Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acampada para salvar Correos en Tenerife

Una treintena de trabajadores montan sus casetas ante la oficina central como movilización previa a la huelga general de junio

Vista general de la acampada. E. D.

Los empleados de Correos en la Isla acampan en la puerta de la sede de la plaza de España para oponerse «al desmantelamiento» y dejar claro que la tardanza en el servicio obedece a «la mala gestión». Mientras, la empresa pública desmiente que se acumulen paquetes o vaya a darse una privatización. 


Una treintena de empleados de Correos en la Isla protagoniza una acampada reivindicativa delante de la sede principal de la empresa pública en la plaza de España de Santa Cruz de Tenerife. Han montado sus casetas con permiso para ocupar el espacio público, aunque ya les advirtió la Policía Local que no más allá de las once de la pasada noche. La movilización es un paso más hacia la huelga general del 1, 2 y 3 de junio contra «el desmantelamiento, la privatización y la mala calidad del servicio por culpa de una gestión nefasta». La empresa lo desmiente todo.

La acampada se organiza para recoger firmas de apoyo y «concienciar a la ciudadanía». Lo explica Pedro Segura, de CCOO, unido con UGT, los sindicatos mayoritarios, en esta movilización. Bajo el lema Salvemos el servicio postal la medida pretende protestar «por el desmantelamiento del servicio público postal».

Una trabajadora informa del motivo de la movilización en Correos.

CCOO y UGT exigen al gobierno «la paralización del desmantelamiento y la apertura de un verdadero proceso de diálogo sobre el modelo postal público». Un plan estratégico «que revierta la situación de quiebra técnica como consecuencia de la nefasta gestión del presidente Juan Manuel Serrano».

Esta situación culminará con una gran concentración, en la que habrá presencia tinerfeña, del 1 de junio ante el Congreso de los Diputados en Madrid. Insisten en que «no podemos pagar las quejas por el mal servicio causado por una nefasta gestión». Un ejemplo: «Un pedido de ropa de bebé a la Península en diciembre sigue sin llegar casi seis meses después. Respuesta; está en tránsito. ¿Qué tránsito? ¿Viene a caballo?». Valoran; «Hay paquetes retenidos en las aduanas por culpa de Correos, no de la Agencia Tributaria». Otra queja es «el documento que han leído a los compañeros y han hecho firmar como un recibí para dar sus explicaciones. Nos parece una coacción contra la huelga, pero han conseguido el efecto contrario». Concluyen con una reflexión: «El gerente en Canarias, Pablo Iván Rodríguez, dice que todo va bien en Correos pero no es lo que perciben ni los ciudadanos ni los trabajadores. Dice que Correos no se privatiza, que Correos no cierra oficinas y que Correos mantiene la calidad del servicio. Alucinante».

Dos personas se prestan a firmar para apoyar a los empleados de Correos en Tenerife.

No hay acumulación

Correos asegura en un comunicado que «no existe ninguna acumulación» de envíos de paquetes en los centros de Canarias. Reitera que los de tratamiento y las unidades de reparto están «completamente al día» y que los envíos se distribuyen «con normalidad». Apuntan que los días 15 y 16 de mayo se han recibido 17 contenedores, se han gestionado con «total normalidad» y se han distribuido más de 80.000 paquetes.

Por otro lado, apuntan que «no existe ningún plan de privatización», además de «no haber dejado de prestar ningún servicio» y no se produce «ningún desmantelamiento ni debilitamiento». Por último, Correos subraya que «no se realizan despidos» ni «se destruye empleo», sino que, por contra, sigue trabajando «por el empleo estable y de calidad».

Compartir el artículo

stats