Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Frente común contra la violencia machista del Cabildo y la justicia

La consejera de Acción Social y el fiscal de Violencia de Género acuerdan una estrategia común de atención a las víctimas

Un momento de la reunión.

El Cabildo, a través del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) –que preside la consejera de Acción Social, Marián Franquet–, y el fiscal delegado de Violencia de Género en Santa Cruz de Tenerife, José Luis Sánchez-Jáuregui, se han reunido para coordinar los procesos de atención a las víctimas de la violencia machista y hacer balance sobre su situación.

Franquet puso de relieve la necesidad de contar con recursos especializados a nivel social, psicológico, jurídico y educativo para atender a estas mujeres «que tienen unas secuelas que no son fáciles de superar». Por eso, indica, «tenemos que poner todos los esfuerzos necesarios para lograr que las superen». Además, hizo hincapié en la necesidad de contar con profesionales cualificados para tratar a quienes, en muchos casos, conviven con su maltratador.

La Unidad de Violencia de Género del IASS ofrece sus servicios en la búsqueda de cuatro objetivos específicos: la planificación, coordinación y supervisión de los centros y servicios de atención; la prestación de servicios y gestión de los recursos de apoyo, alojamiento y acogida; la asistencia y cooperación jurídica, económica y técnica de los servicios y centros que integran el sistema, y la prestación de servicios sociales especializados de atención integral. Solo en 2021, el Servicio Insular de Atención Especializada para Víctimas de Violencia de Género de Tenerife atendió a 4.516 mujeres y a 1.243 menores.

Durante su encuentro, la consejera de Acción Social y el fiscal realizaron un recorrido por los recursos para atender a las víctimas desde que llaman al 112 y alertan de su situación. En concreto, visitaron el Servicio de Emergencia para Mujeres Agredidas (DEMA), la Casa de la Mujer y uno de los pisos tutelados. El mismo itinerario de una usuaria víctima de violencia de género en el Instituto.

4.516 mujeres. Es la cifra de las vícitimas de violencia de género atendidas –tambien los fueron 1.234 menores– el pasado año por el Servicio Insular de Atención Especializada del IASS.

El recurso del dispositivo de emergencia presta asistencia inmediata a las mujeres que se encuentran en situación de necesidad tras haber sufrido violencia de género o riesgo inminente de padecerla. Solo el año pasado prestó servicio a 426.

Posteriormente, la consejera y el fiscal visitaron la Casa de la Mujer, que ha sido rehabilitada y ha mejorado sus instalaciones para ofrecer un servicio de mayor calidad. A las casas de acogida llegan las mujeres tras ser valoradas. El periodo máximo de permanencia en este recurso es de 12 meses y allí se les ofrecen programas de apoyo, acompañamiento e intervención integral para la recuperación, fortalecimiento personal e integración social, laboral y educativa. Las casas de acogida del IASS prestaron servicio el pasado año a 31 mujeres y 55 menores.

Pisos tutelados

Una vez superado este periodo, la mujer que no ha logrado superar los objetivos del plan de intervención integral puede acceder a un piso tutelado. Esta fue la última parada de Marián Franquet y José Luis Sánchez-Jáuregui. En 2021, estos pisos tutelados acogieron a nueve mujeres y 16 menores.

Franquet destaca que «gracias a la red insular de prevención y protección integral para las víctimas de violencia de género, nuestras usuarias cuentan con un acompañamiento integral en cada paso del proceso». El IASS cuenta con oficinas comarcales que permiten ofrecer un asesoramiento y acompañamiento más personalizado a las víctimas. Cabe destacar que para ser atendida en la Unidad de Violencia de Género del IASS no es necesario que las víctimas denuncien a su agresor.

Cita con Cáritas

El IASS ha iniciado con Cáritas las reuniones para evaluar la atención a los colectivos de personas vulnerables de la Isla desde las distintas entidades sociales. El Instituto y Cáritas están inmersos en tres proyectos que cuentan con una subvención de 550.000 euros. Se trata de los programas Atarraya, para dotar de recursos alojativos de acogida y atención; Base 25, para evitar situaciones de sinhogarismo, y las Unidades Móviles de Atención en la Calle (UMAC), un servicio de asistencia básica a los que viven en ellas.

Compartir el artículo

stats