Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Orotava recuerda la vida antes de las lavadoras

Los lavaderos del siglo XVI recuperan la actividad gracias a las mujeres del Colectivo Cultural La Escalera

Recreación de la actividad de las mujeres en los lavaderos de La Orotava R.S.

Los lavaderos de la calle San Francisco, en el casco histórico de La Orotava, se crearon en el siglo XVI y hasta finales de los años 60 del siglo XX vieron lavar a muchas generaciones de mujeres que se dejaron las manos estregando contra la piedra ropa propia y ajena. Aquel lugar de trabajo y encuentro lleva más de medio siglo en silencio y sólo recupera parte de la vida que tuvo gracias a las recreaciones que, como este sábado 14 de mayo de 2022, organizaron varias mujeres del grupo de teatro del Colectivo Cultural La Escalera: Alicia, Bernarda, Caty, América, Lala, Miguelina, Yaiza y el niño Héctor.

Por cuarta vez desde finales de 2021, este grupo de mujeres de La Orotava se presentan ataviadas con ropa, sombreros, lonas y delantales antiguos, con sus baldes y cubos de metal, pastillas de jabón azul y carozos de millo para volver a lavar la ropa como se hizo durante siglos, justo hasta la normalización del uso doméstico de un electrodoméstico que puso fin a un oficio: la lavadora. Con conversaciones, rezados y canciones de antes, estas mujeres muestran a vecinos, visitantes y turistas cómo era el día a día de las lavanderas de los pueblos.

Lavaderos de La Orotava

Lavaderos de La Orotava Raúl Sánchez Quiles

América González González va a cumplir pronto 86 años. Ella lavaba de niña y de joven por necesidad, pero este sábado se volvió a poner en faena para ayudar a mantener viva la memoria colectiva. «Yo lavaba aquí hasta que vinieron las lavadoras, así que hoy estamos haciendo todo como se hacía antes. Con el baño y el cubo; las bañaderas para hacer el añil y blanquear la ropa; los carozos para restregar los pantalones más sucios; el jabón de barra que venía antes: amarillo del lagarto y azul, y unos rosquetitos y un fisco de gofio para hacer un ayanto. Y la botella de anís por si a alguna le da un jilorio, pues que se eche un repunche y caliente la barriga», explica.

Recreación de la actividad de los lavaderos en La Orotava R.S.

Estos lavaderos funcionaban con el agua que movía los molinos de gofio de la Villa, este sábado recibieron de nuevo el líquido necesario para trabajar y dejar la ropa blanca como la nieve. América cuenta que «aquí se venía mucho a lavar la ropa de la gente rica, porque era lo que había. Era un trabajo para las casas que podían pagarlo. Se traían cestas llenas y se lavaban para poder ganarse una perritas». Para la más veterana del grupo, fue una mañana de recuerdos: «Desde chica venía con mi madre y luego ya sola. Había escasez, pero se pasaba bien. Las mujeres se peleaban si alguna venía muy temprano y le quitaban la piedra donde solía lavar. Cada una tenía alguna en la que pensaba que lavaba mejor».

La coordinadora del colectivo es Miguelina García Estévez. En 2021 se les ocurrió proponer al Ayuntamiento villero la posibilidad de organizar estas recreaciones para dar vida y actividad a este rincón del casco: «Cada cierto tiempo organizamos esta recreación, para la que nos documentamos con mujeres que venían aquí a lavar. Pasamos un rato divertido y mostramos el trabajo duro y el esfuerzo de las mujeres de antes».

En los antiguos lavaderos también se tendía la ropa R.S.

La Escalera ha organizado ya cuatro recreaciones desde noviembre de 2021 y espera celebrar la última de este año el próximo mes de junio, «antes de las fiestas». Cuentan con el respaldo del área municipal de Patrimonio, aunque su labor es altruista. Su pago es poder mostrar a las nuevas generaciones parte de las historia de las villeras. Su trabajo quedará pronto inmortalizado en un vídeo que los visitantes podrán consultar en los lavaderos a través de un código QR.

Compartir el artículo

stats