Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Invasión en la naturaleza

Especies exóticas invasoras ‘colonizan’ los espacios vegetales hasta fagocitar el hábitat natural de la flora y la fauna autóctonas

Rabo de gato en el interior del Parque Rural de Anaga. El Día

Algunas, como el rabo de gato (’Pennicetum setaceum’), pueden apreciarse a simple vista y casi en cualquier ámbito rural de la Isla. Tanto que hay quien piensa que siempre estuvieron ahí y no es cierto porque se trata de especies exóticas invasoras que, paulatinamente, se apoderan del ecosistema.      

El rabo de gato (Pannicetum sarteacum) es visible casi en cualquier espacio natural de Tenerife. Incluso, mucha gente piensa que ese arbusto parecido a la paja que crece en los márgenes de las carreteras, siempre ha estado entre nosotros. Nada más lejos de la realidad. Es una entre muchas, la más conocida, de las especies exóticas invasoras en el hábítat de Canarias. En la Isla hay más de 1.200 catalogadas, aunque la lucha se centra en aproximadamente 200, que ocupan ya 2.300 hectáreas cuando hace apenas una décadas eran 900. Y subiendo.

Las especies exóticas invasoras son aquellas que se introducen en otros territorios y logran adaptarse, establecerse, reproducirse y dispersarse hasta colonizar el entorno, formar nuevas poblaciones y causar impactos en la biodiversidad, la salud o la economía. De las 100 más dañinas, según el ranking de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), 21 se han establecido en nuestras Islas (11 animales y 10 vegetales). De ellas, 18 han elegido Tenerife, siete en el ámbito de la flora. La más reconocible es, sin duda, el rabo de gato, pero ahí está también el parásito mexicano, la cochinilla Dactylopius opuntia, que afecta a las tuneras y, por lo tanto, a las cosechas de los tradicionales higos picos o tunos, que de las dos formas se les llama. Afecta sobre todo en las zonas próximas al litoral sur de la Isla.

Todo tiene un principio para llegar a este final. Lo que pudo controlarse en un momento determinado ha escapado a cualquier posibilidad de estabilizarse. Han pasado los años y rabo de gato o cochinilla mexicana campan a sus anchas. Contra ellas luchan un centenar de personas, voluntarios y profesionales, o la buena intención de colectivos y personas.

Labor de titanes

El Cabildo ha retirado en 2021 más de 678 toneladas de flora exótica invasora de la Isla. La consejera del Medio Natural y Seguridad, Isabel García, explica que los movimientos de tierra o el cultivo de plantas ornamentales foráneas en jardines pueden dar lugar a la extensión sin control de estas plantas. En concreto, fueron 678.677 kilos de restos, de los cuales se han trasladado al vertedero 170.860 e incorporado al terreno en forma de abono 507.817. Es decir, solo una cuarta parte de los residuos llega al Complejo Ambiental de Arico. La consejera valora: «El recuento de las actuaciones contra la flora exótica invasora arroja un aumento de la cantidad de plantas retiradas el pasado año». Considera que «es una buena noticia porque significa que el plan de trabajo funciona». García añade que «las plantas invasoras se mantienen como una grave amenaza para los espacios protegidos y la biodiversidad insular». Considera que «hay que establecer criterios unificados para gestionar esos residuos, tarea que ya se hace con los municipios».

«Cualquier movimiento de tierras o cultivo ornamental las extiende sin ningún control»

Isabel García - Consejera del Medio Natural

decoration

Para alcanzar esta cifra, las veinte cuadrillas encargadas han realizado 1.136 actuaciones alrededor de la Isla, entre las que se incluyen revisiones de zonas en las que es necesario repasar los trabajos para asegurar el terreno y evitar que las especies vuelvan a germinar. La superficie trabajada comprende 2.568, hectáreas, lo que implica 359,78 metros cuadrados más que en 2020. De entre las diferentes especies invasoras con las que se ha trabajado destaca el Plumero (Cortaderia selloana) y la Tunera India (Opuntia dellinii) que suponen casi la mitad (44,6%) del total de kilos retirados de entre 60 especies de plantas diferentes.

