Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Orotava

Un colegio con vocación europea

La Milagrosa, cuyos orígenes se remontan a 1884, participa en proyectos educativos de la UE

Parte del equipo docente del colegio La Milagrosa posa con una bandera de la Unión Europea en las escalinatas del centro. | | EL DÍA El Día

Las Hijas de la Caridad se implicaron en la educación en el municipio villero a finales del siglo XIX y, en pleno siglo XXI, su colegio se ha sumado a varios proyectos europeos.

Las Hijas de la Caridad llegaron a La Orotava en 1884 y comenzaron a impartir clases a niñas de familias desfavorecidas en el antiguo Hospital de la Santísima Trinidad, en un colegio conocido entonces como La Inmaculada. La llegada en 1910 de Sor Soledad Cobián de Roffinac marcó un antes y un después en la labor docente de esta orden religiosa, que trasladó su colegio a la calle Nicandro González y Borges, ya con el nombre de La Milagrosa. Unos años después, Sor Soledad Cobián impulsó la construcción del centro actual, cuya primera piedra se puso en 1930. Tres años después, aún con la obra inacabada, comenzaron a impartirse las clases en el emblemático edificio, de estilo neoclásico, diseñado por el arquitecto Mariano Stanga. La Milagrosa es hoy un colegio con más de 705 alumnos, niños y niñas; con una plantilla formada por 59 docentes y no docentes, que en los últimos años ha mostrado una profunda vocación europea.

Alumnos y docentes implicados en proyectos europeos de La Milagrosa. | | E.D. Raúl Sánchez

En el 2019, el Centro Educativo de Infantil, Primaria y Secundaria (CEIPS) La Milagrosa se propuso abrir sus puertas a Europa a través de los diferentes proyectos Erasmus Plus. Un grupo de profesores de este centro se lanzó a la aventura de «conocer y hacer conocer el centro a diferentes países europeos, creando varios proyectos en los que alumnado y profesorado han podido participar para internacionalizar el centro y, a la vez, compartir buenas prácticas con otros centros educativos y así aprender juntos».

Uno de esos proyectos es Las Calles de mi Pueblo (The streets of my Town), en el que La Milagrosa ejerce centro coordinador junto a otros de Finlandia y Francia. A través de la plataforma europea Etwinning, estos centros extranjeros «vieron la oportunidad perfecta para conocer nuestro país, nuestra isla, nuestras calles y la cultura que tras ellas se esconde», detalla Begoña Regalado Expósito, del equipo educativo de La Milagrosa.

«La oportunidad de extender el conocimiento a nuestro alumnado insular fuera de sus fronteras es un aprendizaje de vida incalculable. Erasmus plus les ofrece la ocasión de aprender, conocer y experimentar la cultura de otros lugares en Europa. Para ello, se organizan viajes con alumnado a los diferentes países participantes, que se comunican en inglés o francés para realizar las actividades. Esto les permite sera conscientes de la importancia de la comunicación para crecer como personas con una mente abierta, dispuestas a superar barreras y abrirse a Europa», subraya Regalado.

Alumnos y profesores colaboran con centros de Polonia, Bulgaria, Croacia o Italia

decoration

Otro de los proyectos que desarrolla La Milagrosa es S.O.F.T. (Start Our Future Today), que sirve para preparar al alumnado para su futura vida laboral. Desde La Milagrosa han decidido convertirse en centro colaborador para «preparar a nuestros estudiantes ante los alarmantes datos de paro juvenil». Interviene como centro asociado con otros de países como Polonia, Bulgaria, Croacia, Italia y Turquía.

Visita hasta el día 9

Dos profesores y cuatro alumnos del centro ya tuvieron la oportunidad de trasladarse a Polonia con S.O.F.T. Este fin de semana le toca al Colegio La Milagrosa recibir a participantes de los países socios de este proyecto: 35 personas, entre alumnos y profesores de Polonia, Bulgaria, Croacia, Turquía e Italia, que visitarán la isla desde hoy y hasta el día 9. «Una experiencia enriquecedora que aumentará la motivación tanto del alumnado como del profesorado», subrayan.

Esta apuesta por Europa, el bilingüismo y la educación innovadora comenzó en 2019 con el proyecto Highway to Europe, cuando alumnos y profesores comenzaron a volar rumbo a Finlandia y Croacia para conocer otras culturas y realidades educativas de la Unión Europea. Trás el éxito de aquellas dos primeras expediciones, surgieron Las Calles de Mi Pueblo y S.O.F.T., que permite vincular al centro que impulsó Sor Soledad Cobián a principios del siglo XX con colegios de Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Croacia, Alemania, Polonia, Turquía o Bulgaria en pleno siglo XXI.

Compartir el artículo

stats