Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Italia cierra su consulado en Santa Cruz y el de Arona atenderá a 30.000 paisanos

Una plataforma se moviliza en la Isla para evitar la clausura de una institución que data de 1710, aunque también defiende que siga abierta la oficina diplomática en el sur

Consulado de Italia, en el número 10 de la calle Cruz Verde, en Santa Cruz. Andrés Gutiérrez

La República de Italia ha decidido cerrar el consulado honorario en Santa Cruz de Tenerife, abierto de forma permanente desde 1710. Tanto en el siglo XVIII como en el devenir histórico, ha primado la relación directa con el puerto capitalino y su tráfico. La oficina diplomática ubicada en Arona atiende desde ayer en exclusiva a la colonia de 30.000 italianos residentes en la Isla. Un grupo de ellos, unidos en plataforma, se ha movilizado para evitar el cierre. Su presidente, Guido Gianoli, que también lo es de la Asociación Benéfica ítalo-canaria (ABIC) Zenit, aclara: «No queremos restar sino sumar; es decir, que siga abierta la oficina del sur y se mantenga la de la capital».

Gianoli ha enviado cartas al presidente del Cabildo y al del Parlamento de Canarias, así como a los alcaldes de Santa Cruz, Arona y Adeje. Estos últimos del Sur, donde se ha establecido la mayoría de los muchos italianos que residen en la Isla. Argumenta que la decisión de no permitir consulados honorarios donde existen sedes diplomáticas de carrera carece de lógica en la realidad insular.

Silvio Pelizzolo, cónsul honorario durante los últimos 19 años, ultimaba el traspaso de poderes el pasado jueves en la sede del número 10 de la calle Cruz Verde, en Santa Cruz. No quiso entrar en detalles, pero sí glosó el crecimiento de la comunidad italiana: «En 2004, el primer alcalde que visité fue el de Adeje por tener el mayor número de italianos en la Isla, y eran 2.000». Hoy, en Arona hay censados 11.500 y en Adeje, 8.500. En Santa Cruz residen unos 2.200 y, además, hay una colonia numerosa en Candelaria y otra importante en Puerto de la Cruz. Sin olvidar la relación con la Universidad de La Laguna y los Erasmus procedentes de la Península Itálica, siempre mayoritarios.

Muy respaldado

Gianoli que ha dado el paso para crear esta Plataforma No al cierre del Consulado de Santa Cruz de Tenerife. Explica que «hemos tenido que tramitar infinidad de ayudas a paisanos que se han visto solos y en situación de desamparo». Valora que «lo hemos conseguido gracias a la ayuda de nuestro Cónsul Honorario, que ha sido siempre de vital importancia en todas nuestras gestiones». Valora «su cercanía, disponibilidad y completo conocimiento de la realidad de la comunidad italiana en Tenerife». Insiste: «Ha sabido ayudar con gestiones oportunas y exitosas. Y no sólo a los italianos».

Además, añade, «ha dado y da un servicio a nuestros connacionales del norte de la Isla, así como a los que vienen de otras y aterrizan aquí. Eso quita trabajo y mejora el servicio de la Agencia Consular de Arona». Gianoli subraya; «Entre otras muchas ventajas, está en la capital, cerca de todos los entes públicos y privados, incluidas las administraciones, además del puerto turístico y comercial que ha mantenido unas relaciones históricas con Italia».

La argumentación incide en que la institución ha estado presente en Santa Cruz desde el 3 de abril de 1710 cuando representaba al gobierno de la Serenísima República de Génova –Gianoli es marinero y genovés–. Entonces, Gió Nicolo Mengeotti fue el primer cónsul en las Islas Canarias de una Península italiana, todavía sin unificar. La razón: la importancia del puerto de Santa Cruz en las rutas comerciales.

Guido Gianoli, además del contacto establecido con las principales instituciones de la Isla, también ha iniciado un proceso de recogida de firmas que ha obtenido un apoyo importante de sus paisanos. Parece que la colonia italiana opta porque se mantenga la sede en la capital de la Isla.

También en Las Palmas

En mayo del año pasado una noticia similar afectaba al Consulado Honorario de Italia en Las Palmas con el anuncio de cierre para el siguiente junio. Hoy sigue abierto. Según Gianoli porque «entre todos lo hemos conseguido» . Desde el Cabildo a varios ayuntamientos, así como la colonia italiana en Gran Canaria que se movilizó.

Gianoli insiste: «La apertura de una sede consular de carrera en Arona es una muy buena noticia, pero si ese traduce en el cierre de los Consulados Honorarios el resultado no suma sino que resta».

Resume el presidente de Abic: «Centralizar todas las gestiones de los italianos en Arona es un desconocimiento de la realidad de Canarias y de las problemáticas de la insularidad». Argumenta que «el cierre se traduce también en que las autoridades locales canarias deberán hacerse cargo directamente de las gestiones de los ciudadanos italianos». Por eso se han dirigido a la Embajada y al Ministerio de Asuntos Exteriores de España en este mismo sentido.

El portavoz de este grupo de italianos concluye: «Mantener nuestro Consulado Honorario en Santa Cruz es de vital importancia para los italianos de la provincia y para la sociedad tinerfeña».

Apoyo desde Santa Cruz

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, ha enviado una carta al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en la que muestra «la preocupación de este ayuntamiento ante la posibilidad de que la Embajada de Italia en España haga efectivo un anunciado cierre del Consulado Honorario en esta capital». Añade el alcalde que «desde hace más de 18 años ha prestado un servicio impecable a cargo de Silvio Pelizzolo, que se ha granjeado el aprecio de la sociedad de la Isla». «Este pretendido cierre –agrega Bermúdez- significaría un grave perjuicio para esta ciudad, pero también para el Puerto, para los ciudadanos italianos residentes en municipios del Norte y para quienes se relacionan comercialmente con Italia». El alcalde ha mantenido una reunión con italianos residentes quienes le han manifestado que el perjuicio más importante «reside en la pérdida de la relación con la sociedad tinerfeña».

Compartir el artículo

stats