Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto de la Cruz inicia el desalojo del edificio Iders

La Policía Local acude al inmueble para comunicar a los okupas que deben abandonarlo

El edificio Iders Carsten W. Lauritsen

El desalojo definitivo de los últimos okupas del edificio Iders, en el Puerto de la Cruz, está pendiente de una orden judicial. La Policía Local organizó en la mañana de este miércoles 22 de junio un operativo para volver a comunicar a los residentes ilegales en este inmueble recientemente declarado «en ruina inminente» que deben abandonarlo. Una decisión administrativa del Consistorio portuense, tomada a raíz de los informes técnicos y jurídicos sobre el edificio, que ante la negativa de algunos ocupantes a marcharse, requiere ahora de la intervención de la Justicia.

La declaración de ruina inminente ha permitido instar a los propietarios a limpiar y tapiar un edificio tras el desalojo de las siete personas que, según los cálculos del Consistorio, «aún ocupan de forma ilegal el inmueble». Para el alcalde portuense, Marco González (PSOE), «esta declaración de ruina inminente supone un antes y un después a la hora de ofrecer una solución integral, no sólo a los propietarios sino también a los vecinos de los edificios colindantes y a la propia imagen de la ciudad turística, que se ha visto muy afectada en los últimos 31 años».

El concejal de Ciudad Sostenible, David Hernández (ACP), recordó que los propietarios tendrán que encargarse de la limpieza y el vallado del Iders y, posteriormente, de presentar el proyecto técnico para su demolición. En el caso de que la propiedad no actúe en los plazos establecidos, «el Ayuntamiento portuense estará habilitado de forma subsidiaria al desarrollo de esas acciones, repercutiendo su coste a los propietarios».

El concejal de derecho Social, Jonás Santana (PSOE), asegura que la cantidad de okupas del Iders ha bajado de entre 70 y 80 personas durante los momentos más duros de la pandemia a "sólo siete personas", a las que se han ofrecido diferentes alternativas de alojamiento de forma reiterada. "Desde el viernes se les avisó de este desalojo previsto para hoy", confirma. Los últimos okupas, que en algunos casos se han empadronado en las ruinas del Iders, se han negado a dejar el edificio de forma voluntaria.

El edificio Iders Carsten W. Lauritsen

Compartir el artículo

stats