Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María Pérez Baso Fundador y gerente de Patea tus montes

«El intrusismo en el turismo activo es algo tremendo, descomunal, casi salvaje»

«Todos los lugares naturales más divulgados en Instagram están ahora saturados», lamenta el fundador y gerente de Patea tus montes

José María Pérez Baso en la plaza del Quiosco, en La Orotava.

Tras formarse en una escuela taller, José M. Pérez y otros dos compañeros fundaron en 1997 una de las primeras empresas de turismo activo de la isla, Patea Tus Montes, que cumple 25 años


Patea Tus Montes cumple 25 años, ¿cómo empezó todo?

Fuimos alumnos de una casa de oficios organizada por el Ayuntamiento de La Orotava, centrada en turismo rural y medio ambiente, y tras finalizar la formación en diciembre de 1996, dos compañeros y yo creamos la empresa Patea Tus Montes de senderismo y aventura. Primero de una forma muy local. Salimos diez alumnos de aquella escuela taller, poco a poco se fueron cayendo unos y otros hasta que quedamos los tres que fundamos Patea Tus Montes: Cirilo, José Luis y yo.

En 1997 prácticamente nadie hablaba de turismo activo, ¿existía competencia?

Había muy poquita oferta, sólo algunas empresas enfocadas exclusivamente al turismo extranjero, básicamente alemanes.

¿Cuándo se queda solo al frente del proyecto?

A partir de 2002 ó 2003 ya me quedé solo al frente del proyecto. Tenía muchísima energía en esa época, era una rueda de fuego. Sin embargo, reconozco que si no hubiera vivido al principio en la casa de mis padres, el proyecto empresarial era totalmente inviable. Poco a poco fue creciendo y ya pude independizarme y vivir de esto.

José María Pérez Baso (centro) durante una actividad con escolares en los inicios de la empresa villera de turismo activo, educación ambiental, senderismo, aventura y actividades en la naturaleza Patea Tus Montes, en el mes de abril del año 1997. E. D.

¿Con qué oferta empezó?

Lo primero fue enseñar a los vecinos de La Orotava los senderos del municipio. Así empezamos. Luego, durante mucho tiempo nos centramos en la educación ambiental. Tocábamos las puertas de los ayuntamientos y de los colegios para sacar a los chicos a la naturaleza. Ese fue el pilar inicial. No hacíamos nada de lo que hacemos ahora. En la actualidad tenemos senderismo, subida al Teide, barranquismo, iniciación a la escalada deportiva y kayak de mar, en verano. Y muchas cosas más, como colaborar en iniciativas de formación o con el programa de Puchi Méndez, cada miércoles en la Ser desde hace 8 años.

¿Cuáles han sido los grandes hitos de la trayectoria de Patea Tus Montes?

Dimos un salto en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de 2004, con la mención especial al mejor producto de turismo activo de España por el producto Salto del Pastor Canario. Lo introducíamos en nuestras actividades. Íbamos al barranco de Masca y llevaba la lanza para dar a conocer esa práctica. Sin embargo, lo que sin lugar a dudas nos dio el gran pistoletazo de salida fue la Ruta de Titanes, por la que nos dieron otra Mención Especial al Mejor Producto de Turismo Activo de España en Fitur 2011.

¿Cómo de importante ha sido Fitur para su historia?

¡Uf!, Fitur nos ha dado lo que nadie se imagina. Ha sido la gran pantalla al exterior, lo que de verdad nos ha dado a conocer. En 2017 fuimos ganadores absolutos de Fitur Activo, en la sección de Enogastronomía, con el producto Los Tres Sabores de las Medianías.

¿Cómo ha evolucionado el turismo activo en las islas?

Todo se ha ido profesionalizando, ahora hay una formación específica de técnico deportivo de montaña y de barrancos. Y el Gobierno de Canarias se ha dado cuenta de su importancia. Cuando íbamos a Fitur en 2004 la naturaleza no era tan importante, y ahora es clave. Se ha ido profesionalizando, pero a la vez es un nicho laboral tan goloso que en el turismo activo el intrusismo es algo tremendo, descomunal, casi salvaje. La mitad de la gente no cumple ni los mínimos exigidos por el Gobierno de Canarias, pero no hay control. Es muy difícil. Nos movemos en terreno irregular, con horarios intempestivos y no recibimos visitas de inspección. Poco a poco, y sólo a través de denuncias, se ha dado visibilidad al intrusismo. Y siempre porque alguien, ya desesperado, ha denunciado.

Lo que está pasando en el Parque Nacional del Teide es lamentable

¿Qué rutas recomienda?

Ahora soy muy meticuloso con eso. Está todo tan desbordado que ya no regalo información. Está todo súper loco. La capacidad de carga de entornos delicados se ha superado de una forma brutal tras el confinamiento. Antes no se veía lo que se ve ahora.

¿La pandemia ha masificado los entornos naturales?

Sí, cien por cien. Y el que me diga lo contrario, miente. No lo ha masificado, lo ha reventado en algunos casos. Todos los lugares naturales más divulgados en Instagram están ahora saturados. Ocurre en La Cruz del Carmen; El Pijaral, y lo que está pasando en el Parque Nacional del Teide es lamentable: drones, gente subida por todos lados, 200 personas subiendo por el hielo con el sendero del pico del Teide cerrado, basura y destrozos en el refugio de Altavista... Aunque esté todo cerrado, la gente se salta las prohibiciones. Para que se hagan una idea, en nuestro calendario de rutas los fines de semana ya no ofertamos Anaga. Está todo lleno de gente. Espero que esta ola pase. No queremos el monte sólo para nosotros, pero hay que dispersarse. ¿A dónde voy un domingo? Pues a Fasnia, Arico o Chío. A Anaga, sólo voy entre semana. Además, falta mucha información y se asumen muchos riesgos. La gente se mete en sitios peligrosos y luego las autoridades los cierran también a las empresas: ya no podemos ir ni a El Pijaral, ni a Las Ventanas de Güímar, ni al Canal de Bejía en Anaga, ni a Los Canales de Teno, ni a Barranco Seco, ni al barranco de Masca ni al barranco del Infierno. Cada vez hay más sitios prohibidos, sin embargo se puede ir a Los Canales de Güímar con un grupo de Facebook, pero no con Patea Tus Montes. Cualquiera cuelga un track para llegar a pie a sitios a los que sólo se puede llegar con cuerdas. Ponen dificultad moderada y el que va allí para hacer una foto asume un riesgo enorme.

¿La solución está en incrementar la vigilancia?

No hay medios para controlar, pero la respuesta es sí y no. ¿Van a estar todo el rato vigilándonos? Se generarían muchos puestos de trabajo, pero no estoy seguro de que esa sea la solución. Si me hablas del Parque Nacional del Teide, te digo que sí, que requiere mucha más vigilancia. Aunque los recursos quizás también habría que invertirlos en mejorar la información a los visitantes.

¿Los turistas son la clave del problema?

No me gusta decirlo, pero creo que sí. Desconocen muchas cosas y lo hacen sin darse cuenta. También hay que tener cuidado con la publicidad que se hace. No podemos vender en las promociones de la isla lugares inaccesibles o grabados con drones si se trata de una actividad prohibida.

Compartir el artículo

stats