Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Ocupada’ la sede de Correos como rechazo al «desmantelamiento»

Delegados sindicales de la empresa postal pública llegan hasta la azotea del edificio central con pancartas contra la «privatización»

Pancartas con el lema «Correos no se vende» en la sede central. E. D.

Un grupo de treinta delegados sindicales de Comisiones Obreras y UGT ocuparon el edificio de la sede central de la Jefatura Provincial de Correos en la plaza de España de Santa Cruz de Tenerife para expresar su rechazo al «desmantelamiento» de la empresa postal pública y lo que entienden como «desmantelamiento y desguace» que redunda en un «mal servicio a la ciudadanía». La intención era llevar a cabo un encierro, pero ante las dificultades para llevarlo a cabo se concentraron en la puerta del inmueble y luego hicieron un recorrido que les llevó hasta la azotea donde desplegaron varias pancartas hasta formar el lema «Correos no se vende».

Pedro Segura, de Comisiones Obreras, y Carmen Dorta, de la Unión General de Trabajadores, valoraban a las puertas del edificio la movilización como «un éxito», pese a que, aseguraban, la dirección «mantuvo incluso las puertas de emergencias cerradas con llave». Esto, señalan, «equivale a poner en serio riesgo a los trabajadores y trabajadoras en el interior ante cualquier urgencia que pudiera haber surgido en ese momento».

«Nefasta gestión».

Los sindicatos critican «la nefasta gestión en Canarias y, especialmente, en Tenerife donde el señor Pablo Iván sale a desmentir toda la realidad de Correos». Consideran que «su propia gestión está metiendo a la empresa en una quiebra técnica». Durante la concentración han insistido en que «un servicio público y de calidad a la ciudadanía es posible, pero, además, rentable como demuestran las cuentas de resultados del resto de empresas postales en Europa». Entienden los sindicalistas que «la nefasta gestión es premeditada para tener la excusa de una futura venta».

Los representantes sindicales creen asimismo que está en juego la propia viabilidad de la empresa y el futuro de los 1.200 trabajadores en Tenerife y en general de los casi 40.000 en todo el estado.

Las acciones reivindicativas no quedan aquí, ya que se mantiene la advertencia de huelga general para los días 1, 2 y 3 de junio con una manifestación prevista ante el Congreso de los Diputados en Madrid. No olvidan mencionar las opciones de nuevas acampadas u otro tipo de acciones reivindicativas. Llegarán «hasta donde haga falta» para lograr «revertir la situación y el actual modelo».

CCOO y UGT denuncian «las mentiras de Correos porque hace una semana decían que no pasaba nada y ahora reconocen una reorganización interna. Mientras ellos mienten, los trabajadores seguimos luchando por garantizar nuestro futuro». Lo harán a través de movilizaciones llevadas a cabo bajo el lema Salvemos Correos con el horizonte más inmediato en la convocatoria de la huelga general.

Los delegados sindicales en el interior de la sede de Correos en la plaza de España de Santa Cruz de Tenerife. | | E.D.

Abandono.

La denuncian pública pretende desvelar «la política de abandono del servicio público postal y de Correos», que ha provocado «el desplome de la carga de trabajo» y «una situación insostenible económicamente» con unas pérdidas de casi 600 millones de euros desde 2019, más los 100 en negativo del ejercicio 2021. «Un déficit estructural que lo sitúa al borde de la quiebra técnica. Una política de desguace» concluyen.

Garantías del mejor servicio.

Correos desmiente, a través de un comunicado, las acusaciones sindicales y garantiza tanto la prestación como la calidad del servicio postal universal «en las mismas condiciones de equidad, accesibilidad, asequibilidad y no discriminación» que establece la Ley. Insisten desde la empresa en que «no existe ningún plan de privatización». Recuerdan que «Correos es una empresa 100% pública, propiedad del Estado y lo seguirá siendo». Tampoco hay, pese a lo denunciado, «un trasvase de actividad a Correos Express porque la colaboración con sus filiales está delimitada en la normativa.

Sin dejar de prestarlo.

Correos garantiza que no ha dejado de prestar servicio en ninguna población de Canarias sino que alega «adecuación de la estructura de distribución para ser más eficientes, sin merma de la calidad, una obligación como operador público y sin desmantelamiento ni debilitamiento del servicio». De hecho, «la compañía avanza en la digitalización de los 2.295 puntos de atención al público de que dispone en zonas rurales, 70 en Canarias». Estas oficinas quedarán «totalmente digitalizadas y conectadas» para facilitar el acceso de la ciudadanía a todos los servicios «en igualdad de condiciones». Por último, la empresa insiste en que «Correos ni realiza despidos ni destruye empleo sino que trabaja por el estable y de calidad con una apuesta por el diálogo social».

Compartir el artículo

stats