Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Orotava conserva y muestra dos añepas del Mencey de Taoro

Los naturalistas europeos Sabin Berthelot y Philip Barker Webb donaron al Consistorio en 1845 estos dos bastones aborígenes de mando, extraídos de una cueva realejera

Las añepas del mencey de Taoro en La Orotava El Día

Hace 177 años los naturalistas Sabin Berthelot, de Francia, y Philip Barker Webb, de origen inglés, decidieron donar al Ayuntamiento de La Orotava dos añepas guanches que relacionaron con el Mencey de Taoro. Las extrajeron de la llamada Cueva del Príncipe, en el municipio de Los Realejos; las donaron posteriormente al Consistorio villero, y hasta el próximo 30 de junio pueden verse en una pequeña exposición montada en la escalera principal del Ayuntamiento de La Orotava, la entidad que las custodia desde 1845.

El área de Cultura de la Villa ha sido la encargada del montaje de esta exposición dedicada a estas dos piezas arqueológicas de gran valor: dos bastones aborígenes de madera denominados añepas y relacionados con el poder político de los aborígenes tinerfeños. Esta muestra se compone de un panel de grandes dimensiones en el que se detallan datos relativos a su hallazgo en Los Realejos, a las distintas interpretaciones tipológicas, las condiciones concretas de la donación o el interés de los gabinetes científicos del siglo XIX por adquirirlas. El conjunto está presidido por una urna, especialmente acondicionada, para contener estas dos piezas de gran valor histórico y simbólico.

Linares y Zebenzuí López junto a la exposición de las añepas del Mencey de Taoro El Día

El alcalde orotavense, Francisco Linares (CC), subraya que el objetivo de esta muestra es «poner en valor el patrimonio arqueológico del municipio y, a la vez, concienciar sobre el valor del patrimonio arqueológico como mecanismo primordial para conocer las antiguas culturas del Archipiélago». Esta iniciativa se desarrolla para conmemorar el Año Europeo del Patrimonio Cultural y, además, constituye, según el gobierno local, «otra de las acciones en favor de la declaración de La Orotava como Paisaje Cultural en el marco de su carrera por lograr convertirse en Patrimonio Mundial de la Unesco.

El historiador Zebenzui López subraya la importancia de esta muestra que «acerca a la sociedad la historia local, insular y, evidentemente, de Canarias». López detalló que ambas piezas fueron incluso trasladadas a París antes de custodiarse en La orotava. Permanecieron en la capital francesa durante años, «pero los propios naturalistas entendieron que su lugar era su zona de origen por su valor simbólico». Por este motivo se hizo la donación al Ayuntamiento villero. Posteriormente, los gabinetes científicos puestos en marcha en Santa Cruz de Tenerife para la creación de los primeros museos arqueológicos de la Isla también intentaron hacerse, en varios momentos, con ambas piezas, «pero los responsables en el Ayuntamiento de La Orotava no accedieron por respeto a la historia; al valor que tienen en la zona por pertenecer a los soberanos del menceyato de Taoro, y al criterio de los propios naturalistas que las hallaron», detalla. 

La exposición de las añepas se ubica en la escalera principal del Ayuntamiento de La Orotava El Día

López valoró también «la gestión de las personas que lideraron el Ayuntamiento de La Orotava durante los últimos 177 años, lo que nos ha permitido que hoy conservemos estas piezas extraordinarias que con tanto mimo se han custodiado en esta institución». Las añepas fueron descubiertas, según Berthelot, en una cueva de habitación en un barranco de la ladera de Tigaiga, muy espaciosa y con doce o quince asientos groseramente tallados en un trozo de piedra». Además, se conservan diversos documentos de todo el proceso: cartas de donación, actas plenarias o muestras de interés de otros investigadores por estas piezas.

Compartir el artículo

stats