Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cartero tinerfeño corona su primer 'ochomil'

Anto Pérez logra hacer cima en la cuarta montaña más alta del planeta

Anto Pérez junto a la cumbre del Lhotse, a más de 8.500 metros de altitud El Día

Anto Pérez, el cartero alpinista de La Orotava, anuncia que ha logrado el reto de alcanzar la cima del Lhotse, de 8.516 metros de altitud, en una expedición al Himalaya organizada para visibilizar, a través de la asociación Pichón Trail Project, la lucha contra la esclerosis múltiple y sus dramáticas consecuencias. Su expedición comenzó el 9 de abril y en la mañana del 16 de mayo, a las 9:10 horas, logró alcanzar la cumbre de la cuarta montaña más alta del mundo, junto a su guía Kaljang Sherpa.

Anto Pérez, que en 2021 tuvo que renunciar a atacar la cumbre del Manaslu por el mal tiempo, y Fefi Hernández, una experimentada montañera con ascensiones en cuatro continentes, incluido el pico Lenin, en Kirguistán, de 7.134 metros, han sido protagonistas de dos expediciones solidarias, con trayecto compartido en Nepal, que le han permitido a Anto ascender al Lhotse, de 8.516 metros de altitud, y a Fefi al Lobuche East, cuya cumbre se sitúa a 6.119 metros.

Anto Pérez durante un atardecer en el campo 2 a 6.400 metros de altitud El Día

Salieron de La Orotava el pasado 9 de abril y compartieron el trayecto entre la isla y el campo base del Everest (a 5.360 metros de altitud), al que accedieron después de realizar una caminata de 140 kilómetros desde Luckla. Fefi regresó a Tenerife el 3 de mayo, después de coronar el Lobuche para mostrar la labor de Afes Salud Mental, y Anto se centró desde entonces en la complicada ascensión hasta el llamado Collado Sur del Everest, desde donde atacó la cima del Lhotse. Tras alcanzar la cumbre del Muztag Ata, en China, a 7.546 metros de altitud, y comprobar la dureza del Manaslu, Anto se había preparado como nunca para convertirse en uno de los pocos canarios que han subido un ochomil y en el primero en hacer cima en el Lhotse.

Anto Pérez en la cima del Lhotse, de 8.516 metros de altitud, la cuarta montaña más alta del mundo El Día

Anto reconocía antes de partir que se había entrenado a conciencia para lograr este sueño, por el que pasó los 13 fines de semana del último invierno pernoctando a más de 3.300 metros de altitud, tras realizar durísimos entrenamientos a pie desde el casco de La Orotava hasta la cima del Teide, pasando por Guajara, las Siete Cañadas y Pico Viejo. «Ha sido duro, no lo vamos a negar, pero me siento mucho mejor preparado ahora que el año pasado», reconocía a EL DÍA antes de partir hacia el Himalaya el pasado mes de abril.

Primeras palabras de Anto tras su logro

Pese a la dificultad de las comunicaciones, Anto cuenta que "el 16 de mayo a las 9:10 horas, en un día con algo de viento, pero bueno en general, mi guía Kaljang Sherpa y yo pisamos la cumbre de la cuarta montaña más alta del mundo. Hasta ahora, ha sido el reto más fuerte y duro de toda mi vida montañera. Las condiciones de vivir a más de 7.500 metros de altitud son difíciles de imaginar y mucho más de explicar".

"Después de un primer intento frustrado por diversas causas, como el viento y el intensísimo frio, que me hizo temer por los dedos de las manos y los pies, decidí volver a intentarlo pero esta vez con la ayuda del oxígeno suplementario para tener más opciones de llegar a la cima. Sin ese aporte extra, no lo hubiera conseguido", reconoce Anto.

"Las condiciones de vivir a más de 7.500 metros de altitud son difíciles de imaginar y mucho más de explicar"

Anto Pérez - Alpinista tinerfeño

decoration

Este alpinista tinerfeño cuenta que "a la pequeñísima cima del Lhotse, donde apenas cabíamos dos personas, se accede por una pared rocosa de unos 15 metros que lleva a una cornisa de nieve muy inestable a la que no se puede acceder. La precariedad de la situación en la cima hizo que no pudiera sacar las fotos y vídeos que me hubiera gustado sacar".

Anto Pérez junto a la cima del Lhotse El Día

Compartir el artículo

stats