El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este jueves, con carácter previo a la autorización del Cabildo de Tenerife, la construcción de un complejo de 88 apartamentos con 194 plazas en San Miguel de Abona, tras el visto bueno del expediente tramitado por la Consejería de Turismo.

Según la documentación presentada, se proyecta en una parcela de 9.927,5 metros cuadrados la construcción de un complejo con 77 unidades de un dormitorio y 11 unidades de dos dormitorios, distribuidas en diversas edificaciones adaptadas a la topografía del terreno.

En concreto, el complejo se distribuye en cuatro cuerpos edificatorios que cierran cada uno de los frentes de parcela a la vía pública y cuyas edificaciones comprenden fundamentalmente las unidades de alojamiento y la recepción en planta baja, según ha informado el Gobierno.

Acompañando a estos edificios tiene previsto construirse bajo la rasante superior del complejo, un volumen que alberga servicios complementarios y usos comunitarios: aparcamiento, gimnasio, spa y área de administración del complejo.

Además, contará con un área de recepción, además de espacios de circulación, áreas de descanso, servicios colectivos y áreas de espacios libres y jardines (Kid's Club y Playground).

Por otro lado, la piscina de adultos tendrá una superficie total aproximada de 292 metros cuadrados, que incluye piscina lago y piscina de nado de 25 metros de longitud, junto al área de solárium de superficie aproximada de 455 metros cuadrados y jacuzzi de superficie aproximada de 17 metros cuadrados.

También destaca el gimnasio, con área de entrenamiento y clases dirigidas, con una superficie aproximada de 149 m², un parque saludable equipado de unos 124 m² aproximadamente y spa con jacuzzi, sauna y cabinas de estética y masaje y área de rehabilitación, además de un área coworking o business center.

"Según el proyecto, es una promoción comprometida con el lugar, el ecosistema local y el medio ambiente en general, desarrollándose una propuesta de implantación de la edificación adecuada a las características paisajísticas y climáticas de la localidad y que aproveche la privilegiada situación con respecto a la costa y las vistas sobre el mar", ha destacado el Gobierno en la nota.

Añade que La Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias prevé que sólo serán otorgadas autorizaciones previas para plazas de alojamiento turístico en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife, cuanto tengan por objeto la nueva implantación de establecimientos hoteleros y extrahoteleros, este último supuesto cuando el planeamiento territorial no lo prohíba expresamente, "que deberán cumplir con estándares de calidad edificatoria y de servicio".

Estos estándares deben garantizar el mínimo impacto medioambiental en términos de, al menos, ahorro de agua, contaminación acústica y lumínica y de gestión de residuos, reunir las condiciones de densidad, equipamiento, infraestructuras y servicios establecidas reglamentariamente para configurar un modelo de excelencia y ecoeficiencia, así como para obtener certificaciones de calidad y gestión medioambiental turística y de máxima eficiencia energética.