Una multitud de personas se han manifestado en Santa Cruz de Tenerife este sábado en contra del "colapso urbanístico" de la isla y, en concreto, en rechazo al proyecto turístico en el Puertito de Adeje.

La manifestación, convocada por la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN), Salvar Fonsalía, Salvar La Tejita, Salvar El Puertito, Fundación Telesforo Bravo, Tegüico, Juventud por el Clima Tenerife, Ben Magec-Ecologistas en Acción y Asamblea en Defensa de Nuestra Tierra, entre otros, ha comenzado pasadas las 11 horas de la mañana en la plaza Weyler y ha finalizado frente al Cabildo de Tenerife, donde han leído un manifiesto.

Según los organizadores, ha congregado a unas 8.000 personas, cifra que difiere de la de la Delegación del Gobierno que ha informado a Efe de que la máxima afluencia se alcanzó con 1.800 personas entre la calle Méndez Núñez y la calle de El Pilar.

En la protesta se han escuchado consignas como "No al proyecto de tumba del alma"; "En Tenerife no cabe más gente", "Canarias no se vende", "Moratoria turística ahora" o "No más vertidos".

Una de las portavoces de la concentración y la responsable de leer el manifiesto, Atteneri Rivero, ha señalado que el proyecto turístico en el Puertito de Adeje es "una nueva mordida al tan escaso y maltratado territorio" que se lleva por delante especies protegidas, cardones centenarios, cultura y calidad de vida.

"¡Ya basta! Vivimos en unas islas masificadas, sobrepobladas, donde nunca ha habido límites, donde la clase política nunca escucha a científicos, expertos y asociaciones que venimos alertando del colapso que ya sufrimos", ha afirmado la bióloga botánica.

En el manifiesto que ha leído ha exigido una moratoria turística para planificar un plan de decrecimiento del turismo, que se establezca una ley de residencia para frenar el crecimiento "infinito en un territorio muy limitado" y que se ponga freno a nuevas grandes infraestructuras, "que lo único que harán es seguir destruyendo nuestra isla y sus espacios naturales".

Asimismo, ha reivindicado la creación de reservas marinas, la ampliación de espacios naturales protegidos y la vigilancia y control del medio ambiente, entre otras medidas.

Ha dicho "basta de precariedad" pues, según ha comentado, se le ha vendido a la sociedad que el turismo genera riqueza en Canarias, que, sin embargo es la segunda comunidad autónoma con una mayor tasa de pobreza y exclusión social en España.

Sobre el proyecto Cuna del Alma, en El Puertito de Adeje, al que se ha referido como "tumba del alma", ha dicho que es "la tumba de este modelo obsoleto de desarrollo que está llevando a gran parte de Canarias al colapso".

Otro de los portavoces, el biólogo marino especializado en conservación y biodiversidad Pablo Martín, ha señalado que el motivo de la concentración es para tratar de parar "la destrucción que se está haciendo de la isla", pues cada vez son más los proyectos que se anuncian y hay más destrucción que pone en riesgo la biodiversidad y la conservación.

Pablo Martín, impulsor de la iniciativa "Los charcos naturales no se tocan", ha indicado que el proyecto turístico en el Puertito de Adeje fue "la gota que colmó el vaso" para exigir una moratoria turística y "un control y un orden" en todo lo que se hace.

En el caso concreto del Puertito de Adeje ha advertido de que si se construyen un hotel en esta zona se acorralará el sitio de interés científico de La Caleta y se incrementará la presión humana en ese entorno, donde viven poblaciones de cardonal tabaibal y especies de flora y fauna que, según ha denunciado, no están recogidas en el informe de impacto ambiental.

Las obras del macroproyecto "Cuna del alma" han sido paralizadas de forma cautelar por la Dirección Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife a la espera de un informe técnico sobre la protección de los elementos arqueológicos presentes en el enclave.

Este proyecto, que promueven inversores belgas, pretende urbanizar un barranco y una playa en Armeñime junto a la citada zona protegida y prevé la construcción de unos 430.000 metros cuadrados con más de 400 villas de lujo, hoteles, restaurantes, piscinas, club de playa y otras infraestructuras, como un huerto cuya extensión (20.000 metros cuadrados) invade parte del Sitio de Interés Científico de la Reserva Natural Protegida de Adeje.