRUG «adolece de un análisis económico exhaustivo» y propone incorporar al documento «una ficha financiera». Además, Ashotel apunta que el texto «carece de un respaldo de estudios técnicos y científicos». Otros aspectos mejorar son la vigilancia, los accesos y la movilidad así como «la incorporación de un diagnóstico sobre la capacidad de carga». Plantea «crear instalaciones de vehículos elécricos». Considera que «hay que regular actividades pero no prohibirlas». Del astroturismo a las audiovisuales.

Compartir el artículo

stats