Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Complejo ambiental de Tenerife | La gestión de la basura

La nueva planta de residuos de Arico desecha la ‘incineración’

El Cabildo adjudica a Arico Green Gass la nueva instalación, que descarta el tratamiento de basura con altas temperaturas

Basura sin reciclar en una de las celdas del Complejo Ambiental de Tenerife, en el municipio de Arico. eldia.es

La nueva planta para el tratamiento de residuos del Complejo Ambiental de Tenerife, situado en Arico, desecha los tratamientos térmicos con altas temperaturas que contempló el concurso, que tanta polémica generaron y que la oposición consideró «incineración». El Cabildo de Tenerife anunció ayer que ha adjudicado a la UTE (Unión Temporal de Empresas) Arico Green Gass esta instalación, que se ubicará en una parcela del Complejo Ambiental de 25.000 metros cuadrados.

La UTE adjudicataria centra su oferta en el reciclaje y los procesos de biometanización, operaciones de tratamiento por biodegradación de materia orgánica que, en contra de los otros sistemas que contemplaba el concurso –pirólisis, gasificación y plasma–, no utiliza las altas temperaturas, sino un proceso biológico que, en ausencia de oxígeno y a lo largo de varias etapas en las que intervienen microorganismos, permite transformar la fracción más degradable de la materia orgánica en biogás, una mezcla de gases formada principalmente por metano y dióxido de carbono y por otros en menor proporción.

Arico Green Gass tratará más de 90.000 toneladas al año de fracción orgánica procedente de la planta de tratamiento mecánico, 24.702 toneladas al año de lodos de depuradoras y 14.100 toneladas al año de residuos ganaderos, lo que suman 129.256 toneladas al año, cantidad equivalente al peso de dos embarcaciones y media como el Titanic.

Se cierra así un concurso público iniciado el año pasado para adjudicar la gestión de una planta con la que el Cabildo pretende dotar de «una infraestructura industrial» al Complejo Ambiental de Tenerife que «procese una cantidad de basura que en la actualidad se depositan en las celdas de vertido», a donde van a parar todos los desperdicios que no se reciclan. «Esta licitación ha sido refrendada en tres ocasiones por un estudio de la Universidad de La Laguna y por dos informes de los técnicos del Servicio de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático», apunta la Corporación insular en un comunicado.

Exceso de basura sin reciclar

El Cabildo tinerfeño ha recurrido a esta nueva planta para hacer frente al exceso de basura que se acumula en Arico sin reutilizar. Lo expone el Cabildo en la documentación de las condiciones del concurso. La propia Corporación insular asegura que de las 542.320 toneladas que trató en 2019 el Complejo Ambiental, 226.756 procedían de los residuos domésticos que generan los municipios tinerfeños. Y de estas 226.756 toneladas, 150.756 «tienen como destino la eliminación en las celdas de vertido», el 60%. «El objeto de la licitación es precisamente fomentar la valorización de estos residuos con el fin de reducir la cantidad destinada a la eliminación», aparece en el pliego administrativo.

La polémica se generó cuando la licitación incorporó tres métodos que sin ser legalmente considerados incineración, sí utilizan tratamientos a altas temperaturas. Son la pirólisis, la gasificación y el plasma, sistemas que forman parte de lo que se conoce como valorización energética. ¿Qué es la valorización energética? Son métodos de descomposición de basura a través de procesos químicos y eléctricos en los que se obtiene un rendimiento energético. La energía se saca del propio calor generado por el tratamiento o del residuo resultante en sus diferentes formas: gas, líquido y sólido. Pero no todo el residuo crea energía ni todo el resultante se convierte en combustible. Una parte se desecha.

Calor en ausencia de oxígeno

Estos tres métodos se basan en calor en ausencia de oxígeno (pirólisis, con temperaturas de 300 a 800 grados), oxígeno para destruir la materia (gasificación, con temperaturas superiores a 750 grados) y un campo eléctrico (proceso de plasma, con temperaturas de 4.000 grados y superiores). Este último, a diferencia de los anteriores, permite tratar gases y residuos peligrosos. La empresa adjudicataria, sin embargo, desecha estos tratamientos térmicos y apuesta por el reciclaje y la biometanización, que es un proceso biológico enclavado en lo que se denomina valorización material, la obtención de nuevos materiales o el reciclaje de parte de ellos.

«Nunca hubo incineración»

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ya indicó en enero que en los informes que avalan esta nueva planta del complejo de Arico «se explica tajantemente que en esta licitación no ha habido nunca espacio para la incineración, porque está expresamente excluida, dejando claro, además, que se cumple con la normativa europea, con la legislación nacional, con la normativa de la Comunidad Autónoma y, desde luego, con el Plan de Residuos de la isla de Tenerife».

El consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, apuntó por su parte que con la aprobación en Consejo de Gobierno de esta contratación, «Tenerife dará un paso adelante en la gestión de los residuos, porque es el inicio al cambio de modelo, obsoleto y anticuado que sigue funcionando en la isla, y que a todas luces es insostenible». El consejero apuntó que «tras toda la polémica generada a partir de informaciones poco contrastadas e interesadas se ha podido llevar a cabo la licitación y gracias a ello más de 130.000 toneladas al año de residuos dejarán de enterrarse para obtener nuevos recursos».

129.000 toneladas de residuos

Es la cantidad total de residuos que tratará la nueva planta del Complejo Ambiental de Tenerife, situado en Arico, y que gestionará la UTE Arico Green Gass.

25.000 metros cuadrados

Es la superficie de la parcela que ocupará Arico Green Gass basura de fracción orgánica, residuos ganaderos y lodos generados por las depuradoras de aguas residuales de Tenerife.

542.000 toneladas de basura 

Son las toneladas totales de basura que trató el Complejo Ambiental de Tenerife en el año 2019, de los que 150.000 acaban en las celdas de los vertidos que no se reciclan.

Compartir el artículo

stats