Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto de la Cruz

Loro Parque celebra el nacimiento de una docena de crías de tres especies de pingüinos

Planet Penguin inicia 2022 con la llegada al mundo de nueve pichones de pingüino papúa, dos de saltarrocas y uno de barbijo

Pesaje de la cría de pingüino barbijo en el Baby Penguin de Loro Parque El Día

Loro Parque comienza el año 2022, el de su 50 aniversario, con la celebración del nacimiento de una docena de pichones de tres especies de pingüino diferentes: nueve papúa, dos saltarrocas y un barbijo. Un baby boom que, a juicio de los responsables del zoo de Puerto de la Cruz, "pone en evidencia lo exitosa que ha sido su temporada de cría y el estado de bienestar en que se encuentran los animales en las instalaciones de Planet Penguin".

Actualmente, las nueve crías de papúa pueden verse junto a sus padres en la exhibición, mientras que los otros tres ejemplares continúan en la Baby Penguin, donde están siendo cuidados por el equipo de profesionales de Planet Penguin, puesto que se trata de especies son mucho más delicadas. De hecho, su nacimiento se considera un gran éxito porque su reproducción supone un auténtico reto.

Cría pingüino saltarrocas en el Baby Penguin de Loro Parque El Día

Tras este primer período de incubación artificial de las crías de saltarrocas y barbijo, la temperatura de la Baby Penguin se irá bajando gradualmente y después se iniciará su período de socialización, una introducción progresiva a la instalación para que se familiaricen poco a poco hasta que se integren del todo en el grupo.

"Estos nacimientos auguran un buen año en el pingüinario de Loro Parque, donde importa cada detalle y, además de recrear su hábitat natural con las 12 toneladas de nieve que caen en el recinto a diario, también se respetan los ciclos de luz normales de la Antártida, recreando ahora la primavera polar, una época de mucha luz y días largos", detalla Loro Parque.

Crías de pingüino en la Baby Station de Planet Penguin en Loro Parque El Día

El zoo portuense señala que "al contrario de lo que ocurre cada año en las instalaciones de Loro Parque, muchos ejemplares en la naturaleza no se están reproduciendo debido al estrés de los cambios de su entorno. Lamentablemente, la reducción del espacio helado en el que habitan o la ausencia de peces de los que alimentarse impiden que exista garantía de sacar adelante a su descendencia. Por eso adquiere tanto valor la labor científica ex situ que se lleva a cabo en las instituciones zoológicas, porque se generan datos muy valiosos para la conservación de las diferentes especies que resultan clave en casos de rescates por catástrofes naturales o para el diseño de planes de conservación en la naturaleza".

En Loro Parque, los visitantes pueden conocer de cerca a estas especies y las amenazas a las que hacen frente en el medio natural, tomando conciencia de lo importante que es contribuir a su protección.

Compartir el artículo

stats