Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto de la Cruz

Los sindicatos critican que el director del Hogar Santa Rita se enroque en el cargo

CCOO, UGT, Intersindical Canaria y la Plataforma Regional de Familiares y Usuarios de Centros Sociosanitarios insisten en que el director gerente de Santa Rita, Tomás Villar, debe dimitir

El director gerente del Hogar Santa Rita, Tomás Villar, este martes 10 de mayo de 2022 Carsten W. Lauritsen

Comisiones Obreras, UGT, Intersindical Canaria y la Plataforma Regional de Familiares de Usuarios de Centros Sociosanitarios coinciden en lamentar que el director gerente del Hogar Santa Rita, Tomás Villar, «se enroque en el cargo» y rechace la entrada del Cabildo de Tenerife en el patronato que dirige la fundación que atiende a 481 dependientes con una plantilla de 430 trabajadores.

El responsable de Dependencia de la Federación de Servicios de Comisiones Obreras, Alexis Rodríguez, insiste en que Villar «está inhabilitado como interlocutor porque ha decidido convertirse en un problema, ya que es imposible negociar cualquier cosa con él. No acepta que la situación del sector ha cambiado e insiste con la excusa de proteger el legado del Padre Antonio, que a estas alturas no puede ser un argumento».

Desde CCOO sí se considera que existe la posibilidad de que el Hogar Santa Rita, con 710 plazas autorizadas, pueda sectorizarse y dividirse en al menos seis residencias independientes. Sin embargo, Alexis Rodríguez insiste en que ese cambio de modelo debe de hacerse de la mano del Comité de Empresa y de las administraciones públicas implicadas. «No tiene nada que ver el modelo de residencia que fundó el Padre Antonio en los años 90 del siglo XX con el Hogar Santa Rita actual, que tiene concertadas más de la mitad de las plazas ocupadas y que recibe cada mes unos 456.000 euros de fondos públicos», subraya Rodríguez.

«De las palabras de Villar parece entenderse que cualquier cambio de modelo o de representación en el patronato depende únicamente de su decisión personal. Y creemos que ya se deberían haber sentado todas las partes para buscar una solución a la situación actual», concluye el representante de CCOO.

El secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT en Tenerife, Juan Carlos Viñas, dice que «sería una garantía que las administraciones públicas entraran en el patronato que dirige el Hogar Santa Rita», compuesto en la actualidad por nueve personas, entre las que está el propio Tomás Villar y el presidente de la Fundación, Roque Silva. «Nadie niega la labor que hizo el Padre Antonio, pero son otros tiempos y hay que adaptarse», recalca.

Juan Carlos Viñas también se pregunta «¿cómo puede presumir de solvencia financiera y en abril tener sin cobrar hasta el día 13 a sus trabajadores?», e insiste en que «existe una carga brutal de trabajo que no es nueva, sino que dura años». Desde CCOO se insiste en que no casa el argumento de la solvencia con el retraso del pago de la nómina y en que «el problema de los ratios de trabajadores no está en los números globales, sino en la atención directa a los usuarios».

El asesor jurídico de Intersindical Canaria Fran Baute insiste en que «hay que democratizar la gestión de Santa Rita para acabar con el oscurantismo y la falta de transparencia». A su juicio, «Villar se enroca en sus posiciones e incluso veta la entrada del Cabildo y del Comité de Empresa en el órgano de gestión del centro, lo que supone una privación de derechos». Según Baute, «no nos sorprende en exceso su postura, pero no la entendemos y emprenderemos las acciones jurídicas que sena necesarias para revertir la situación».

La portavoz de la Plataforma Regional de Familiares y Usuarios de Centros Sociosanitarios, Eugenia Paiz, entiende que las palabras de Tomás Villar en su entrevista con EL DÍA «son de otro siglo y demuestran que el modelo tiene que cambiar, por lo que nos tenemos que sumar a las voces que le han pedido que dimita».

«El Hogar Santa Rita no se puede concebir como una residencia totalmente privada, ya que recibe una gran cantidad de fondos públicos que se pagan con los impuestos de todos los canarios. El seño Villar no puede dirigir Santa Rita como si todavía trabajara en el hotel Internacional. No estamos en 1991 sino en el siglo XXI y existen unas normas, servicios y derechos que van más allá de la anacrónica concepción de Tomás Villar», sentencia Paiz.

Compartir el artículo

stats