Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós al alma del Añepa

La Orotava despide a Pepe González, un icono de la cultura y el ocio nocturno para varias generaciones de tinerfeños que pasaron por el mítico local de la calle Rosales

Francisco José González García, Pepe el del Añepa R.S.

Pepe decía con orgullo que un amigo bautizó el Pub y Sala de Arte Añepa como «el lugar con más libertad por metro cuadrado del mundo». Hace unos meses, Óscar Rocío y La Patafísica convirtieron aquella frase en el título de una canción a la altura del icono para la cultura, el arte y el ocio nocturno que ha sido este local para La Orotava y más allá. Francisco José González García, Pepe el del Añepa, falleció este miércoles 27 de abril de 2022 y durante 40 años fue el alma del mítico local del número 13 de la calle Rosales. «Otro planeta» en La Orotava, donde era posible escuchar buena música, mantener una conversación trascendental o trivial, disfrutar del arte en las paredes y ver tomarse algo a Jorge Drexler, Joaquín Sabina, Mikel Erentxun, Albert Pla o Adán Martín.

La Orotava despidió hoy a Pepe González entre la sorpresa, la tristeza y la resignación. Enfermo desde hacía meses y retirado de la vida pública, se marchó de noche, a deshora. Y sus amigos lo despidieron en el tanatorio de Servisa en una emotiva ceremonia civil. No habrá misas en su honor, pero las redes sociales se llenaron de mensajes y palabras de cariño y de recuerdo. Como las del alcalde villero, Francisco Linares, que lamentó el fallecimiento «del alma máter de la Añepa durante décadas». Las del concejal socialista Samuel Mesa: «Hemos perdido a un villero de los que dejan huella». O las del músico y amigo Natanael Ramos: «No sólo La Orotava disfrutó de ti y de tu labor cultural y de ocio, lo hizo toda la isla de Tenerife y más allá. Tampoco perteneces a una sola generación, pues nos diste un espacio a varias generaciones donde encontrarnos, disfrutar de la buena música, del buen ambiente, de la pintura, de las reflexiones (...). Ojalá que en cada pueblo de este planeta hubiera un Pepe».

O las de Asamblea por La Orotava, que dijo que "Pepe quedará fijado en el imaginario colectivo villero por su aportación a la diversificación cultural y a la oferta de ocio del municipio, desde que se hiciera cargo del tristemente desaparecido Pub y Sala de Arte Añepa. Hoy La Orotava es un poco menos Orotava". O las de Toño Mesa, que siempre lo identificó «con Rick Blaine, de Casablanca ("Todos vienen al café de Rick"), repartiendo salvoconductos de vida, Pepe perpetuó la idea de vivir la vida también de noche para no sentirnos solos. En la Añepa, las artes plásticas, la música y, todos los que presentíamos que aquel era un lugar para el comienzo de una hermosa amistad, le estaremos enormemente agradecidos». O las de Tata Zirga, que confesaba que «nunca había conocido a un pirata hasta que lo conocí. Me enseñó trampas, música e historias que se dan a las seis de la mañana». O las de Óscar Rocío, que recordó que «el lugar con más libertad por metro cuadrado del mundo solo podía ser fruto del alma más libre».

Francisco José González García regentó el Pub y Sala de Arte Añepa durante 40 años

decoration

En 2005 recibió la Medalla de Plata del Ayuntamiento de La Orotava por sus primeros 25 años de apuesta por el arte y la cultura. El 31 de octubre de 2020, cuando el Pub Añepa echó el cierre debido a las restricciones que imponía la pandemia, Pepe explicaba que «nunca quisimos ser sólo un lugar donde se vendía alcohol, sino mucho más: un espacio para el arte y la cultura; ese lugar de encuentro que todos necesitamos. Una sociedad sin estos rincones donde poder compartir estos ratos es una sociedad peor».

El Pub Añepa fue siempre el lugar al que acudir a tomar algo después de cenar o al cierre de otros bares y por su barra pasaron personajes como Joaquín Sabina, Jorge Drexler, Juan Perro, Mikel Erentxun, Albert Pla o Los Chichos. Albergó innumerables conciertos, sobre todo de jazz, y en sus paredes se colgaron exposiciones de pintura de Yamil Omar, Rafa Pinillos, Rafols-Casamada o Pepe Hernández, aunque siempre fue, sobre todo, una sala de arte abierta a los artistas jóvenes.

El Pub Añepa ya cerró definitivamente hace año y medio. Pepe González dejó este mundo el 27 de abril de 2022. Pero varias generaciones de villeros jamás podrán olvidar, como cantan Nolo Hernández, Óscar Rocío, Yexza Lara, Fernando Ortí y Víctor Martín, el lugar «donde charlaban a diario aspirantes a sicarios con la carne de cuneta», «donde los poetas y las divas podían ver desde arriba las estrellas» o, a veces, «el sitio que tanto ayudó a no acordarnos de nada». Pero como «sólo las cosas con vida tienen final» y «nadie sabe cuánto se echará de menos», «vagaremos Los Rosales los que curramos hasta tarde, ahora sin consuelo». Porque nadie pensó que «esa puerta abierta podría cerrar», aunque muchos preferirán pensar que, simplemente, «Pepe no les oye tocar».

Compartir el artículo

stats