Garantías

El Cabildo de Tenerife recomienda a la población hacer caso solo a las directrices provenientes de comercios y viveros autorizados, ya que «ellos conocen las especies y su capacidad invasora». Además, recomienda preguntar siempre antes de plantar especies nuevas y desconfiar de las vistosas flores que crecen en bordes de caminos y solares, así como de las que ofrecen amigos y familiares. «No te lleves a casa cualquier planta» dejan claro los biólogos. Entre las recomendaciones para no distribuir especies potencialmente peligrosas, el área de Medio Natural apunta que no se deben tirar restos de poda y tierra al medio, ni siquiera si está limpia o seca porque puede acarrear semillas y su expansión».

Trabajadores

En 2022 se ha contratado mediante el programa NOE (Nuevas Oportunidades de Empleo) a 29 personas desempleadas relacionadas con la gestión y protección del Medio Ambiente Insular. El objetivo es favorecer la contratación laboral, en la modalidad de prácticas, para favorecer así la inserción laboral, a la vez que se llevan a cabo proyectos de interés general por parte de las entidades públicas beneficiarias. En este caso, la mejora del conocimiento de la conservación de la biodiversidad insular, la gestión de los espacios naturales protegidos y de la Red Natura 2000. De esta manera es posible desarrollar estrategias de adaptación y mitigación frente a las consecuencias derivadas del cambio climático.

Cofinanciada

Esta actuación está cofinanciada por el Fondo Social Europeo a través del programa Operativo de Canarias 2014-2020 con una tasa del 85%. El coste total del proyecto asciende a 781.285 euros, de los cuales se solicitan al SCE 533.428. Según el Banco de Datos de Biodiversidad del Gobierno de Canarias, en la Isla de Tenerife habitan casi 10.000 especies silvestres, de las que 887 son endemismos exclusivos que no es posible encontrar en ningún otro lugar del mundo.

Impacto

En Tenerife, las particulares condiciones ecológicas bajo las que han evolucionado los organismos insulares provoca que el impacto negativo de las invasiones biológicas sea aún mayor que en los continentes donde se dan factores como la ausencia de adaptación a los predadores, la baja diversidad genética o la mayor vulnerabilidad a patógenos exóticos. La estrategia insular de Biodiversidad 2020-2030 especifica que las amenazas de las especies exóticas invasoras (flores, animales o algas) sobre los ecosistemas y especies endémicas necesitan un plan específico que incorpore medidas de alerta temprana para contrarrestar sus efectos. Entre ellos, el impacto negativo que generan en la biodiversidad insular.

Controles

La estrategia del documento establece controles específicos que deben regularse de forma más intensiva y generarse en ámbitos como las fronteras insulares, la importación de especies, núcleos zoológicos y tiendas de animales, jardines botánicos y viveros. En algunas ocasiones, las especies invasoras pueden ser aprovechables para contribuir a su erradicación y a un manejo eficaz. Lo afirma el artículo 7 del Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras. Establece que la inclusión en el catálogo conlleva la prohibición de su posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos, de sus restos o propágulos (gérmenes), que pudieran sobrevivir o reproducirse, incluido el comercio exterior. Esta prohibición podrá quedar sin efecto, previa autorización administrativa, «cuando sea necesario por razones de investigación, salud o seguridad». Desde la posesión en pequeñas cantidades de material cuando se requiera para el uso o el empleo específico del rabo de gato en los ensayos del proyecto de la Universidad de La Laguna para obtener celulosa. Las excepciones a un proceso tan peligroso como complicado de erradicar. Una invasión en la naturaleza.

Un grave problema en Anaga

«Controlar y erradicar la propagación de la planta conocida como rabo de gato (Pennisetum setaceum) en el Parque Rural de Anaga». Es la propuesta de la consejera de Sí Podemos Canarias en el Cabildo Ruth Acosta. Afirma que «la dispersión descontrolada de esta especie exótica invasora en enclaves como Tahodio, Valle Luis y el barranco El Cercado es muy preocupante, ya que supone una amenaza real para la desaparición de la flora autóctona». Acosta destaca la necesidad de «controlar esta planta en un espacio natural protegido ante su rápida expansión». La consejera considera que el área de Medio Natural del Cabildo «debe redoblar los esfuerzos para tratar de erradicar, o al menos contener, a esta especie exótica invasora». La flora autóctona, valora, «desaparece progresivamente ante el descontrolado avance del rabo de gato». Considera que «hay que actuar ya para garantizar la protección de la biodiversidad, así como a la conservación de los hábitats y ecosistemas insulares». Acosta añade: «Sabemos que esta problemática afecta a otras partes de la Isla, pero parece que las actuaciones realizadas hasta ahora no han tenido efectividad. | J.D.M.

Compartir el artículo

stats