Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenerife busca alternativas para las miles de toneladas de residuos del ganado

CC pide la creación de plantas de tratamiento y el consejero Parrilla aboga por actuar en las granjas

Vacas estabuladas en una explotación del sur de Tenerife

Tenerife debe buscar soluciones a las casi dos mil toneladas mensuales de residuos tóxicos del ganado, básicamente porcino y avícola, que se originan en las explotaciones de la Isla y generan un elevado nivel de contaminación. Coalición Canaria, a través del consejero Antolín Bueno, solicita esta semana en la Comisión del Medio Natural la creación de plantas de tratamiento integradas en un programa insular que permita gestionar tanto los restos orgánicos, los denominados purines, como los subproductos animales no destinados a consumo humano. El consejero Javier Parrilla, aunque reconoce que existe el problema, aboga por acudir a realizar el tratamiento en las propias granjas, sobre todo por el ahorro que supone. 

Bueno propone en su iniciativa «impulsar y dotar de los recursos para ejecutar el programa de gestión de residuos ganaderos». La parte fundamental de ese programa es la puesta en marcha de las plantas de tratamiento de purines. Propone «aprovechar los resultados del estudio realizado en 2016 en colaboración con la Dirección General de Ganadería del Gobierno de Canarias». Recuerda que «el Cabildo tenía en el presupuesto de 2019 una partida para empezar el proyecto basado en este informe de Ainia –empresa valenciana especializada en investigación y en ofrecer soluciones de innovación tecnológica–, pero no han hecho nada». 

Planta de biogás

Detalla el consejero nacionalista que ese documento determinaba la selección de la ubicación más adecuada para instalar una planta de biogás industrial (en Arico) y la posibilidad de comercialización de lo obtenido. Recuerda Bueno, además, que «ya en Gran Canaria hay un proyecto piloto en una explotación ganadera de cerdos en Agüimes que produce biogás para el consumo energético de la granja y abono orgánico para la agricultura. Sentencia:«Hay muchos motivos medioambientales y económicos para afrontar esta idea».

«No» al macrocomplejo

Javier Parrilla, consejero del sector primario, se pregunta en primer lugar: «Si ese informe era tan importante, ¿dónde estuvo CC en 2017, 2018 y 2019?». Mantiene su «compromiso con el sector ganadero que se demuestra en acciones y en un presupuesto en ascenso que ya dota con más de tres millones solo la promoción». Reconoce que el problema existe pero «no apostamos por la macro instalación que tendría un coste de entre ocho y nueve millones de euros». Con un presupuesto de 1,6 millones propone «ir nosotros a los espacios de las granjas porcinas y avícolas donde está problema». No ocurre en las bovinas, caprinas y ovina porque por sus características los residuos tienen una utilidad distinta y muchos refuerzan el abonado del terreno. Parrilla incide en que «hemos sondeado la posibilidad de incluir alguna iniciativa referida a este ámbito en los Fondos Next Generation». Pero la idea es «ir alas explotaciones, recoger y tratar allí los purines. Tendríamos resuelto el coste del transporte y resulta bastante más económico. Y, además, es técnicamente posible». 

Afecta al CAT

La gestión de los residuos ganaderos producidos en la Isla constituye un importante problema medioambiental y sanitario. Cabe recordar que una de las razones de que el Complejo Ambiental de Tenerife (CAT), en Arico esté colmatado es el exceso de volcado de este tipo de residuos. Uno de los motivos para la ampliación propuesta de una planta de reciclaje con polémica sobre el uso de la incineración o, como defiende el equipo de gobierno insular, de tratamientos con uso de elevada temperatura. El Plan Territorial Especial de Ordenación de Residuos de Tenerife (PTEOR) contempla como objetivos específicos, entre otros, la reducción de la producción de residuos o la minimización de los rechazos destinados a vertederos.

Cuestión de purines

Los purines son los residuos de origen orgánico que tienen impacto medioambiental. Se trata del estiércol licuado, pastoso o semilíquido, con fuerte olor amoniacal, resultado de la mezcla de las defecaciones, aguas de lavado, etcétera. El cálculo de Antonio Bueno es que el total de purines de ganado porcino y la gallinaza (restos avícolas) que se genera en Tenerife al mes es de 1.804 toneladas. 

Compartir el artículo

stats