Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sector primario | Freno a la pérdida de superficie cultivada

Tenerife recupera 1.100 hectáreas de cultivos por primera vez en quince años

La tendencia a la caída desde 2007 se frena, según el Mapa de Cultivos de Canarias | El espacio agrícola abandonado desciende en 2.714 hectáreas en el periodo 2016-2021

Dos mujeres vendimian en una finca del sur de la Isla de Tenerife. Andres Gutierrez

La Isla de Tenerife frena la tendencia a la pérdida de espacio productivo en el campo. Es la principal conclusión emanada de la actualización para el periodo 2016-2021 de los datos del Mapa de Cultivos del Gobierno de Canarias, culminado el pasado febrero y dado a conocer hace unos días. La superficie cultivada en ese quinquenio en Tenerife ha aumentado en 1.119 hectáreas hasta superar las 18.700 (18.738 exactamente) a día de hoy.

Lo primero es poner en situación. Tenerife perdía superficie cultivada desde hace unos quince años con algún repunte puntual. Este escenario se mantuvo prácticamente inalterable a partir del inicio de la pandemia de la covid-19, en marzo de 2020, hasta que se han publicado estos nuevos datos. Entre 2007 y 2019 el descenso en números absolutos fue de 7.000 hectáreas, 70 millones de metros cuadrados, el equivalente a unos 7.000 campos de fútbol.

La huerta sigue prevaleciendo en Tenerife con el 43% del total de las explotaciones

decoration

El espacio agrícola sin cultivar, por otra parte, ha descendido en 2.714 hectáreas al pasar de 22.375 hace cinco años a las 19.661 actuales. Los resultados del estudio reflejan esta importante reducción, lo cual se debe, en buena parte, al incremento de los cultivos vinculados a la huerta y a los frutales, sobre todo el aguacate, así como a la entrada en cultivo de lo que hasta ahora eran antiguos eriales.

Predomina la huerta.

De acuerdo con el informe, la huerta sigue siendo la superficie cultivada predominante en Tenerife (43% del total), seguida por la platanera (20%), la viña (15,6%) y los frutales (12,7%). Los cultivos ornamentales se limitan al 1,9%y el tomate mantiene la tendencia negativa que ya venía detectándose desde campañas anteriores, y su se sitúa en un -–0,5%. Asimismo, se ha ampliado la superficie de regadío (2.519 total) en 520 hectáreas, lo cual está vinculado, fundamentalmente, al aumento de la ya mencionada huerta (454 hectáreas) y de los frutales (535). Además, se ha incrementado o empezado a pastorear en terreno agrario (292, +130).

1.119 campos de fútbol. Aunque la comparativa exacta entre la medida de una hectárea y un campo de fútbol difiere según el modelo tomado como referencia, se puede determinar la correspondencia 1=1.

Javier Parrilla, consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, plantea que se hace necesario un análisis detallado del desglose por municipios y rechaza la euforia pese a valorar la puesta en producción de tierras abandonadas. De todas maneras, subraya: . «Ese aumento, aunque pequeño, existe, y nos hace pensar que estamos en el buen camino para alcanzar la confianza empresarial».

Lo más positivo es el aumento de la huerta, sobre todo de hortalizas, centrado en el barbecho. También hay incremento en los frutales, sobre todo el olivar y en mayor proporción, el aguacate. Además, suben cereales, leguminosas y forrajeras. Lo de la huerta viene desde el confinamiento cuando muchas se recuperaron y luego no se han abandonado. Lo demuestra el interés por el riego con el agua de Balten. Se trata de pequeños agricultores no profesionales que cosechan para la economía personal pero que ganan territorio cultivado. El Cabildo apuesta por el producto y su comercialización directa en los Mercados del Agricultor.

El ‘oro verde’.

La consolidación del aguacate tiene una connotación fundamentalmente económica por su elevada rentabilidad. El mapa de la Isla muestra tres grandes manchas a nivel productivo. En primer lugar, en una franja en paralelo a la autopista del sur, la TF-1, desde antes de los túneles de Güímar hasta una vez superado su término municipal. También en el Norte, en La Orotava y Los Realejos, donde se apuesta fuerte, y es probable el cambio del plátano por el aguacate. Por último en la comarca Nordeste, Tegueste, Tejina y Valle de Guerra.

130 hectáreas. Las ganadas por el pastoreo agrícola en el periodo 2016-2021. Parece poco, pero es un paso en la posible recuperación de una actividad ancestral que podría generar empleo y riqueza.

La viña.

Dentro de la superficie cultivada, las principales reducciones se centran en la viña y el tomate, «para lo cual estamos tomando ya medidas de saneamiento que generarán una mejor y mayor productividad en el futuro», detalla Javier Parrilla. Le preocupa «el descenso» de 230 hectáreas de viña, aunque, por contra, «los parrales han sustituido al erial en otras 152». Considera que «hay que analizarlo porque el sector tiene unas bases de comercialización bien asentadas, hay calidad de vinos y la uva se puede sacar a buen precio». La localización de la bajada de un 10% en Tegueste y otro tanto en Granadilla «hay que estudiarla porque en ambos sitios no hay problemas de agua y en el sur destaca la existencia de un Consejo Regulador potente como es el de Abona».

El consejero recuerda la iniciativa del saneamiento de la vid con la filosofía de poner énfasis en el desarrollo de las bodegas «donde tiene que ir la ayuda» que este año asciende a 100.000 euros para frenar esa caída puntual. Valora el trabajo desarrollado en las bodegas por las seis Denominaciones de Origen y sus respectivos Consejos Reguladores. Productividad y comercialización son los factores fundamentales a mimar.

Pastoreo agrícola.

Parrilla apunta a otro dato positivo para concluir: el aumento del pastoreo agrícola que ha recuperado 130 hectáreas. En este ámbito, subraya, «seguimos trabajando» de la mano con colectivos como la Asociación de Ganaderos de Tenerife (Agate) o la de Criadores de Cabras (Acricate). Un pastoreo ordenado, en zonas limpias sin vegetación y que puedan ser acotadas, incluso para actuar como cortafuegos. Propio de la tradición de Tenerife que es la del desplazamiento trashumante de los rebaños de la costa a la montaña y viceversa.

9,23% de superficie en producción. Este es el escaso porcentaje de superficie en producción en la isla de Tenerife, al comparar las 18.738 hectáreas de la superficie cultivada real con las 202.921 susceptibles de serlo.

Ayudas.

El consejero pone en valor que este año el Cabildo impulsa una convocatoria de ayudas para la recuperación y puesta en cultivo de tierras en situación de abandono, que contará con un presupuesto de 48.730 euros. Del mismo modo, hace hincapié en los Premios Agrojoven, dotados con 20.000 euros, y en las becas agroalimentarias José Luis Porcuna, para las que se ha consignado una partida de 21.600 euros.

Parrilla concluye con una rotunda expresión: «Queda mucho por arar todavía». Basta con un dato. De las 202.921 hectáreas totales donde en teoría sería posible cultivar apenas hay 18.738 en producción, un paupérrimo 9,23%.

Compartir el artículo

stats