Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio público | La necesaria restauración de las esculturas de los líderes guanches

Candelaria busca fotos antiguas para rehabilitar los menceyes

Pide ayuda a los vecinos para que las piezas de la avenida, muy deterioradas, queden iguales a su estado original tras la reparación

Una de las esculturas más dañadas de la avenida de Los Menceyes de Candelaria. Carsten W. Lauritsen

Las esculturas de los 10 menceyes de la avenida principal de Candelaria están tan deterioradas que el Ayuntamiento busca fotos antiguas de estas piezas para poder llevar a cabo una rehabilitación lo más fiel posible a la forma que tenían en su origen. El gobierno candelariero quiere que sean exactamente como las hizo Alfredo Reyes Darias a finales de los años 50 del siglo pasado. La empresa a la que se ha encargado la tarea, Cúrcuma Conservación y Restauración, es consciente de la dificultad del desafío. Sin embargo, trabaja de forma exhaustiva en un estudio previo para conseguirlo.

Imagen antigua de las esculturas de Alfredo Reyes en la plaza de la Basílica. | | E.D.

Estos menceyes son los primeros que presidieron la plaza de la Patrona de Canarias, la virgen de Candelaria, cuando se acabó de construir este espacio y se inauguró la Basílica en 1959. Pero en agosto de 1993 fueron sustituidas por 9 menceyes de bronce realizados por José Abad. El brutalismo e ingenuidad de las primeras esculturas contrastan con la visión heroica de los menceyes que las suplieron en la plaza. Las piezas originales de Reyes Darias se reubicaron en la avenida de Los Menceyes. Ya en ese momento resultaba evidente que los 34 años que permanecieron a la intemperie en plena orilla de la playa de Candelaria habían tenido efectos devastadores en sus estructuras. El viento salado, que sopla fuerte en esta parte del Sur, y la humedad desfiguraron estas obras de arte.

Una de las claves puede estar en los materiales con los que fueron esculpidos los 10 menceyes. La majorera Agustina Torino, conservadora y restauradora de la empresa tinerfeña Cúrcuma, así lo admite: «A la espera de los resultados de las catas y otros estudios que hemos realizado recientemente a las esculturas, creemos que no se hicieron exactamente con piedra, sino con una mezcla de arena y algún tipo de cemento. En su interior, además, hay hierro oxidado. Todo ello ha contribuido a la degradación de las piezas».

El Ayuntamiento candelariero y la empresa Cúrcuma ya han recopilado una veintena de fotos antiguas de estas representaciones de los líderes guanches. Buscan, sin embargo, más imágenes para que el proyecto de restauración sea lo más preciso posible. Para ello piden colaboración a los vecinos del municipio. Lo asegura Manuel González, concejal de Patrimonio Histórico: «Todo el trabajo de estudio previo que está realizando Cúrcuma es vital para la redacción definitiva del proyecto. Esperamos recibir más fotos para que las esculturas se parezcan lo más posible a las originales cuando acabe la rehabilitación».

Las piezas pasaron de la plaza de la Patrona a la avenida tras ser sustituidas por las de bronce de José Abad

decoration

Consistorio y empresa han puesto mucho empeño en este proyecto, conscientes del gran valor que los candelarieros en particular y los tinerfeños en general dan a estas esculturas de color arcilla. Son las que recuerdan las primeras generaciones que acudieron en masa a venerar a La Morenita en la Basílica. Son los mismos vecinos que llevan años echando en falta la recuperación de este conjunto escultórico, algunas de cuyas piezas tienen daños muy importantes. A una le falta parte del costado izquierdo, otras tienen los brazos destrozados y los pies aparecen deformados en muchas de ellas.

Agustina Torino asegura que los intentos de arreglar algunos de estos desperfectos han sido contraproducentes. «Creemos que las peanas que se añadieron y algunos remiendos no se hicieron con los materiales adecuados. Todo eso lo estamos estudiando para, una vez tener el proyecto claro, acometer la restauración», detalla.

La alcaldesa de Candelaria, Mari Brito (PSOE), asegura que el objetivo del Ayuntamiento con esta intervención es «poner en valor este importante patrimonio cultural del municipio, que debido al material con el que están hechos, el paso del tiempo y la erosión marina y eólica se ha visto deteriorado». Además de la restauración, se pretende incorporar señalética interpretativa «para que los locales y visitantes puedan conocer la historia del conjunto y qué mencey guanche es cada uno de los representados», puntualiza Brito.

Una tarea muy compleja

Dada la complejidad del proceso, ni el edil Manuel González ni la restauradora Agustina Torino se atreven a hablar de plazos concretos. El primer objetivo es tener redactado el proyecto a finales de este año o durante 2023, para luego acometer la reparación de las 10 obras escultóricas. La conservadora que trabaja en el proyecto asegura que son muchos los condicionantes que deben manejarse para lograr una rehabilitación a la altura de la importancia del conjunto escultórico. «Por ejemplo, tenemos que elegir materiales para los trabajos que no solo respeten la pieza original, sino que perduren en el tiempo y resistan mejor la erosión», detalla Agustina Torino.

La historia de las esculturas

Origen: Año 1959

Las esculturas de 10 menceyes guanches realizadas por Alfredo Reyes Darias fueron colocadas en 1959 en la plaza de la Patrona de Canarias con motivo de la inauguración de este espacio y la Basílica de Candelaria.

Los 10 menceyes

Las esculturas representan a 10 menceyes guanches. En 1993 fueron trasladadas a la avenida principal de Candelaria para colocar en la plaza otras 9 esculturas de menceyes hechas en bronce. Los 10 menceyes de la avenida son los siguientes, en orden de colocación desde el inicio de la vía: Pelicar, Pelinor, Bencomo, Añaterve, Tegueste, Atxoña, Beneharo, Zebenzui, Romen y Acaymo.

Compartir el artículo

stats