Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ARONA

El gobierno aronero quiere que el Cabildo gestione La Centinela

Considera este mirador como el espacio idóneo para ubicar un centro de interpretación natural y cultural arqueológico

Mirador La Centinela, en San Miguel de Abona. | | E.D.

El grupo de gobierno de Arona se muestra partidario de que el Cabildo mantenga las competencias sobre el Mirador La Centinela y que sus instalaciones se conviertan «en el demandado centro de interpretación natural y cultural que, tanto el ámbito académico como ecologista, han venido reclamando en las últimas décadas». Se trata de «la opción más idónea», apunta.

Leopoldo Díaz, portavoz del equipo de gobierno, recuerda que en las reuniones mantenidas durante los últimos años con el Cabildo «se han puesto de manifiesto las dificultades que presenta la opción de ceder el espacio a un solo municipio, aunque las instalaciones se encuentren, en su mayor parte, en San Miguel de Abona». A juicio del concejal aronero, esta opción se enfrenta a «dificultades jurídicas y competenciales a la hora de decidir sobre asuntos como el mantenimiento o las inversiones» de y en las instalaciones.

«Estamos ante una oportunidad única de tener un centro en el que se difunda, se forme y se eduque a la población local y visitante» en materia patrimonial, apostilla el concejal de Patrimonio Histórico, José Alberto Delgado. El edil subraya que «Arona posee una gran riqueza de vestigios arqueológicos, en especial grabados, pero la realidad es que en Tenerife, en general en toda la Isla, ha faltado conciencia sobre la necesidad de preservar esa riqueza y ponerla en valor, además de las muestras de vandalismo a las que llevamos años asistiendo con impotencia».

El Cabildo, titular de la instalación, valora ceder el uso y gestión del mirador a San Miguel de Abona

decoration

Obra del Cabildo

El Mirador La Centinela se encuentra en el espacio natural protegido Roque de Jama, en terrenos con los que el Ayuntamiento de San Miguel de Abona se hizo en 1992 y que, posteriormente, cedió al Cabildo, administración que lo construyó y que es la institución competente para su mantenimiento y cuidado.

Su puesta en servicio se produjo años después de concluida la obra, al comienzo de este siglo, y precisó de una inversión para su mejora al sufrir graves desperfectos. Hasta hace varios años, el recinto funcionó como restaurante en concesión administrativa. La semana pasada, el vicepresidente primero del Cabildo de Tenerife y consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, mantuvo una reunión de trabajo con el alcalde de San Miguel de Abona, Arturo González, tras la que anunció que el Cabildo valora «ceder el uso y gestión de las instalaciones al Ayuntamiento». Una cesión que está en consonancia con lo demandado por el gobierno sanmiguelero durante este mandato.

Compartir el artículo

stats