Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El supercomputador Teide vigila toda la actividad del volcán de La Palma

Ubicado en las instalaciones del ITER, predice el avance de los gases con el análisis del viento

El supercomputador Teide HPC, ubicado en el ITER. | | E.D.

El supercomputador Teide HPC mantiene la vigilancia de la actividad volcánica de La Palma. Desde que se produjo la erupción del Tajogaite en Cumbre Vieja, el 19 de septiembre de 2021, esta infraestructura, ubicada en las instalaciones de ITER, realiza predicciones que indican el avance de los gases a través del análisis del régimen de vientos en la zona. Unos datos que fueron de gran utilidad durante el proceso eruptivo y que lo siguen siendo ahora, cuando todo el entorno continúa desgasificándose.

El Cabildo de Tenerife, a través del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) y de la Universidad de La Laguna, mantiene esta tarea con el supercomputador Teide HPC. Se trata del seguimiento y la vigilancia de la actividad volcánica que se produce en la Isla Bonita. En concreto desde el ITER se realizan simulaciones meteorológicas y proyecciones climáticas a diversos escenarios de emisiones de gases.

El presidente insular, Pedro Martín, destaca que desde el Cabildo tinerfeño se ha mantenido «una estrecha y constante colaboración con la Isla, cuya vigilancia volcánica iniciamos tiempo antes de que se produjera la erupción, el pasado 19 de septiembre. Además, añade «desplazando a La Palma todos los medios humanos y materiales de Involcan que fueron necesarios; su trabajo ha resultado decisivo».

Por su parte, el consejero de Innovación, Enrique Arriaga, afirma que «los proyectos que se desarrollan en el ITER fueron de gran utilidad durante los meses de erupción y ahora, pese a haber terminado, continúan siendo una importante herramienta de trabajo para los científicos». Destaca que «desde el Cabildo de Tenerife estamos totalmente a disposición del pueblo palmero para tenderles la mano en lo que haga falta».

El supercomputador Teide HPC es un dispositivo de predicción meteorológica que se utilizó durante los 85 días de erupción para ayudar a controlar la actividad del volcán Tajogaite. A lo largo de este periodo, el grupo de supercomputación del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) y de la Universidad de La Laguna (ULL) también pusieron a disposición de los investigadores, tanto del área de Medioambiente del ITER y como los del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), los proyectos Planclimac y Grider. Ambos están dedicados a llevar a cabo simulaciones y predicciones meteorológicas y climatológicas.

El grupo de Medioambiente del ITER y del Instituto Volcanológico de Canarias utilizaron estos dispositivos para proporcionar predicciones detalladas del régimen de vientos de la zona de la erupción. Se obtuvieron datos de especial interés, ya que indicaban el avance de los gases que surgían desde la boca eruptiva.

Del mismo modo, la simulación del viento resultó fundamental para disponer de una previsión meteorológica que permitiera implementar unas medidas eficientes y seguras. Además, cabe recordar el surgimiento de varias bocas eruptivas, que hicieron necesario disponer de múltiples predicciones en distintos puntos.

Las técnicas empleadas y los resultados obtenidos en el desarrollo de estos proyectos han sido empleados durante la erupción volcánica para seguir y monitorizar el proceso. Un trabajo a disposición de la comunidad científica para su análisis en profundidad.

Compartir el artículo

stats